eL FUTURO DE LA DIVISIÓN CONSTRUCTORA, EN EL AIRE

Jacinto Rey perderá San José en favor de la banca sin necesidad de llegar al concurso

La refinanciación del grupo San José contempla que la banca acreedora se quedará con la empresa sin necesidad de llegar al concurso de acreedores

Foto: El vicepresidente del Grupo San Sosé, Jacinto Rey Laredo (EFE)
El vicepresidente del Grupo San Sosé, Jacinto Rey Laredo (EFE)

La refinanciación del grupo constructor e inmobiliario San José contempla que la banca acreedora se quedará con la empresa sin necesidad de llegar al concurso de acreedores siguiendo un modelo muy similar al de Pescanova, según fuentes conocedoras de la operación. La compañía que preside Jacinto Rey pretende dejar fuera de esta ejecución la actividad constructora, que considera rentable, y alcanzar un acuerdo a la vuelta de vacaciones. Las entidades, en cambio, aseguran que no descartan quedarse con todo el grupo y fechan la operación para fin de año. La salida del sindicato de Santander y Barclays, adelantada ayer por El Confidencial, se explica por este proceso y no afectará a estas negociaciones.

Todas las partes coinciden en que la ejecución de la mayoría del capital del grupo como pago por los 2.000 millones que este adeuda a la banca desde 2009 es la única solución, dada la imposibilidad de que tenga ingresos suficientes para hacer frente al crédito. En estos casos, lo importante es que la empresa se ponga de acuerdo con los bancos –y estos entre sí– sobre los términos de esa ejecución, para evitar el concurso de acreedores. Además, la nueva norma de refinanciaciones rebaja los porcentajes necesarios para que la mayoría de los acreedores imponga un acuerdo al resto.

Viaducto de Contreras. (Grupo San José)
Viaducto de Contreras. (Grupo San José)

En este caso, los principales acreedores son casi los mismos que en la también gallega Pescanova, por lo que han aprendido la lección de aquel proceso, cuando llegaron al concurso y dejaron entrar a un socio industrial (Damm) y acabaron enfrentándose con él. Ahora, van a tomar el control de San José desde el primer momento, sin concurso y sin socios. Aunque no descartan mantener a Jacinto Rey en algún puesto, no tendrá ningún poder real de decisión, ya que estará totalmente sometido a los dictados de la banca.

Ahora bien, lo que todavía no está cerrado es el acuerdo con la compañía, que está transmitiendo la idea de que el acuerdo es inminente (para principios de septiembre) y está realizando movimientos tendentes a que este le sea lo más favorable posible, como una retasación de su patrimonio inmobiliario. Ahora, este queda valorado en 1.712 millones según un "experto independiente", por encima de los 1.630,9 a que asegura que asciende su deuda financiera neta.

La división constructora, en el alero

Con esta valoración, Rey pretende dejar fuera de la ejecución la división constructora. Su propuesta inicial contemplaba desgajar esta unidad (la San José original anterior a la ruinosa adquisición de la vallisoletana Parquesol) con una deuda de sólo 300 millones e incluso con una inyección de dinero nuevo por parte de la banca. Las fuentes citadas, en cambio, distan mucho de darlo por hecho: "Lo de la constructora está por ver, no está decidido todavía y no es descartable que los bancos también se queden con ella", señala una de ellas.

El presidente del grupo San José, Jacinto Rey. (EFE)
El presidente del grupo San José, Jacinto Rey. (EFE)

Otra añade que "si la construcción es la única actividad viable, es lógico que la banca se quiera quedar con ella. Lo que no tiene mucho sentido es que los bancos se 'coman' lo malo con fuertes pérdidas y le dejen a Jacinto Rey lo único que les puede dar beneficios". Asimismo, desde el comité negociador de la banca (steering committee) se enfrían las prisas de la empresa y se estima que el acuerdo se alcanzará "antes de fin de año", sin mayores concreciones.

Popular es el principal acreedor de San José con cerca de 500 millones, seguido por Novagalicia (ahora llamada Abanca) con algo menos de 400; ambos también eran los principales acreedores de Pescanova. También está presente entre los principales acreedores BBVA, y por debajo de los 100 millones se encuentran entidades como CaixaBank, Banco Sabadell, Catalunya Banc, Caixa Geral, Unicaja, Eurohypo, Ceiss, Caja3 y Kutxa.

La salida de Santander y Barclays no afecta

La venta de la deuda de Santander y Barclays a un fondo distressed se explica porque estas dos entidades no quieren participar en la gestión de otra inmobiliaria y prefieren vender con quita (superior al 50% en este caso). De hecho, Barclays era una de las entidades más reticentes a aceptar cualquier acuerdo que implicase asumir quitas o esperas, o bien ejecutar la deuda a cambio de capital. Esta salida no afecta a las negociaciones de la nueva refinanciación de esta deuda que se encuentran actualmente en marcha. "El comprador adquiere la deuda esperando una solución conjunta y conociendo la negociación en la que se encuentra la empresa con los bancos", explica una de las fuentes consultadas. 

Otra semejanza con el caso de la pesquera gallega es que allí también se salió Santander con la venta de su deuda a un fondo, pero eso no alteró la negociación ni la toma de control por parte de la banca.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios