cuatro años más para pagar sus 1.000 millones

BBVA y Bankia salvan de la quiebra a Koplowitz, que pierde la mayoría de FCC

Los dos bancos le dan hasta 2018 para hacer frente a su deuda personal a cambio de vender los derechos en la futura ampliación de capital del grupo

Foto: Esther Koplowitz.
Esther Koplowitz.

BBVA y Bankia han decidido dar una nueva oportunidad a Esther Koplowitz para que haga frente a su deuda personal de 1.000 millones de euros. Los dos principales acreedores de la familia han llegado a un principio de acuerdo por el que permiten a la mayor accionista de FCC no tener que pagar el principal de sus préstamos hasta 2018. A cambio, y para abonar los intereses, cederá la mitad de su participación del 50% del capital de la constructora, por lo que por primera vez en la historia las Koplowitz no tendrán la mayoría de las acciones.

Los dos bancos alcanzaron este viernes un punto de encuentro para evitar la ejecución de las garantías -las acciones de FCC- a B-1998, la sociedad patrimonial holding de Esther Koplowtiz a través de la cual tiene el 50,01% del grupo de construcción y servicios. El acuerdo consiste en darle cuatro años para devolver los 1.000 millones que adeuda, ya que la amortización se aparca hasta el vencimiento de la nueva refinanciación.

Durante este periodo, la empresaria solo tendrá que pagar los intereses de los créditos. El problema es que Koplowtiz no dispone ahora mismo del dinero para cumplir con esta simple obligación, por lo que se ha visto forzada a aceptar una de las condiciones que le había planteado la banca: vender parte de sus acciones para tener liquidez y poder pagar.

El presidente del Grupo BBVA, Francisco González. (Efe)
El presidente del Grupo BBVA, Francisco González. (Efe)

La venta se va a cumplimentar durante la ampliación de capital de 1.350 millones de euros que va a acometer FCC para sustituir el caro Tramo B -los interseses van desde el 11 hasta el 16%- de la refinanciación corporativa de 4.500 millones que acordó en marzo. Como Koplowitz no dispone de fondos para acudir a la citada ampliación, en la que debería aportar 675 millones para no verse diluida, venderá los derechos de su 50%, con lo que obtendrá el dinero suficiente para cumplir con sus obligaciones con la banca.

De esta manera, con el número de acciones que saldrán al mercado -ronda el 50% de la capitalización bursátil de FCC-, la familia verá reducida su participación a cerca del 25%. Hasta la semana pasada, Koplowitz no transigía con esta estructura de financiación de su deuda personal y de la corporativa de la compañía, ya que exigía mantener la mayoría de los derechos de voto.

Soros, en la recámara

Su intención era que George Soros, que ya tiene un 3,8% del capital, inyectase 1.500 millones entre B-1998 y la constructora, con lo que ella salvaba su posición y el grupo obtenía fondos para sustituir el Tramo B. De facto, se convertiría en el principal accionista de FCC. Pero BBVA y Bankia se han negado desde el primer momento a aceptar las condiciones del magnate estadounidense, que exigía un descuento de hasta el 40% para suscribir la ampliación de capital en la patrimonial de la familia y en la constructora.

George Soros. (Reuters)
George Soros. (Reuters)

De momento, Soros ha quedado fuera de las negociaciones, aunque no se descarta que sea uno de los mayores suscriptores en la ampliación de capital mediante la compra de parte de los derechos de Koplowitz. La empresaria le ha pedido a BBVA y Bankia que le ayuden a encontrar un socio estable y amistoso que entre en la compañía en la emisión.

Las partes se han dado de plazo hasta el 15 de septiembre para concretar este principio de acuerdo, que debe ser finiquitado para que al mismo tiempo FCC ponga en marcha la venta de las nuevas acciones. El objetivo de Juan Béjar, el consejero delegado del grupo, es hacer la emisión en el último trimestre del año, ya que cada mes que pasa la compañía no puede afrontar los altos intereses del Tramo B, además de producirse una dilución indirecta de los 40 bancos que le refinanciaron la deuda corporativa en marzo.

Si el acuedo se completa, FCC, que se ha visto obligada a vender activos por 2.500 millones, y su hasta la fecha principal accionista habrán salvado el momento más delicado de sus correspondientes vidas.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios