Medel dimite de Ahorro Corporación para evitarse males mayores en Unicaja
  1. Empresas
el brÓker de la cajas nombra a jorge gil

Medel dimite de Ahorro Corporación para evitarse males mayores en Unicaja

Braulio Medel ha renunciado a la presidencia de Ahorro Corporación con una dimisión exprés que ha suscitado todo tipo de conjeturas en el mercado

Foto: El presidente de Unicaja Banco, Braulio Medel. (EFE)
El presidente de Unicaja Banco, Braulio Medel. (EFE)

Hombre previsor vale por dos. No se puede negar que Braulio Medel sabe manejar los tiempos como nadie, y por eso no deja de ser extraño que el presidente de Unicaja haya presentado su dimisión el pasado viernes como titular que también era del consejo de administración de Ahorro Corporación. El grupo de servicios financieros de las cajas de ahorros ha nombrado en su lugar a Jorge Gil Lozano, director general adjunto del área financiera de Cecabank.

El cese de Medel tuvo lugar en una reunión del máximo órgano de gobierno de Ahorro Corporación convocada con menos de 24 horas y sirvió para que su presidente se diera un ‘baño’ de buen gobierno corporativo en cumplimiento de la Ley 10/2014 de Ordenación, Supervisión y Solvencia de las entidades de crédito. La citada regulación, que fue publicada en el BOE el mismo día en que Medel presentó su renuncia en Ahorro Corporación, impide que un cargo ejecutivo pueda compatibilizar dicha responsabilidad con más de dos puestos no ejecutivos en otros tantos consejos de administración.

El presidente de Unicaja incluye en su tarjeta de visita los cargos de consejero independiente en Iberdrola y en Acerinox, ambas sociedades cotizadas. Medel es también consejero de Caser, si bien este cargo está asimilado con el de Unicaja, dada la participación del 10% que la entidad de crédito consolida en la aseguradora junto a Ceiss. Curiosamente es la misma situación que se da en Ahorro Corporación, por lo que algunos observadores suspicaces se preguntan si Medel terminará saliendo también por su propio pie del máximo órgano de gobierno de Caser.

La dimisión exprés del presidente de Ahorro Corporación tiene una doble lectura dado el fantasma de la imputación judicial que pesa sobre Braulio Medel por su presunta implicación en el escándalo de los ERE en Andalucía. Convencido de su inocencia, el titular de Unicaja se ha negado a declarar ante la juez Alaya, pero el riesgo de que la Audiencia Provincial rechace su recurso pesa como una losa sobre el futuro del célebre banquero. Precisamente es la misma ley de solvencia la que puede dejar malparado a Medel en Unicaja.

La normativa en cuestión no sólo determina el grado de incompatibilidades en el sistema financiero, sino que además regula los requisitos de idoneidad que son necesarios para el ejercicio de un cargo de consejero, director general o asimilado dentro de una entidad de crédito. Entre los mismos se incluye la honorabilidad comercial y profesional, entendiendo por tal una conducta que “no arroje dudas sobre su capacidad para desempeñar una gestión sana y prudente de la entidad”. El artículo 24 de la ley añade que “para valorar la concurrencia de honorabilidad deberá considerarse toda la información disponible, de acuerdo con los parámetros que se determinen reglamentariamente”.

Ceder la pequeña para ganar la mayor

Con estos antecedentes la posibilidad de que Medel fuera empujado a abandonar Ahorro Corporación constituía una amenaza latente. No se olvide que el FROB se ha quedado comocompañero de viaje en el bróker de las cajas a través de las antiguas entidades confederadas que han tenido que ser nacionalizadas. El margen de maniobra que disfruta el presidente de Unicaja no es equiparable, ni de lejos, al que puede ostentar como titular de Ahorro Corporación, una entidad que, por otra parte, está sometida a la disciplina más estricta del Banco de España.

Braulio Medel no ha querido tentar la suerte, consciente de que tenía mucho que perder y más bien poco que ganar en Ahorro Corporación. Más o menos, algo parecido le ocurrió hace casi tres años a su predecesor en el cargo, José Luis Méndez, asistido también en su dimisión después de la polémica que suscitó el cobro de su jubilación dorada en la antigua Caixa Galicia. Al presidente de Unicaja le ha pasado tres cuartos de lo mismo y antes de que nadie pudiera poner en tela de juicio su idoneidad para el cargo ha preferido tirar la toalla. De esta manera se ha evitado el efecto dominó que una salida forzada en Ahorro Corporación podría provocar en contra de su incontestable reinado en Unicaja. Como dicen en el mus, a veces es convenienteceder la chicapara llevarse la grande.

Braulio Medel Noticias de Unicaja Noticias de Iberdrola Acerinox FROB Banco de España Gobierno Corporativo
El redactor recomienda