PARA FINANCIAR A EMPRESAS EN ESPAÑA

Más banca en la sombra: CVC y N+1 lanzan también nuevos fondos de deuda

La industria del dinero ha identificado la financiación no bancaria a empresas como el nuevo negocio en ciernes para asentarse en el mercado español.

Foto: Una tienda de Cortefiel, grupo de distribución de moda controlado por CVC. (Reuters)
Una tienda de Cortefiel, grupo de distribución de moda controlado por CVC. (Reuters)

La industria del dinero ha identificado la financiación no bancaria a empresas como el nuevo negocio en ciernes. Los últimos en subirse a esta ola, bautizada de forma genérica como banca en la sombra o shadow banking, son dos conocidas firmas de asesoramiento de distinta magnitud, pues tanto el gigante CVC como la española N+1 preparan de forma paralela sus respectivos fondos de deuda para operar en este segmento de mercado en España, según han confirmado fuentes del sector.

El desembarco de CVC Credit Partners es inmediato. La división de crédito de la famosa gestora de fondos de capital riesgo decidió entrar en España a comienzos de año. Para llevar a cabo este cometido, la firma llevó a cabo en febrero el fichaje de Neale Broadhead como managing director y portfolio manager, un financiero especializado en deuda corporativa procedente de Lloyds, cuyo cometido es originar oportunidades de préstamo para el mercado de medianas empresas europeo. 

Aunque la financiación alternativa a través de fondos de deuda irrumpe como una novedad, CVC lleva activo en este mercado mucho tiempo, sobre todo en EEUU y Reino Unido, donde en total gestiona activos por valor de 10.300 millones de dólares a través de distintos vehículos de inversión. Este bagaje hace que el desembarco de este gigante financiero suponga una irrupción relevante en el mercado, donde tratará de abrirse camino y poner en circulación cerca de 400 millones de euros.

De forma casi paralela, la firma española N+1 trabaja con urgencia para la puesta a punto de su propio fondo de deuda para empresas. Aunque estará listo para el próximo mes de septiembre, según fuentes del mercado, el proyecto ya tiene definidas sus líneas maestras: aspira a levantar en torno a 150 millones de euros y está dirigido por Luis Felipe Castellanos, un reconocido ejecutivo procedente de PWC, donde era responsable de deuda, con pasado en el mundo del capital riesgo.

Con esta apuesta de negocio, N+1 trata de competir en un segmento donde otros operadores están tomando posiciones otras firmas independientes como Arcano-Muzinich, Renta 4-AFI y Bravo Capital con sus fondos de deuda. Por otro lado, entidades financieras como Banca March, Bankinter y Espirito Santo han sellado alianzas con inversores institucionales especializados como Magnetar, DHB o Mutua Madrileña para desarrollar financiación alternativa a pequeñas y medianas empresas.

Muy a pesar de la banca minorista, la financiación alternativa se abre paso en el sector financiero como opción real de acceso al crédito. La irrupción de estos nuevos nuevos fondos de deuda ha despertado ya las primeras alertas, al señalar a esta actividad de banca en la sombra como potencial generador de un riesgo sistémico, pues carece de los niveles de regulación de la banca comercial aunque intermedian con riesgo de crédito y con apalancamiento. El debate y el negocio están servidos.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios