Los socios de Nutrexpa prefirieron dividir la empresa a romper los lazos familiares
  1. Empresas
DIFERENCIAS EN LA GESTIÓN

Los socios de Nutrexpa prefirieron dividir la empresa a romper los lazos familiares

Los socios de Nutrexpa tuvieron que tomar una difícil decisión: o dividir la empresa o romper la familla en una guerra de primos. Optaron por lo primero

Foto: Imagen de productos Nutrexpa
Imagen de productos Nutrexpa

Los socios de Nutrexpa tuvieron que tomar una difícil decisión: o dividir la empresa o romper la familla en una guerra de primos. Optaron por lo primero, aprovechando el buen clima que todavía hay a día de hoy entre el presidente Javier Ventura y su primo, Xavier Ferrero. La escisión del negocio ha sido acordada por ambas partes, pero se ha visto forzada por el enfrentamiento que mantenían miembros de la tercera generación del grupo alimentario.

Fuentes conocedoras de los entresijos de las familias accionistas, han explicado que los problemas nacieron en el seno de la comisión delegada de Nutrexpa cuando se incorporó a la misma Georgina Ventura, hija del presidente Javier Ventura, quien controla el 50% del grupo.

Dentro de esta comisión delegada empezaron a aflorar fuertes diferencias de criterio entre Georgina Ventura, que provenía de Chupa Chups, con Antoni Ferrero. Aunque los miembros de la familia no participan en la dirección de la empresa en este organismo de carácter asesor toparon la visión marketiniana de Georgina con el punto de vista financiero y más conservadora de los Ferrero.

Georgina se apuntó algún tanto, como la apuesta por los caldos Aneto. Pero en el bando de los Ferrero se entendía que en esencia se estaba apoyando la estrategia del padre de Georgina, que había apostado por diversificar la compañía, primero comprando Cuétara en 2009 y luego haciendo lo mismo con la adquisición de Artiach a Panrico, tres años después.

Javier Ventura tenía más peso dentro de la empresa alimentaria. Controla el 50%, mientras que la otra mitad de la compañía estaba más repartida entre sus cuatro primos: Ignacio, Antoni, Xavier y Núria. Al final Javier Ventura y Xavier Ferrero hicieron valer su peso como referentes morales de la saga y decidieron segregar la compañía en buena armonía.

La escisión será firme a partir del 1 de enero de 2015. Y se ha convertido en la alternativa ante el temor del actual presidente y de su primo de que la tensión entre sus respectivos hijos fuera a cargarse la empresa.

Reparto del imperio

Así, los Ventura se han quedado las galletas Artiach y Cuétara y algunos productos multimarca tales como Phoskitos, Aneto, los patés La Piara y la miel de la granja San Francisco. Por su parte, los Ferrero se han reservado para ellos el Cola-Cao, la marca estrella del grupo; junto a la Nocilla, los chocolates Paladín, los batidos Okey y el adelgazante Mesura.

Todo el grupo Nutrexpa factura 569 millones, a cierre de 2013. El 60% de este volumen de negocio corresponde a las galletas y los productos multimarca que ahora pasarán a manos de los Ventura. El Cola-Cao, con mayores márgenes y más cuota de mercado se ha valorado mejor, pese a que el volumen de ventas resulte inferior al de la otra parte, según explican fuentes conocedoras de la operación. Por eso las galletas se han quedado con el grueso de la caja de Nutrexpa, como fórmula de pago que ha evitado desembolsos de los accionistas.

Principios estratégicos

Pero tras la fórmula escogida para la escisión también están las mentalidades de la tercera generación que chocaron en el seno de la empresa. Los Ferrero, más financieros, apostaron por la rentabilidad y por eso se quedaron los chocolates y los cacaos.

Sin embargo, Georgina Ventura mantiene que hay más futuro en las galletas y el resto de productos multimarca, pese a que ahora operen con menos ganancias. La clave es el enfoque de márketing. En especial el de la Nocilla, con una mala imagen nutricional.

Los Ventura consideran que a medio plazo los productos de la división de cacao acabarán con una imagen de marca similar a la de los Donut de Panrico, alejada de la idea de comida sana que ahora se impone entre el consumidor. Además, las ventas de galletas muestran una mejor evolución histórica de las ventas, mientras que el Cola-Cao está un tanto estancado, en comparación. Sólo dentro de unos años se verá quién tiene razón. Por ahora, todos contentos.

Nutrexpa Panrico Imagen Guerra
El redactor recomienda