no acude a la convención anual

Soria da plantón a la industria eólica el día en que el BOE constata su 'castigo' al sector

El BOE recogía ayer el real decreto sobre energías renovables. Una revolución regulatoria que pone a tecnologías como la eólica al borde del abismo

Foto: El ministro de Industria, José Manuel Soria. (EFE)
El ministro de Industria, José Manuel Soria. (EFE)

El Boletín Oficial del Estado (BOE) recogía ayer el real decreto sobre renovables aprobado el viernes por el Gobierno, una revolución regulatoria que pone a tecnologías como la eólica al borde del precipicio. Casualidades de la vida, el ministro de Industria, José Manuel Soria, tenía también ayer una oportunidad de oro para dar sus razones como invitado estrella de la convención que cada año celebran los señores del viento. Claro que el dirigente popular prefirió hacer mutis por el foro. De hecho, el político canario ha faltado en los últimos tres años al principal encuentro anual de una industria que cubrió el 21% de la demanda eléctrica en 2013.

"No hay que darle vueltas. Simplemente pasa de nosotros", explicaba un alto ejecutivo de una de las principales empresas del sector. Oficialmente y según la Asociación Empresarial Eólica (AEE), Soria adujo problemas de agenda. "¿También los tenía el secretario de Estado o el director general? Alguien podía haber venido. Si creen que la regulación que han aprobado es la que procedía o no tenían otra opción, lo mínimo que toca es venir a defenderla en este foro y explicarse", exponía otro directivo con vehemencia. La palabra que definía el sentir general, tanto por la nueva regulación como por la incomparecencia de Industria, era consternación.

La AEE está acostumbrada a estos desplantes. Los ha sentido incluso de mayor enjundia. Ayer uno de los asociados recordaba que un episodio similar ya se produjo en el congreso eólico europeo (EWEA) celebrado en marzo en Barcelona. Más allá de los sentimientos que desde Industria se profesen hacia el sector, en el acto estuvieron presentes el embajador estadounidense, James Costos, que describió las oportunidades que el sector ofrece en su país, así como representantes de la Embajada alemana. Llamaba la atención que ninguna autoridad española estuviera disponible para reivindicar una industria que el Gobierno incluye –todavía– como uno de los pilares de la Marca España.

El temor suscitado a primera hora de que el real decreto publicado en el BOE incluyera cambios que empeoraran aún más el tratamiento al viento se fue disipando con el paso de las horas, según se iba destripando el documento. Todo queda más o menos igual, que no es poco. Sin ir más lejos, el nuevo modelo, que cambia el sistema de primas por una rentabilidad razonable cercana al 7,5% durante toda la vida útil de la instalación, deja sin ayudas a las plantas eólicas que comenzaron a funcionar antes de 2005, esto es, el 40% del total. Toda una debacle. En el conjunto de renovables, la norma busca ahorrar más de 1.700 millones de euros.

Una oleada de litigios

A partir de este escenario, dos posiciones. Las dos lógicas. Por un lado, la AEE, que tras el rejón quiere tender puentes y planteó ayer al Ejecutivo la puesta en marcha de un plan de fomento al sector eólico. Entre las medidas sobre la mesa, la extensión de la vida de los parques eólicos, regular la repotenciación de los mismos y la búsqueda de soluciones de financiación para las instalaciones que ahora recibirán menos ingresos y aún tienen compromisos con la banca. Por otro, las empresas, que consideran que la retroactividad del nuevo modelo es indudable y aventuran toda una oleada de litigios.

"Todas las posibilidades están abiertas y lo están analizando los abogados. Ahora, por sentido común, si alguien puede decidir cuál es mi retribución mañana de un dinero que puse ayer, el tema está claro. Las empresas tienen la obligación de salvaguardar el patrimonio de los accionistas", expuso José Oriol, director de Desarrollo de Negocio de Iberdrola. Le secundaron sin demasiados matices los representantes de Gamesa, Acciona, EDP y Enel Green Power. "Todo el sector va a recurrir. La retroactividad es clara. El método que se utilice ya es una cuestión jurídica", remachó Roberto Deambrogio, vicepresidente de la italiana, tras quejarse de la dificultad de gestionar el negocio cuando "hay cada mes una novedad" legislativa.

"La reforma es muy socialista y estatista –apuntó de forma gráfica Joao Paulo Costeira, primer ejecutivo de EDP Renováveis Europe–. Se ha buscado a quien tenía algún dinero y se le ha quitado". Como mediador, la Comisión Europea, avisó a navegantes. Según expuso su responsable de Políticas de la Unidad de Renovables, Antonio López-Nicolás, el órgano de gobierno comunitario ya ha expresado su preocupación por los cambios retroactivos en el sector renovable, que se han tomado además sin consulta pública a los afectados. "Afectan al clima de inversión", subrayó, dejando claro que se moverá ficha si se determina que eso sucede en España. Las empresas tiene problemas. La impresión es que para el Ejecutivo no han hecho más que empezar.-. Se ha buscado a quien tenía algún dinero y se le ha quitado". Como mediador, la Comisión Europea, avisó a navegantes. Según expuso su responsable de Políticas de la Unidad de Renovables, Antonio López-Nicolás, el órgano de gobierno comunitario ya ha expresado su preocupación por los cambios retroactivos en el sector renovable, que se han tomado además sin consulta pública a los afectados. "Afectan al clima de inversión", subrayó, dejando claro que se moverá ficha si se determina que eso sucede en España. Las empresas tienen problemas. La impresión es que para el Ejecutivo no han hecho más que empezar.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios