CON EL PRÍNCIPE ALWALEED BIN TALAL

El último favor del Rey: Gestamp se asocia con un millonario y polémico príncipe saudí

La empresa vasca, que factura cerca de 5.800 millones, negocia una alianza con el hombre más rico de Arabia Saudí para pujar por contratos de 43.700 millones.

Foto: Foto: Gestamp Navarra
Foto: Gestamp Navarra

El gran proyecto para desarrollar energías renovables en Arabia Saudí está atrayendo el interés de varias compañías españolas, que quieren llevar al país de Oriente Medio la experiencia desarrollada en la Península Ibérica. Una de las que ha jugado sus cartas para sacar tajada de un programa de 60.000 millones de dólares (unos 43.700 millones de euros) es Gestamp, que se ha aliado con un príncipe amigo del todavía Rey de España.

Corporación Gestamp es un holding  que se divide en tres actividades: la acería (Gonvarri Steel Industries); la fabricación de piezas para automóviles, de la que es líder nacional a través de Gestamp; y las energías renovables, a través de Gestamp Renewables. La más grande es Gestamp, que el año pasado facturó 5.800 millones de euros, con un beneficio operativo de 594 millones. La compañía no ha respondido a las llamadas de este medio para conocer su versión.

Según han indicado fuentes conocedoras de las negociaciones, la compañía de origen vasco ultima un acuerdo con una empresa local para pujar por los proyectos que el Gobierno de Arabia Saudí quiere impulsar a través de la iniciativa denominada KA CARE. El dueño último de la sociedad saudí es Su Alteza Real el príncipe Alwaleed Bin Talal bin Abdulaziz al Saud, el hombre más rico de su país y unas de la más mayores fortunas del mundo, según la revista Forbes.

Nieto del primer rey de Arabia Saudí y sobrino del actual monarca, Alwaleed Bin Talal es el dueño del 93% de Kingdom Holding Company, una compañía cotizada con un valor de mercado de 18.800 millones de euros. Entre las inversiones de esta sociedad de cartera destacan las participaciones accionariales que tiene en Citigroup, Four Seasons, News Corporation, Samba, Apple, Time Warner y Twitter. Es el mayor accionista del banco estadounidense y el segundo del grupo de comunicación de Rupert Murdoch.

El príncipe saudí Alwaleed bin Talal bin Abdulaziz Al Saud. (Reuters)
El príncipe saudí Alwaleed bin Talal bin Abdulaziz Al Saud. (Reuters)

Conocido como el Warren Buffet de Arabia, Alwaleed bin Talal bin Abdulaziz al Saud es amigo del rey Juan Carlos I. El monarca en fase de abdicación tiene una gran relación con la casa real saudí, como demostró en su reciente visita comercial a la Península Arábiga en el que ha sido su último viaje empresarial. Su proximidad es tal que Su Majestad le envió una carta para mostrarle su “alegría” y su “felicitación” cuando la justicia española archivó en abril de 2012 una denuncia de una joven modelo que le acusaba de violación.

El príncipe saudí reconoció que había pedido ayuda en dos ocasiones a Don Juan Carlos para salir indemne del caso, pero el monarca le respondió que no podía hacer nada porque la justicia en España es independiente. Lo mismo hizo con el entonces presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, y con la Embajada de España en Riad, para defenderse de una acusación según la cual había violado a la joven en el lujoso yate Turama, anclado en aguas de Ibiza, tras haber sido narcotizada en una discoteca. El barco estaba alquilado por personas de la familia real saudí.

Una fortuna muy peculiar

La personalidad de Alwaleed Bin Talal, que también impulsa numerosas causas filantrópicas, es tal que demandó a la revista Forbes por infravalorar su fortuna en 9.600 millones de dólares. El príncipe la estimó en 30.000, por lo que consideró que la publicación debía colocarle en un puesto más alto del ranking de los más ricos del planeta. El príncipe ayudará a Gestamp a pujar por el gran pastel del programa KA CARE, cuyos proyectos de renovables van a explotar la petrolera nacional Aramco y Saudi Electricity Company.

Por estos proyectos también va a pujar Fotowatio, la empresa española propiedad de los Polanco (Prisa), de General Electric, de Corporación Landon y de los Benjumea, que se ha asociado con Abdul Latif Jameel Energy. Una alianza imprescindible porque para hacer negocios en Arabia Saudí es necesario acudir de la mano de una empresa local con la que se comparte el accionariado.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios