Arturo Fernández agota otro 'cartucho' para evitar el preconcurso de Cantoblanco
  1. Empresas
ROMPE CON NORACTION Y CONTRATA NUEVO CEO

Arturo Fernández agota otro 'cartucho' para evitar el preconcurso de Cantoblanco

El empresario madrileño estrena nuevo consejero delegado y administrador de Grupo Cantoblanco con el abogado y economista Antonio Arenas.

Foto: el presidente de la Confederación Empresarial de Madrid, Arturo Fernández. (EFE)
el presidente de la Confederación Empresarial de Madrid, Arturo Fernández. (EFE)

Dos meses después, Arturo Fernández ha vuelto a cambiar de salvavidas. Este miércoles, el empresario madrileño presentó como nuevo consejero delegado y administrador de Grupo Cantoblanco al abogado y economista Antonio Arenas. El empresario madrileño recurre por enésima vez a un tercero para mantener a flote su grupo de restauración, sólo dos meses después de haber contratado a la firma especializada Noraction, que se ha desvinculado del proceso tras entregar hace una semana su propuesta de plan de viabilidad, según fuentes informadas de la operación.

La hoja de ruta diseñada para reflotar Cantoblanco convenció sólo a medias al empresario y presidente de la patronal madrileña CEIM. La sugerencia de acogerse a la figura jurídica del preconcurso de acreedores, situación que permite bloquear las obligaciones de pago y ganar tiempo para negociar la reestructuración de la deuda, generó total rechazo por parte de Arturo Fernández, que teme que esa situación pueda comprometer su cargo institucional, al frente del cual sigue tras renovar el mandato al imponerse en unas reñidas elecciones hace sólo un par de meses.

Bajo este escenario, Don Arturo ha decidido encomendarse a un nuevo salvador, Antonio Arenas, al que ha concedido plenos poderes ejecutivos y jurídicos tras nombrarle consejero delegado y administrador de Cantoblanco, según explicó ayer a este diario el propio restaurador a la salida de Las Ventas. A partir de ahora, su único rol es el de presidente no ejecutivo, de manera que su desvinculación formal del negocio contribuya a completar con éxito las negociaciones que mantiene con Hacienda, Seguridad Social (Trabajo), bancos y proveedores, a quienes debe 60 millones de euros.

De momento, el empresario se aferra como puede a las opciones a su alcance para evitar esos tres meses de prórroga que ofrece el preconcurso. A pesar de las dificultades, el hecho de cumplir a fin de mes a todos sus trabajadores considera que le genera el derecho a seguir peleando, descartando otras recomendaciones. La estrategia de Fernández pasa ahora por liberar los embargos que Hacienda tiene sobre algunas cuentas ofreciendo nuevas garantías y con esos recursos estructurar un nuevo marco financiero que garantice la viabilidad de un negocio que emplea a 1.800 trabajadores.

placeholder

A pesar de todos estos esfuerzos, el posibilísimo de Arturo Fernández puede tener fecha de caducidad muy próxima, sobre todo si Hacienda y Trabajo no flexibilizan sus calendarios de cobros. Mientras tanto, el empresario ha diseñado una estructura jurídica para dar entrada en el capital a directivos y empleados a través de dos sociedades limitadas, resolviendo así su desvinculación de Cantoblanco, ya que no cuenta con herederos que le sucedan en la gestión ni quiere aceptar las condiciones propuestas por inversores interesados en quedarse con su negocio de restauración.

El presidente de CEIM agota de esta manera uno de los últimos cartuchos a su disposición para salvar a Grupo Cantoblanco del concurso de acreedores, una salida que lleva esquivando más de un año para no tener que afrontar despidos ni cierres de lineas de negocios, como implicaría una reestructuración a fondo, aun a riesgo de poder incurrir en la figura de concurso culpable y poner en riesgo su propio patrimonio personal. Para desgracia del empresario rojiblanco, el único dinero dispuesto a invertir de inmediato en su negocio espera ya al otro lado de la barrera. Sin embargo, tampoco alguien creyó que renovaría su cargo al frente de la patronal madrileña y ahí sigue.

Arturo Fernández Restauración
El redactor recomienda