Utilizaron una firma para poder comprar el 50% de la concesión

Los gestores del presidente de Lukoil quisieron sacar tajada de Marina Port Vell

Los administradores de los fondos en paraísos fiscales del presidente de Lukoil quisieron sacar tajada de la entrada de su cliente en Marina Port Vell

Foto: El presidente de Lukoil, Vagit Alekperov (c), junto al presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el magnate de la F1 Bernie Ecclestone. (Reuters)
El presidente de Lukoil, Vagit Alekperov (c), junto al presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el magnate de la F1 Bernie Ecclestone. (Reuters)

Los administradores de los fondos en paraísos fiscales del presidente de Lukoil, Vagit Alekperov, quisieron sacar tajada de la entrada de su cliente en el negocio de Marina Port Vell, según explican fuentes financieras conocedoras del entramado societario utilizado por los oligarcas rusos.

Los administradores de sociedades de Alekperov, los rusos Pavel Sukoruchkin y Pavel Novoselov, aprovecharon la sociedad Moorfield en las Islas Vírgenes para tener una opción de compra sobre el 50% de la firma chipriota Salamanca Nine, cuyo único activo es la concesión de Marina Port Vell, un puerto deportivo en la Barceloneta que se quiere convertir en una marina de yates de lujo.

Ambos gestores rusos fueron directivos de Lukoil hasta 2004 y en la actualidad están especializados en la administración de fondos de oligarcas de esta petrolera. Los dos directivos son conocidos en medios financieros como "los Pavel".

Los Pavel ejercen de administradores de Hadar Fund, en las Islas Caimán. Hadar Fund es un instrumento controlado por dos sociedades instrumentales de Alekperov. Cuando se constituyó Salamanca Nine en Chipre en diciembre del 2010 con el objetivo de ser el titular de Marina Port Vell, Hadar Fund prestó a Salamanca Nine 10 millones de euros tomando como garantía el 50% de sus acciones. El tipo de interés de este préstamo participativo era del 8% y probaba que detrás de la inversión en Marina Port Vell se encontraban en realidad los oligarcas rusos de Lukoil.

El grupo británico Salamanca Group asegura que son ellos los propietarios de Marina Port Vell. Salamanca Group pagó 4,5 millones a Caja Madrid y FCC por Marina Port Vell. Pero en las Caimán los Pavel sabían que se habían prestado 10 millones de euros garantizados por sólo el 50% de Marina Port Vell. O, dicho de otra manera, que se valoraba la totalidad de este puerto deportivo en el centro de Barcelona en 20 millones mientras que sólo se había pagado una quinta parte de esa cantidad.

Expectativa de pelotazo

Ante la perspectiva del pelotazo cuando se convirtiese esta instalación en una marina de yates de lujo, los Pavel decidieron que se sumaban a la fiesta. Meses después aprovecharon una firma en las Islas Vírgenes, Moorfield Investments, una instrumental sin actividad alguna, para suscribir una opción de compra por el 50% de Salamanca Nine, la tenedora de Marina Port Vell. Por su parte, el 50% de Moorfield está controlada por Lancaster Trustees, sociedad chipriota de la que los Pavel poseen un 85%.

Pese a un crédito participativo sobre el 50% de Salamanca Nine por parte de Alekperov y una opción de compra sobre el otro 50% a cargo de los Pavel, portavoces del grupo inversor británico Salamanca Group insisten en que son los propietarios últimos de Marina Port Vell.

Borrar el rastro

Tras la polémica sobre la titularidad de la concesión, a causa de las revelaciones de El Confidencial, Salamanca Group ha reorganizado su inversión española en parte para borrar el rastro de los rusos. El actual titular de Marina Port Vell es la nueva sociedad Salamanca Fourteen, con sede en Holanda. Portavoces del grupo Salamanca preguntados al respecto se han limitado a señalar que no dan detalles de su estructura societaria. Por tanto es difícil saber qué ha pasado con los compromisos que había adquirido la extinta Salamanca Nine.

Marina Port Vell.
Marina Port Vell.
En Barcelona el debate no es el origen de los fondos, ya que se van a invertir 30 millones en la ampliación de la marina, sino en si una concesión pública, que depende del Puerto de Barcelona, puede tener un titular final poco o nada transparente. Por ahora, ni el Ayuntamiento de Barcelona, ni la autoridad portuaria, se dan por aludidos. Sólo colectivos vecinales se oponen a la ampliación de amarres y al nuevo taller de embarcaciones de recreo.

Alekperov es propietario de unos astilleros de yates de lujo en Heesen, denominados Heesen Yatch. En medios financieros se da por hecho que la inversión en Marina Port Vell acabará proviniendo por una vía u otra de los excedentes de esta empresa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios