SANTANDER Y CAIXABANK, PRINCIPALES INTERESADOS

El FROB inicia la puja de Catalunya Banc el lunes tras la fallida venta de las oficinas

El FROB iniciará la subasta de Catalunya Banc la próxima semana con la apertura del data room, según han confirmado fuentes financieras.

Foto:  Una mujer utiliza un cajero automático de Catalunya Caixa en Barcelona. (EFE)
Una mujer utiliza un cajero automático de Catalunya Caixa en Barcelona. (EFE)

El FROB iniciará la subasta de Catalunya Banc la próxima semana con la apertura del data room, según han confirmado fuentes financieras conocedoras de la operación. Esta venta se llevará en paralelo a otros procesos asumidos por la entidad, como la venta de fallidos hipotecarios por valor de 7.300 millones brutos, y se produce después de no haber conseguido despertar suficiente interés para colocar la totalidad de la red de oficinas de fuera de Cataluña.

Los principales interesados por adquirir Catalunya Banc, que opera bajo la marca comercial Caixa Catalunya, serían Banco Santander y CaixaBank, según señalan las mismas fuentes financieras. Catalunya Banc supone un 11% de la cuota de mercado del sector bancario en Cataluña, y aquí radica su principal atractivo. La operación coincidirá en el tiempo con la venta de la red de Barclays en España.

La operación responde a la voluntad del Ministerio de Economía y de su titular, Luis de Guindos, de avanzar la venta tras los múltiples retrasos desde diciembre y no esperar a los resultados del stress test este otoño, tal y como ya avanzó El Confidencial. Acelerar la venta supondrá que la misma estaría lista durante el mes de julio. Fuentes de la entidad catalana han declinado hacer declaraciones y se han limitado a señalar que todavía no se ha tomado una decisión al respecto.

La subasta se producirá de forma casi simultánea a la venta de las 'hipotecas-basura' de la entidad, que pretende hacer más atractiva la subasta y para la que deben presentarse las ofertas no vinculantes el próximo lunes, día 19. Asimismo, llega después de que el FROB no haya tenido éxito en su intento de venta de la red de oficinas situadas fuera de Cataluña. Como también adelantó este medio, los grandes bancos no han mostrado interés y los únicos que lo han hecho, Popular y EVO Banco (Apollo), no quieren la red entera, sino sólo una parte: en el caso del primero, su presidente, Ángel Ron, cuantificó ese interés en unas 55 sucursales de las 196 que se venden (dijo que, entre esas y las 45 de Citi, se hará con unas 100). EVO tampoco pretende ir más allá de las 100 para fusionarlas con la antigua red de NCG Banco fuera de Galicia.

El presidente del FROB, Fernando Restoy. (EFE)
El presidente del FROB, Fernando Restoy. (EFE)

Ante este desinterés, el FROB aceptó trocear esta red, pero la escasez de ofertas hace imposible colocar todas las oficinas. Las que no se vendan se quedarán dentro de la entidad principal y será el comprador el responsable de cerrarlas o venderlas como exige la Comisión Europea. Algo que, en teoría, reduce el valor del paquete principal, y de ahí el intento de vender esta red por separado.

Tomar la delantera

En contra de lo apuntado en algunos medios financieros, la venta de Catalunya Banc no interferirá con otras operaciones similares, como la enajenación de los activos bancarios de Barclays, que opta por dejar España. Fuentes financieras afirman que, dentro de la reestructuración que está asumiendo el sector, los compradores que participarían en una u otra operación son diferentes tipos de inversores y que, por tanto, la salida del banco británico del mercado español no supondrá una interferencia para la subasta que quiere abrir el FROB. En todo caso, con su decisión de avanzar la operación, el FROB toma la delantera, ya que Barclays todavía no ha encargado la venta de su filial española.

Este intento de vender Catalunya Banc será el tercero, ya que hubo uno en junio de 2012 y otro en marzo de 2013. Ambos fueron abortados por la falta de interés del mercado, pese a que el entonces presidente de la entidad, Adolf Todó, siempre defendió la conveniencia de acelerar la venta por el riesgo de que la calidad del activo se deteriorase con el tiempo.

La operación más importante en este sentido es la venta de las hipotecas susceptibles de acabar en fallidos, que suman 7.300 millones brutos (5.200 millones netos). Una venta que se llevará a cabo con un descuento muy importante y que sí ha despertado un fuerte interés en el mercado: unos 40 fondos de inversión han estudiado el cuaderno de venta, según las fuentes consultadas. Esta operación ofrecerá una garantía contra pérdidas limitada, no tan elevada como un EPA, que el FROB estima en un máximo de 1.500 millones.

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín. (EFE)
El presidente del Banco Santander, Emilio Botín. (EFE)

Santander, favorito con reservas

El candidato más interesado, en principio, debería ser el Santander. El banco que preside Emilio Botín ha declarado Cataluña como mercado estratégico dentro de España, pero su cuota de mercado en esa comunidad se encuentra por debajo de la media, y también es inferior a la que disfrutan competidores directos como BBVA y CaixaBank. Además, es el único banco sano que no ha comprado nada en la reestructuración del sector. Pero tampoco está dispuesto a poner mucho dinero en la puja, como ha demostrado en todas las anteriores.

Catalunya Banc ganó en 2013 un total de 532 millones de euros gracias a los activos fiscales (DTA), después de haber acumulado pérdidas millonarias y haber recibido 12.000 millones de fondos públicos para ser rescatada. Por tanto, queda un banco con una marca conocida en Cataluña y con más de 500 sucursales.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios