EUROHYPO VENDE LA DEUDA DE SUS ACTIVOS

Reig, Koplowitz y Cutillas temen por el futuro de sus patrimonios inmobiliarios

Un Lannister (dinastía protagonista de la ficción televisiva Juego de Tronos) siempre paga sus deudas. Se supone que también las inmobiliarias.

Foto: Alicia Koplowitz. (Archivo)
Alicia Koplowitz. (Archivo)

"Un Lannister siempre paga sus deudas". Se supone que también las inmobiliarias. La leyenda que acompaña a la dinastía de la ficción televisiva Juego de Tronos no puede vincularse a algunos ilustres españoles, que deben cientos de millones por sus desventuras inmobiliarias. Muchas de esas obligaciones salpican a ricos como María Reig (Reig Capital), Alicia Koplowitz (Omega Capital) o Carlos Cutillas (Inmobiliaria Chamartín), que a partir del 5 de mayo conocerán quién es el nuevo dueño de su deuda cuando el banco alemán Eurohypo venda su cartera hipotecaria.

A principios de enero, la entidad alemana controlada por Commerzbank después de su rescate público decidió vender de golpe 4.500 millones de euros en créditos inmobiliarios en España. Desde entonces, muchos de sus deudores no han podido conciliar el sueño. La posibilidad de que algún fondo de inversión oportunista como Apollo, Lone Star, Blackstone o Cerberus se haga con la deuda de otrora importantes activos inmobiliarios hace temer a sus actuales propietarios la posibilidad de perder sus mejores activos, sobre todo si el nuevo acreedor exige condiciones para refinanciar.

El peor parado puede ser el empresario riojano Carlos Cutillas. A través de Inmobiliaria Chamartín, su exposición en la cartera de Eurohypo es de las más elevadas, hasta 450 millones de euros, heredados en su mayoría de la compra al portugués Américo Amorim de sus centros comerciales (Dolce Vita) en Portugal. La base retail y patrimonial de su negocio ha permitido al promotor español generar caja para seguir con vida y pagar intereses, pero poco más. Los 1.500 millones de deuda global pesan como una losa y han hecho que durante estos años fracasaran varios intentos de desinversión.

Sede central de Eurohypo en Eschborn, Frankfurt. (Karsten11, Wikipedia)
Sede central de Eurohypo en Eschborn, Frankfurt. (Karsten11, Wikipedia)

Igual que Cutillas, en el furgón de grandes acreedores también figuran inmobiliarias como Realia, Testa y Metrovacesa; hoteleras como AC Hoteles, Meliá, Tryp, Hotusa y Kempinski; y comerciales como Hines, Eroski, Sonae y Rodamco. Para todos los gustos. Sin embargo, entre los deudores también se encuentran importantes fortunas que invirtieron en el sector inmobiliario al calor de los años del boom. En este sentido, el inversor más prominente es Alicia Koplowitz, que tiene más de 100 millones de euros comprometidos con Eurohypo a través de su gestora Omega Capital.

Entre las propiedades más destacadas, Alicia Koplowitz financió con la entidad alemana la compra de los hoteles Ritz (50%) y Rey Juan Carlos, en Madrid y Barcelona, respectivamente, además de un edificio singular en pleno Paseo de la Castellana. Igual que otros inversores, Omega Capital ha tratado de vender sin éxito alguno de estos activos, como el cinco estrellas madrileño, donde discrepancias con su socio y gestor Orient Express tienen bloqueada cualquier operación. Las propiedades de la millonaria madrileña son, sin duda, algunas de las más codiciadas de la cartera de Eurohypo.

La cuota catalana (también femenina) del portafolio de la operación Octopus lo pone la empresaria Maria Reig. En su caso, la inversora de origen andorrano tiene con el banco alemán una exposición de 120 millones de euros, fruto de la compra en plena burbuja a Mutua Madrileña de su antigua sede de la calle de Almagro, rehabilitada y alquilada luego como centro corporativo del despacho Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, a quien también tiene como inquilinos en Barcelona (Diagonal). Otros activos de Reig, como el hotel Mandarin Oriental Barcelona, tienen la deuda con otras entidades.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios