La compra de Castellana 200, telón de fondo

Citi saca a bolsa el sueño de López Herrera Oria: otra socimi a razón de 500 millones

El fondo 'buitre' Anchorage se perfila como piedra de toque de una operación que puede ser decisiva para financiar la compra del complejo Castellana 200

Foto: Imagen de archivo del edificio de Citibank en Nueva York. (EFE)
Imagen de archivo del edificio de Citibank en Nueva York. (EFE)

La fiebre de las sociedades cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario no para. Alza Real Estate, compañía promovida por Luis Alfonso López de Herrera Oria, acaba de presentar a la CNMV sus cartas credenciales para salir a bolsa. La operación se llevará a cabo mediante una oferta pública de suscripción (OPS) por un importe estimado de entre 400 a 500 millones de euros. La colocación no será garantizada previamente, pero cuenta con el respaldo de Citigroup como coordinador global y el apoyo legal de los despachos Gómez-Acebo & Pombo, White & Case y Linklaters.

López de Herrera Oria es un histórico del mercado del ladrillo identificado más recientemente a través de la consultora Rodex Agrupada Comunicación SL, uno de los principales postores de Castellana 200, el complejo inmobiliario puesto a la venta por los bancos Santander, Sabadell y BBVA junto con Sareb y Reyal Urbis. Alza Real Estate operará con su propio equipo de gestión, que estará formado también por Fernando Arenas, Stuart McDonald, Guillermo Fernández-Cuesta y Fabio Alen Viani.

Alza confía en levantar sin grandes problemas los recursos de la citada ampliación de capital, que estará destinada a inversores institucionales y cualificados tanto nacionales como extranjeros. El calendario de trabajo de la nueva socimi contempla la presentación del folleto de salida a bolsa a lo largo de la próxima semana con el fin de que la Comisión de Valores pueda culminar los trabajos de verificación antes de finales de junio. El toque de campana está previsto para mediados de julio.

Anchorage, socio latente

Luis Alfonso López de Herrera Oria.
Luis Alfonso López de Herrera Oria.
Uno de los eventuales accionistas que podrían actuar como piedra de toque para el lanzamiento de Alza Real Estate es el inversor estadounidense Anchorage, célebre en España por sus incursiones patrimoniales en empresas gravemente afectadas por la crisis de deuda, como es principalmente el caso de La Seda de Barcelona. Anchorage, gestionado en nuestro país por Juan José Nieto, ex de Telefónica en la etapa de Juan Villalonga, está también detrás de Rodex en la operación de Castellana 200.

La participación en Alza Real Estate de este fondo ‘buitre’ no ha sido todavía detallada por los responsables de la OPS, que están a la espera de recibir la notificación formal desde los cuarteles generales de Londres. Si se confirma la inversión de Anchorage, está claro que la salida a bolsa será un elemento clave para financiar la adquisición del emblemático edificio de oficinas, que incluye también un centro comercial junto a una zona hotelera aún por desarrollar y cuya tasación global se estima en torno a los 150 millones de euros.

Alza será la cuarta socimi en incorporarse al mercado continuo tras los dos primeros debuts en bolsa del Grupo Lar e Hispania Activos Inmobiliarios. Asimismo, Merlin Properties, entidad promovida por la gestora Magic Real Estate, ha anunciado hace un mes escaso otra OPS por importe de 1.500 millones de euros que está llamada a ser la más importante operación bursátil de esta nueva ola de inversores especializados en el mercado del ladrillo.

La fiebre de las socimis viene dada por sus enormes ventajas fiscales, que se traducen en la nula tributación de los resultados a cambio de repartir casi la totalidad de los beneficios entre sus accionistas. El mercado de valores es el complemento indispensable de estas entidades que se han convertido en el mejor caladero de la CNMV para compensar la frustración de otras operaciones que habían sido anunciadas a bombo y platillo en bolsa pero que, por unas u otras razones, han encallado antes de llegar a puerto. Es el caso de ONO tras la compra por Vodafone y, sobre todo, de Aena, cuya privatización se ha convertido en un ‘puedo y no quiero’, al menos durante esta legislatura.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios