tras acudir a su rescate a finales de 2013

Fainé y Botín exigen a Lara vender activos del Grupo Planeta por su elevada deuda

Caixabank y Banco Santander le han puesto deberes a los dueños del grupo editorial, al que ayudaron hace unos meses a refinanciar una deuda de 1.500 millones.

Foto: El presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara. (Reuters)
El presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara. (Reuters)

El Grupo Planeta consiguió el pasado año salvar dos bolas de partido ante el vencimiento inminente de dos líneas de financiación por 1.500 millones de euros. Isidro Fainé y Emilio Botín, presidentes de CaixaBank y Santander, no dudaron en salir en ayuda del imperio editorial de José Manuel Lara pese a las advertencias del auditor a las cuentas del dueño de Onda Cero, Antena 3 y la editorial del mismo nombre. Eso sí, le han exigido que ponga en marcha un plan de venta de activos para sanear el patrimonio de una familia que tiene un agujero de grandes dimensiones en Banco Sabadell.

Fuentes de algunos de los quince bancos que a pocas semanas de expirar un préstamo sindicado de hasta 1.000 millones, a finales de diciembre de 2013, alargaron la fecha de amortización han señalado que tanto Banco Santander como CaixaBank se han puesto muy serios con los Lara, cuyo holding ha sufrido el impacto de la caída del negocio editorial y las malas inversiones bursátiles.

Las dos entidades le renovaron 773 millones de un crédito sindicado vinculado a Planeta más otros 300 millones dependientes de Planeta De Agostini, filial de la que Lara posee el 50%. Entre los acreedores también estaban BBVA, Sabadell y Bankia, pero fueron Isidro Fainé (CaixaBank) y Emilio Botín (Santander) los que asumieron el riesgo de la refinanciación con la aportación de 100 millones adicionales. Antes, una serie de bancos franceses le concedieron tres años más para abonar 480 millones del balance de Editis, una compañía gala que llevó al grupo a las pérdidas en los últimos ejercicios.

El presidente del Santander, Emilio Botín (i), conversa con el presidente de La Caixa, Isidro Fainé. (EFE)
El presidente del Santander, Emilio Botín (i), conversa con el presidente de La Caixa, Isidro Fainé. (EFE)

De los números rojos pudo salir Planeta en 2012 gracias a la venta de Casa Editorial El Tiempo por 165 millones de euros. En 2011 presentó unas ganancias de 11,4 millones porque no contabilizó –como Deloitte le aconsejó– el deterioro de una inversión fallida. Todavía no se conocen los resultados del último ejercicio, pero fuentes financieras apuntan a que las cuentas ordinarias serán más o menos las mismas.

Las advertencias del auditor no han pasado por alto a la banca, que le ha puesto deberes a la familia, ahora con dos núcleos de poder diferenciados. Por una parte, el hijo de José Manuel Lara, José Lara, y, por otra, sus dos hermanas, cuyos intereses son representados por José Crehueras, vicepresidente del grupo. Las relaciones entre algunos de los grandes bancos y Crehueras, amigo de José María Aznar, son cuando menos distantes, según distintas fuentes.

Inversión fallida en el Sabadell

Entre los activos que Planeta ha puesto inmediatamente a la venta está Zed Worldwide, la empresa de contenidos para móviles en la que participa desde 2008. Aquel año, el grupo catalán invirtió 150 millones para tomar el 25% de esta sociedad, que se ha convertido en una de las tres mayores del mundo en su sector. Pero Lara entró en pleno derrumbe de la economía, por lo que se ha visto obligado a realizar provisiones por más de 50 millones de euros.

El presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliu. (Reuters)
El presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliu. (Reuters)

La familia no acudió a varias ampliaciones de capital en Zed Worldwide, como tampoco a las que ha hecho Banco Sabadell en los últimos años para recapitalizarse ante las exigencias del Banco de España de reforzar los recursos propios. Planeta llegó a tener cerca de un 7% de la entidad dirigida por Josep Oliu a través de Jaipur Investment y Famol Participaciones, ambas sociedades bajo el paraguas de Inversiones Hemisferio, el brazo financiero de los Lara.

El pasado año, la familia también consiguió que Banco Popular y Banco Comercial Portugués (BCP), socio precisamente de Banco Sabadell, le refinanciaran por tercera vez una deuda de 634 millones. Un pasivo compartido con los dueños de Mango (Isak Andic) Porcelanosa (familia Colongués) y de Pinturas Títán (Folch Rusiñol). Entre las cuatro familias llegaron a tener el 12,5% de Banco Sabadell, que compraron por 1.300 millones, un paquete que ahora es de apenas el 6% y que vale cerca de 600.

El desfase patrimonial que tienen los Lara en esta inversión ronda los 300 millones de euros, un agujero al que tienen que hacer frente en menos de doce meses porque la renovación del crédito expira a principios de 2015. La compañía todavía no ha reconocido ningún deterioro por este fallido, sobre el que Deloitte todavía guarda silencio pese a manejar varios informes sobre el impacto en las cuentas de Hemisferio.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios