GIL-ROBLES, DIRECTOR LEGAL Y DE RELACIONES

Microsoft ficha a un 'lobista' experto en impuestos para reconciliarse con Hacienda

Microsoft ha incorporado a su equipo directivo a uno de los profesionales españoles más reconocidos en el campo de las relaciones institucionales y el lobby

Foto: Jaime Gil-Robles
Jaime Gil-Robles

El pasado 1 de abril, Microsoft Ibérica incorporó a su equipo directivo a uno de los profesionales nacionales más reconocidos en el campo de las relaciones institucionales y el lobby. La presidenta del gigante del software en la Península, la española María Garaña, ha reclutado para servir y defender los intereses de la firma estadounidense al abogado Jaime Gil-Robles, que desde hace dos semanas ocupa el cargo de nuevo director de Relaciones Institucionales y del Área Legal, según han confirmado a este diario fuentes oficiales de la corporación.

Aunque el cargo existía anteriormente, Microsoft ha decidido revisar su "estructura de programas dirigidos a la regulación y defensa legal de la compañía", así como la coordinación de todos los planes e iniciativas para "potenciar las relaciones con los actores fundamentales del panorama socioeconómico local", es decir, con las Administraciones Públicas. Y a la cabeza de todas ellas, el Ministerio de Hacienda, ya que Microsoft, como otras multinacionales tecnológicas (Google, Apple, Facebook, eBay, Yahoo y Amazon), tributa desde Irlanda.

A pesar de acogerse a la estricta legalidad, el marco fiscal de la Unión Europea permite que los gigantes de internet y del comercio electrónico apenas paguen impuestos por sus actividades en los distintos países, como ocurre en España. En nuestro país, los siete grandes del sector pagaron poco más de un millón de euros entre todos durante el ejercicio 2012. Una situación extraordinaria que contrasta con los beneficios millonarios que genera su actividad regional y con la presión fiscal más elevada que soportan otras compañías.

Este asunto se ha convertido en uno de los puntos más delicados de cara a la opinión pública para empresas como Microsoft, que ha decidido abordar este frente con un experto en asuntos fiscales como nuevo responsable para asuntos de lobby. Con su reciente incorporación, Jaime Gil-Robles sustituye en el cargo a Bárbara Olagaray, con competencias similares como anterior responsable de los asuntos legales e institucionales durante más de una década, que ha promocionado internacionalmente dentro de la compañía con sede en Seattle.


Experto en derecho empresarial, Gil-Robles ha desarrollado una prolija carrera como defensor de los intereses de importantes compañías industriales, como Altadis (filial española de Imperial Tobacco), y de algunas patronales empresariales, como la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE). Esta práctica con agentes económicos afectados por una tributación extraordinaria (impuestos especiales) y por críticas de organismos públicos (Sanidad) y privados (Change.org) ha convertido al nuevo fichaje de Microsoft en un experto en la materia.

Recién llegado de Marruecos, donde ha trabajado durante el último año y medio como representante legal de la patronal nacional del tabaco, el nuevo cometido de Gil-Robles pasa, entre otras tareas, por tender puentes con Hacienda. Antes de que haya sobre la mesa novedades relevantes, "cuando la Unión Europea cambie el marco legislativo, tributaremos en España encantados", como afirmó la propia Garaña en una reciente entrevista a El Confidencial, el equipo de Microsoft prepara el terreno de la mano del lobbista especializado en impuestos.

La actual crisis ha desarrollado un discurso crítico en la opinión pública contra multinacionales que se aprovechan de marcos jurídicos favorables para minimizar su factura impositiva. Compañías como Inditex han modificado algunas de sus prácticas (domicilio fiscal de su negocio online) para congraciarse con el espíritu generalizado. En el caso de los gigantes como Apple, Google o Microsoft, sus políticas de inversión o patrocinio, como contempla para el estadio Santiago Bernabéu, no son suficientes para hacer olvidar sus beneficios tributarios.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios