Defensa promociona a Eduardo Serra como relevo de Josep Piqué en la nueva Airbus
  1. Empresas
EL EXMINISTRO de industria SE RESISTE A salir

Defensa promociona a Eduardo Serra como relevo de Josep Piqué en la nueva Airbus

El Ministerio de Defensa quiere recuperar para su causa en Airbus al ex ministro Serra. El problema es Piqué, quien se resiste, por ahora, a ceder el testigo.

placeholder Foto: El exministro de Defensa Eduardo Serra. (EFE)
El exministro de Defensa Eduardo Serra. (EFE)

La transformación y reorganización de EADS en la nueva Airbus Group bajo control del plenipotenciarioThomas Endersse ha convertido en el último, y enésimo, argumento del ministro de Defensa,Pedro Morenés, para poner en valor la candidatura de su antecesor en el cargo,Eduardo Serra, como consejero del grupo aeronáutico europeo. El único obstáculo esJosep Piqué, actual inquilino en el puesto, que, de momento, se resiste a ceder el sillón al que fuera su compañero de fatigas en el primer Gobierno deJosé María Aznar.

El exministro de Industria y de Asuntos Exteriores fue promovido al máximo órgano de dirección de Airbus como representante institucional de España en sustitución deJuan Manuel Eguiagaray, antiguo ministro socialista conFelipe González. La incorporación de Piqué a la antigua EADS tuvo lugar en 2012 pero un año después, en marzo de 2013 y a raíz de lareestructuración accionarial del consorcio, la junta general extraordinaria ratificó la designación del delegado español, pero esta vez en calidad de consejero independiente.

La reducción de la participación estatal de España en Airbus, que ahora se sitúa en un 4%, propició la ‘liberación’ de Piqué, al tiempo que dejaba a la SEPI comosleeping partner, sin voz ni voto, dentro del conglomerado industrial dominado por Francia y Alemania.Todo ello hasta el año 2016, que es cuando finaliza el mandato del consejero español. De ahí el afán del Ministerio de Defensa por forzar cuanto antes un relevo que de paso sirva para restaurar la figura de Eduardo Serra en un puesto de acreditado relumbrón internacional.

El departamento que dirige Pedro Morenés ha trasladado sus pretensiones al Ministerio de Hacienda, del que formalmente depende la participación española en Airbus. El nombre de Serra está sobre la mesa de trabajo del ministroCristóbal Montoro, quien ha trasladado la decisión aRamón Aguirre, como presidente de la SEPI. El problema es Piqué, quien considera que ha alcanzado la cota más alta de Airbus por derecho propio yno está por la labor de lanzarse en paracaídassólo porque en el Gobierno existan apreturas para colocar a un ilustre correligionario en expectativa de destino.

El vicepresidente y consejero delegado de OHL, Josep Piqué (EFE)
Eduardo Serra lleva un tiempo descolocado o, como se suele decir, fuera del mundanal ruido. El exministro ha conseguido mantenerse en lavicepresidencia de Everistras la venta de la compañía tecnológica a la multinacional japonesa NTT Data,pero ahora su papel es más decorativo que funcionaly Serra tampoco se resigna a cerrar su dilatada carrera profesional como si fuera un ‘jarrón chino’ amortizado a valor simbólico. La opción de Airbus constituye, sin duda, una salida airosa para embellecer el inventario de una rutilante hoja de servicios y devolver la visibilidad a un dirigente con claros síntomas de caer en el ostracismo.

La recuperación de Serra para la causa del Ministerio de Defensa depende de la capacidad que quiera ejercer el Gobierno para que Piqué deponga su actitud y reparta juego entre sus múltiples ocupaciones profesionales. Es cierto queel antiguo ministro portavoz de Aznar ha llegado a ocupar hasta casi una docena de sillonesen otros tantos consejos de administración, pero también es verdad que luego ha ido abandonando alguna de estas responsabilidades a fin de concentrar esfuerzos donde verdaderamente se siente capaz de aportar valor añadido en su función empresarial.

El ascendente de Villar Mir

La designación en octubre pasado como vicepresidente y consejero delegado de OHL ha añadidouna carga de trabajo especialque los más interesados consideran suficiente como para que Piqué ceda ahora galantemente el testigo de Airbus a Serra. Nada más lejos de las intenciones del que fuera titular de la política industrial en España, quien considera que su eventual renuncia podría abrir undebate contraproducente dentro del consorcio paneuropeo, con el riesgo de que España pierda definitivamente la posibilidad de nombrar un representante institucional dado el nuevo gobierno corporativo establecido en la antigua EADS.

El presidente del Grupo Villar Mir, Juan Miguel Villar Mir. (EFE)
Fuentes del entorno del exministro recuerdan la condición de independiente que desde hace un año define su posición en el principal órgano de administración de Airbus, un argumento que, por otra parte, ha generadocierta contrariedad en determinadas instancias oficiales. Dentro del Gobierno existe la convicción de que Piqué no se ha ganado el cargo por oposición, sino más bien por una decisión política basada en el reconocimiento de sus méritos al servicio del programa político del Partido Popular.

Con el mismo criterio, los defensores de la candidatura de Serra quieren ahoraforzar un relevo que va a exigir mucho movimiento de despachoentre los distintos departamentos ministeriales afectados. Hacienda no pone mayores inconvenientes, pero Montoro tampoco está dispuesto a dar una batalla que no es la suya. La única solución pasa porJuan Miguel Villar Mir, dueño a la vez que presidente de OHL yel más indicado, por tanto, para ejercer un cierto ascendente sobre Piquéa la hora de recomendarle que lo mejor para el grupo constructor es que ahueque el ala en Airbus. A fin de cuentas, los buenos favores con grandes favores se pagan.

Josep Piqué EADS Pedro Morenés SEPI Ramón Aguirre Cristóbal Montoro Felipe González
El redactor recomienda