ESTUDIA UNA EMisión de bonos

Banesco busca aún financiación para cerrar la compra de Novagalicia al FROB

Tres meses después de vender de Novagalicia a Banesco, el Ministerio de Economía cuenta los días que faltan para que desembolse el primer pago.

Foto: El presidente de Banesco, Juan Carlos Escotet (2i) visita una oficina de Novagalicia (Efe)
El presidente de Banesco, Juan Carlos Escotet (2i) visita una oficina de Novagalicia (Efe)

Tres meses después de la venta de Novagalicia a Banesco, el Ministerio de Economía cuenta los días que faltan para que la entidad venezolana desembolse el primer pago de los 1.003 millones de euros avalados. En teoría, el próximo 31 de marzo se cumple el plazo informal de 90 días estimado para completar la transición de poderes entre el FROB y el financiero Juan Carlos Escotet. Sin embargo, el retraso existente en el proceso, supuestamente por cuestiones administrativas de Bruselas, hace que todavía esté pendiente el traspaso jurídico de poderes y por tanto el primer pago.

Según fuentes del mercado, el financiero Juan Carlos Escotet lleva semanas estudiando distintas fórmulas de financiación (emisión de bonos o socios financieros latinoamericanos) para el primer pago de 313 millones de euros (más 90 millones de una cartera de fallidos). Esa cuota se deriva del plan de pagos acordado por el FROB con Banesco el pasado 18 de diciembre, cuando el Ministerio de Economía decidió vender el banco gallego nacionalizado a la entidad venezolana pese al interés de bancos locales como CaixaBank y BBVA o el fondo de inversión Guggenheim, ofertas peor calificadas.

Estudia una emisión de bonos de hasta 400 millones para financiar el primer pago

La decisión provocó entonces un enfado considerable entre los perdedores de la subasta, que señalaron al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, como el muñidor de la entrada del desconocido banquero venezolano. Aquellas sospechas han vuelto a brotar ahora, al interpretarse que la búsqueda de financiación para afrontar el primer compromiso de pago pueda estar vinculado a una falta de recursos, extremo que desmienten desde Banesco. El equipo de Escotet, sin embargo, reconoce que tiene sobre la mesa distintas fórmulas para abordar la compra de Novagalicia dentro de los plazos acordados con el FROB.

El pago puede ir más allá del 31 de marzo, pues oficialmente tiene de plazo hasta la rúbrica de la escritura de compraventa (en diciembre solo se firmó el contrato privado), que no se hará efectiva hasta que la Comisión Europea de su bendición. El propio Escotet aseguró en enero que esperaba la autorización de Bruselas entre finales de marzo y principios de abril. Fuentes financieras indican que Banesco no debería tener problemas para cumplir con sus obligaciones puesto que podría sacar dinero de la matriz o vía créditos desde las participadas, una estructura poco ortodoxa a ojos del Banco de España.

El precio total ofertado por Banco Etcheverría-Grupo Banesco fue de 1.003 millones de euros por el 88,33% del capital. La contraprestación de la oferta vinculante se liga a un primer pago de 313 millones de euros en la fecha de ejecución, más los 90 millones de la cartera de fallidos. El resto se reparte en plazos a lo largo de 2016 (100 millones), 2017 (200 millones) y 2018 (300 millones), de manera que Escotet puede llegar a financiar las cuotas con los beneficios obtenidos por la gestión de Novagalicia (como la liquidación de la autocartera), a la que el Estado inyectó más de 9.000 millones de euros.

Malestar de los bancos españoles derrotados con la versión oficial transmitida por el Ministerio de Economía

Hace semanas, el presidente del FROB, Fernando Restoy, señaló en el Congreso de los Diputados que la venta de Novagalicia se rigió “por el objetivo de asegurar la utilización más eficiente de los recursos públicos, una vez garantizada la viabilidad del proyecto de integración de NCG Banco en el Grupo Banesco”. El número dos del Banco de España fue más allá y sentenció que “de este modo, se ha cumplido con el mandato legal que exige al FROB desarrollar un procedimiento competitivo, transparente y no discriminatorio que maximice el precio de venta y minimice el uso de recursos públicos”.

La versión oficial tiene insatisfechos a los bancos españoles derrotados. “Espero que no suceda un problema de pago, porque supondría un golpe muy duro contra Economía, contra el Banco de España y contra la credibilidad de la Marca España”, indican desde uno de los tres grandes nacionales. A pesar del perfil internacional de Banesco, la convulsa situación política y económica de Venezuela ha provocado controles a la salida de capitales después de la última devaluación del bolívar aprobada por Nicolás Maduro, lo que ha contribuido a generar más confusión sobre la solvencia financiera de Escotet.
Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios