Tras sanear la financiera vendida al santander

El Corte Inglés abre el grifo del crédito a niveles previos a la crisis del consumo

Si El Corte Inglés es el termómetro para medir la salud del bolsillo de la gente, la mejoría es notable, según se deduce de la demanda de crédito de sus clientes.

Foto: Fachada del centro comercial de El Corte Inglés en el Paseo de la Castellana (Luis García (Zaqarbal), Wikimedia Commons)
Fachada del centro comercial de El Corte Inglés en el Paseo de la Castellana (Luis García (Zaqarbal), Wikimedia Commons)

Si El Corte Inglés es el termómetro para medir cómo respira el ánimo comprador de los ciudadanos, la mejoría es notable. La financiera del grupo de centros comerciales aumentó un 6% la concesión de créditos para la adquisición de bienes de consumo en sus tiendas en el último trimestre de 2013, un crecimiento que el grupo presidido por Isidoro Álvarez no veía desde el estallido de la crisis económica en 2008.

El dato viene incluido en el informe anual del pasado ejercicio de Financiera El Corte Inglés, la filial desde la que la compañía de comercio minorista facilita la compra a plazos de los productos que vende en los grandes almacenes. Un documento en que la sociedad reconoce que su actividad estuvo influida el pasado año por la crisis económica. “Sigue incidiendo muy notablemente en el consumo el bajo nivel de renta, las todavía desfavorables perspectivas del mercado laboral y el elevado endeudamiento de las familias”, expone.

Sin embargo, el brazo crediticio de El Corte Inglés asegura que entre octubre y diciembre de 2013 comenzó “a observarse cierto alivio en las tensiones financieras, junto con una mejora de la confianza del consumidor, así como una cierta moderación en el descenso del empleo”. Un cambio de percepción que se tradujo en un incremento del 5,8% en la demanda de crédito sano por parte de los clientes, una cifra no vista desde hace cinco años. El dato contrasta con el descenso del 5% del conjunto de la banca, según las estadísticas del Banco de España. Los 5.000 millones que entraron en circulación por el cobro de la extra de Navidad de los funcionarios influyeron en el repunte.

El crecimiento de casi el 6% de la concesión de financiación de la subsidiaria supone de facto que las ventas de El Corte Inglés subieron al menos a ese ritmo en el último tramo de 2013. Fuentes próximas al grupo van más allá e indican que la cifra de negocios en ese periodo mejoró hasta un 8% si se computan también las compras en efectivo de la clientela, según se reveló en una de las recientes reuniones del Consejo Económico Empresarial que preside César Alierta.

Foto: Aisano (Wikimedia Commons)
Foto: Aisano (Wikimedia Commons)
En el conjunto del ejercicio, la inversión otorgada por la sociedad fue similar a la de 2012, con un descenso de tan sólo el 0,62%, hasta los 1.380,89 millones. Un retroceso mínimo que contrasta con la caída del 9,5% del año precedente, cuando la crisis financiera y los rumores de la desintegración del euro hicieron estragos en los mercados y en los bolsillos de las familias. El importe de los bienes y servicios adquiridos mediante la utilización de la tarjeta de crédito emitida por la entidad ascendió a 4.815,17 millones.

Saneamiento contra resultado

Los ingresos por todos los conceptos durante el ejercicio 2013 se elevaron a 185,14 millones, con una mejora del 9,94%. El coste de la financiación concedida bajó un 4,3% respecto al ejercicio anterior, motivado, en su mayor parte, por la caída de los tipos de interés. Sin embargo, el beneficio neto se redujo un 22,81%, hasta los 32,85 millones, debido a que Financiera El Corte Inglés decidió sanear en su totalidad la cartera de créditos fallidos.

Para adaptarse a las nuevas circulares del Banco de España sobre riesgos, la firma aumentó las provisiones genéricas en 13,78 millones y realizó un esfuerzo de 45,04 millones (18,42 millones en 2012) para cubrir las pérdidas por el deterioro de activos. Con estas dotaciones, la cobertura sobre préstamos dudosos se elevó al 100% desde el 89,6% anterior, por lo que la cartera quedó totalmente libre de cargas. La media del sector en 2013 rondó el 66%.

El presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez. (EFE)
El presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez. (EFE)
La tasa de morosidad, excluyendo los activos considerados como fallidos, los no recuperables, se situó en el 10,23%, con una leve mejoría frente al 10,96% del año anterior. El importe de lo prestado y dado por perdido ascendió a 95,3 millones, 22 más que en el ejercicio fiscal previo.

La entidad, de la que Banco Santander adquirió el 51% el pasado mes de octubre por 240 millones, ha realizado unas previsiones para 2014 basadas en la hipótesis de un contexto económico de ligera recuperación del consumo, pero con una tasa de desempleo todavía muy elevada. En este escenario, Financiera El Corte Inglés estima “un leve crecimiento en la inversión, con la morosidad estabilizada y con cierta tendencia a la baja” y un abaratamiento del coste de la financiación gracias a la titulización de la cartera realizada a finales de 2013 por 600 millones a través de una emisión de bonos. Todo ello redundará en “una mejora de la cuenta de resultados, impactando de forma positiva en el margen de intereses”, según detalla el informe anual.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios