‘PASA’ DE LA LUCHA DEL PÁSIVO

Fainé se pasa a la guerra del cliente: quiere captar 200.000 más

Guerra por el cliente sin guerra del pasivo. La clave es ahora la financiación y el servicio financiero a distancia a disposición de un segmento de cliente

Foto: El presidente de Caixabank, Isidre Fainé (efe)
El presidente de Caixabank, Isidre Fainé (efe)

Guerra por el cliente sin guerra del pasivo. La clave es la financiación y el servicio financiero a distancia a disposición de un segmento de cliente en el que CaixaBank quiere reforzarse: autónomos, comercios, emprendedores, y microempresas. Objetivo: conseguir 200.000 nuevos clientes en estos colectivos para el banco que preside Isidre Fainé, en la nueva campaña que ha presentado hoy el grupo.

Esta ofensiva no está relacionada con el precio. Es decir, no se trata de una nueva guerra del pasivo que vaya a dañar los márgenes. El foco está en dar servicios, dedicando una red de agentes comerciales a este objetivo.

CaixaBank tiene en este momento 13,6 millones de clientes, de los que ahora 1,3 millones corresponden a estos colectivos –autónomos, comercios, etc– a los que está dirigido este proyecto de ganar 200.000 nuevos clientes. En este sector la cuota de mercado de CaixaBank es de cerca del 30%.

Como ha explicado, el director general de Negocio de CaixaBank, Juan Antonio Alcaraz, el nuevo plan hace que el cliente visualiza este desmarque de la guerra del pasivo, puesto que se regalará a estos nuevos clientes un smartphone o una tablet para que pueda operar en distancia con CaixaBank a través de las apliaciones que se incorporan en estos dispositivos. Es decir, se trata de competir en servicios y no tanto en precio, en parte por el entorno de tipos bajos, que no se prevé que pueda subir durante este año.

Alcaraz ha detallado que "ahora la oficina va al cliente", lo que "refuerza todavía más nuestra actividad comercial", lo que implica desplegar una red de 2.600 gestores de la entidad, de los que 900 tendrán dedicación exclusiva a esta actividad.

Créditos preconcedidos

Como la intención es acercarse a emprendedores y pequeños empresarios, la ofensiva comercial incluye financiación empresarial para sus proyectos. En concreto, 2.000 millones de euros de crédito preconcedido en función de la facturación, lo que funcionaría como un anticipo que facilitaría liquidez a este tipo de empresarios. La media de esta financiación preconcedida es de entre 10.000 y 15.000 euros.

Pero si no hay guerra de pasivo, tampoco la hay en el activo. "En los créditos tampoco es el precio es la clave sino la proximidad y la inmediatez, permitiendo la movilización del circulantes de estas microempresas", ha manifestado Alcaraz, añadiendo que "no se trata de cuestiones de precio sino de anticipación y de servicio".

Alcaraz  ha resaltado en la presentación del proyecto que la base es una cuenta corriente denominada "cuenta negocio" de la que luego se van colgando otros servicios financieros y cuyas comisiones van vinculadas al nivel de vinculación que el cliente tenga con la entidad. A más vinculación, menos comisiones. El objetivo pretende alcanzar los siete productos de media por cliente.

Sí que se ofrecen condiciones ventajosas en productos como un seguro multiriesgo negocio, que pueden utilizarse para incrementar la venta cruzada del grupo financiero; u otro tipo de servicios, tales como el ‘renting’ de furgonetas.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios