LA SOCIMI PERMITE VENTAJAS FISCALES Y LIQUIDEZ

Amancio Ortega saca a bolsa su fortuna inmobiliaria por 5.000 millones de euros

El fundador de Inditex prepara la conversión de Pontegadea en la mayor Sociedad Cotizada de Inversión en el Mercado Inmobiliario de España.

Foto: Amancio Ortega, propietario del grupo Inditex, conversa con su esposa. (EFE)
Amancio Ortega, propietario del grupo Inditex, conversa con su esposa. (EFE)

Amancio Ortega ultima un nuevo golpe de efecto. El fundador de Inditex trabaja en los detalles finales para convertir Pontegadea Inmobiliaria, la plataforma para sus inversiones patrimoniales en el sector del real estate, en la mayor sociedad cotizada de inversión en el mercado inmobiliario (socimi) de España, según fuentes informadas de la operación en marcha. La cartera de activos amasada durante los últimos trece años acumula un valor de mercado superior a los 5.000 millones de euros.

Esta decisión tan significativa se enmarca en la reorganización patrimonial iniciada por Amancio Ortega hace un par de años. A partir de la puesta en marcha de la socimi, el empresario gallego tendrá toda su fortuna, tanto el 59% de Inditex como su cartera inmobiliaria, en vehículos cotizados, de manera que sus herederos (Flora Pérez, Marta Ortega, Sandra Ortega y Marcos Ortega) puedan tener una referencia pública para hacer liquidez, sin necesidad de arbitrajes y transacciones en mercados secundarios. 

Por el camino, el fundador de Inditex se beneficiará, igual que el resto de inversores y propietarios que se han acogido con gran furor a esta nueva figura jurídica, de las ventajas fiscales que ofrece la socimi. Con este nuevo formato, Pontegadea Inmobiliaria evitará la tributación por el impuesto de sociedades (30%) y sólo tendrán carga fiscal los dividendos que reparta a sus accionistas (hasta el 27%). En cualquier caso, uno de los hombres más ricos del mundo pagará menos impuestos.

"Están resignados a que se haga esa interpretación", explica una persona próxima a Pontegadea a la hora de enmarcar la decisión de crear una socimi, un formato ideal para patrimonios como éste. "Aquí el trasfondo es si se corresponde con un movimiento sucesorio o meramente fiscal". Hasta el momento, no existe versión oficial. El guardián de ese secreto, Pepe Arnau, el inspector de Hacienda reconvertido en asesor áulico de Amancio Ortega y vicepresidente de Inditex, guarda silencio sepulcral al respecto.

Hace sólo dos años, el holding familiar Pontegadea Inversiones, que controla al 100% Pontegadea Inmobiliaria, absorbió la patrimonial Gartler, que era la titular del 50,01% de Inditex, mientras que el otro 9,2% del gigante textil está controlado desde la patrimonial Partler 2006, de la que también colgaban algunas destacadas inversores inmobiliarias, como la ya extinguida participación en la cadena hotelera NH Hoteles. La estructura se ha simplificado y todo se controla matricialmente desde la cabecera.

Según las fuentes del mercado, Pontegadea mutará en socimi por el método de escisión de activos, incluyendo los edificios emblemáticos que ha ido acumulando durante la última década en ciudades como Madrid, Barcelona, Nueva York, Chicago, París y Londres. Tan sólo quedarían al margen algunos activos concretos, como los de México (por razones jurídicas), y aquellas antiguas inversiones que soportan algún tipo de deuda financiera. El resto, libre de cargas financieras, cotizará en el vehículo.

Pontegadea evitará tributación por el impuesto de sociedades (30%) y sólo tendrán carga fiscal los dividendos que reparta a sus accionistas (hasta 27%)

Pontegadea se convertirá en la primera inmobiliaria (patrimonialista) de España. Y con beneficios. En 2012, según datos del registro, la sociedad facturó 164 millones de euros y obtuvo unos beneficios de 70 millones. A partir de ahora, estos resultados tributarán solo cuando se transformen en dividendos, aunque además podrán acogerse a un aplazamiento en el pago de hasta un año y medio, tiempo en el que puede reinvertir sin haber tributado. Un modelo por el que tributan los accionistas, pero no la sociedad.

La socimi de Pontegadea Inmobiliaria será de carácter unipersonal, no estará abierta a nuevos socios de salida, dado que su primera ampliación de capital se llevará a cabo con aportaciones de activos. Tampoco cotizará en ningún mercado. En concreto, se acogerá al instrumento legal del facilitador de liquidez, la manera para cumplir con la exigencia de que al menos exista un free float equivalente a dos millones de euros en acciones, para cumplir con la legalidad y al mismo tiempo evitar su cotización pública.

Vieja apuesta por el sector inmobilairio

Amancio Ortega no es un recién llegado al mercado inmobiliario. Al contrario que muchos inversores cortoplacistas, el propietario de Inditex lleva años dedicando el flujo dividendos anuales obtenidos del gigante de la moda (800 millones de euros en 2013) en comprar activos singulares de oficinas o de uso comercial. Nada de saldos. Normalmente, lo mejor y lo más caro pagado en efectivo y en muchas ocasiones con el propio Inditex como inquilino, aunque en ocasiones los son también competidores como H&M.

Torre Picasso. (Carlos Delgado)
Torre Picasso. (Carlos Delgado)

El confort de ser una de las personas más ricas del mundo ha permitido que Amancio Ortega prescinda de los bancos para levantar su emporio inmobiliario. La deuda de Pontegadea es muy baja, apenas supera los 300 millones de euros, una cantidad irrelevante en relación con los más de 5.000 millones de euros en activos que aglutina. Y eso a pesar de que el flujo de caja de los alquileres permitiría un gran apalancamiento financiero dada la capacidad de pago de intereses.

En una década, el empresario gallego se ha hecho con muchos de los activos más representativos del mercado nacional, desde la madrileña Torre Picasso a las antiguas sedes de Banesto y BBVA en Plaza Cataluña de Barcelona, además de edificios en Miami, Londres, Chicago o Nueva York. También con un componente inmobiliario destacado, Amancio Ortega ya ha aparcado su aventura hotelera y una vez liquidada su participación en NH Hoteles ahora tiene a la venta la caribeña Occidental Hoteles.

El flujo millonario de dividendos generado por Inditex ha permitido que Amancio Ortega se convierta también en un magnate del ladrillo. Cada año, su patrimonial tiene la presión de invertir en activos inmobiliarios, un ritmo de actividad que convierte al empresario coruñés en el candidato ideal para pujar por cualquier operación relevante del mercado, como ha ocurrido con el proceso de venta de la española Realia o de la cartera de oficinas parisinas de Risanamento. Ni siquiera 1.000 millones son un obstáculo.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios