Las aseguradoras se lanzan a por el cliente descontento con los tipos de los depósitos
  1. Empresas
PERO LOS BANCOS SON REACIOS A VENDER SEGUROS

Las aseguradoras se lanzan a por el cliente descontento con los tipos de los depósitos

El fin de la guerra de depósitos, por orden del BdE, ha dejado huérfanos a ahorradores conservadores que no saben dónde lograr rentabilidad

Foto: (Imagen de Corbis)
(Imagen de Corbis)

El fin de la guerra de depósitos, por orden del Banco de España, ha dejado huérfanos a muchos ahorradores conservadores que no saben dónde pueden conseguir la rentabilidad que ahora les niega su banco. En ese río revuelto están pescando los fondos de inversión y también quieren participar las aseguradoras. Su arma son los seguros de ahorro, un producto que ha pasado a ser competitivo con la caída de rentabilidad de los depósitos y que puede encontrar su hueco en el mercado actual, pero que choca con la reticencia a venderlo de los propios bancos porque les deja menos comisiones.

El presidente deMapfre, Antonio Huerta, explicaba esta semana que "los seguros de ahorro han tenido un crecimiento espectacular en 2013 en nuestra red, y son un producto muy atractivo para el ahorrador a largo plazo, pero los bancos tienen que convencerse de que tienen interés para sus clientes". Ésa es la batalla que pretenden librar este año las aseguradoras, en un contexto en que "los bancos tendrán que redefinir su política comercial, no sólo desde el punto de vista de la rentabilidad, sino del consumo de capital".

Los seguros de ahorro son productos que ofrecen una rentabilidad asegurada más otra potencial que suelen combinarse con coberturas de fallecimiento. Además, suelen exigir un período de permanencia mínimo (en el que hay penalización por retirar el dinero), lo cual los limita al ahorro a medio y largo plazo.La ganancia garantizada no puede superar el 2,35% anual, lo cual no tenía ningún interés cuando los depósitos a un año pagaban el 3%, pero ahora sí cuando apenas ningún producto bancario supera el 2%.

A la dcha. Antonio Huertas, presidente de Mapfre. (Mapfre)Mutua Madrileña también es muy agresiva en estos seguros, que en su caso crecieron un 100% en 2013 (aunque partiendo de un volumen muy bajo). Estas ventas se hacen de forma directa por las aseguradoras, porque los bancos con los que tienen acuerdos no se deciden a venderlos todavía. Pero explica que sonun producto que puede ser muy rentablesi la aseguradora reparte la rentabilidad extra que obtenga -en su caso reparten entre el 90% y el 95%-y si no se pasa con las comisiones. Así, un producto llamadoAhorro Fácilestá dando un 3,25% de rentabilidad hasta ahora.En el caso deMapfre, su seguro de ahorroMillón Vidatiene una rentabilidad creciente en función de la duración que se contrate, que podrá alcanzar unarentabilidad acumulada a vencimiento del 15% TAE.

Entonces, ¿por qué los bancos no los quieren vender? "Normalmente, los acuerdos de la bancacon las aseguradoras suelen contemplar un reparto al 50% de las comisiones, mientras que los fondos de inversión les dejan el 100%. Así que es lógico que las entidades prefieran vender fondos", según una fuente del sector. Eso explica que el dinero que sale de los depósitos esté pasando masivamente a los vehículos de inversión colectiva, que captaron 3.600 millones sólo en enero. "Además, los seguros son productos más complejos de gestionar, mientras que los fondos garantizados no tienen ningún trabajo y los fondos con rentabilidad objetivosiempre pueden decir que el mercado ha ido mal si no alcanzan su objetivo", añade.

Inconvenientes: rentabilidad limitada e iliquidez

Pero estos seguros tienen también algunos inconvenientes para el partícipe. El primero es el citado límite a la rentabilidad asegurada, que impone la Dirección General de Seguros precisamente para evitar guerras como la de los depósitos bancarios. A partir de ahí viene la rentabilidad potencial, pero ésta puede no alcanzarse si los mercados no acompañan.

En segundo lugar, están las penalizaciones y los períodos mínimos de permanencia, que los hacen sólo aptos para aquellos ahorradores dispuestos a asumir la iliquidez. La propia Mutua ha lanzado ahora otro producto llamadoAhorro Garantíaque exige una permanencia de dos años frente al anterior, que era totalmente líquido, por la mayor dificultad que presentan ahora los mercados de renta fija. La cuestión es si esa rentabilidad del 2,35% compensa la iliquidez o no.

Finalmente, el propio sector asegurador se pega tiros en el pie, puesto que hay productos que cobran unas comisiones muy elevadas y que retienen la mayor parte de la ganancia adicional que obtiene la cartera de inversiones ligada al seguro en vez de repartirla al cliente. Finalmente, también hay problemas de transparencia: "Hay productos complejísimos que calculan la rentabilidad como un porcentaje de la cuenta técnica, que nadie sabe lo que es, en vez de decirle al cliente cuál es la rentabilidad que va a cobrar una vez hechos todos los cálculos", añade la fuente citada.

Depósitos Aseguradoras Banco de España
El redactor recomienda