el canadiense brookfield disputa la inmobiliaria

Villar Mir se alía con el fondo Highbridge para financiar su conquista de Colonial

El interés del fondo canadiense Brookfield ha forzado a Villar Mir a redoblar esfuerzos por Colonial. Con el fondo Highbridge como socio en la sombra.

Foto: El presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir (Efe)
El presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir (Efe)

El ladrillo español se pelea con dinero de fuera. Faltan menos de 24 horas para que Colonial celebre la junta de accionistas que decidirá el futuro de su propiedad y las espadas están en todo lo alto. El interés del fondo canadiense Brookfield ha obligado al empresario Juan Miguel Villar Mir a redoblar esfuerzos. El español confía parte de sus opciones al dinero de su socio en la sombra, el fondo de deuda Highbridge, que financia con más de 150 millones de euros el 50% de la inversión del viejo ingeniero, que además cuenta en su terna con el dinero de la familia colombiana Santo Domingo (100 millones) y de la andorrana de Banco Mora (otros tantos).

Villar Mir y sus aliados necesitan que los accionistas refrenden mañana el apoyo que ya tienen del consejo de administración, donde los fondos Orion y Colony, con el 19% del capital y contrarios a su oferta, no tienen representación. La alternativa de los private equity es el fondo canadiense Brookfield, que atesora cerca del 50% de la deuda de Colonial y pretende vender la filial francesa Société Fonciére Lyonnais antes de 2015 para repagar y reestructurar la deuda de 2.100 millones que arrastra la inmobiliaria. Esta operación reportaría cerca de 1.000 millones (Colonial controla el 53% de SFL), pero dejaría una minusvalía de 250 en el balance de la inmobiliaria.

Para superar las condiciones de Brookfield, Villar Mir confía en conseguir mejores condiciones para la refinanciación de la mano de Credit Agricole, accionista de Colonial con un 19%, que se ha comprometido a refinanciar la deuda con un nuevo crédito sindicado. A cambio, entran 500 millones de euros con la nueva ampliación de capital (controlar hasta el 30%, sin lanzar OPA), donde una buena parte de la posición será financiada por el fondo Highbridge, que tras varios intentos consigue desembarcar en una transacción española de la mano de StormHarbour, y se preserva en torno a un 40% de la francesa SFL, que sólo sería vendida parcialmente.

Brookfield versus Villar Mir

Hasta que se reconoció la semana pasada, Brookfield y Villar Mir han librado un pulso sordo durante los últimos meses. Fruto de esa pugna, Villar Mir compró el 19% de Colonial a Royal Scotland Bank hace sólo unos días, como réplica al intento del fondo canadiense de hacerse con ese porcentaje a 0,60 euros por título, un precio que representaba una prima del 20% respecto al de la ampliación de capital que ha garantizado el consorcio del empresario español (0,50 euros/acción). Al final, Villar Mir tuvo que pagar 1 euro por acción (43 millones de euros), el doble del precio fijado para su entrada, para hacerse con ese 19% y blindar la junta de accionistas.

Respecto a los minoritarios de Colonial, tanto Caixa (5,7%) como Banco Popular (4,6%) tienen un papel residual, si bien es cierto que apoyan la opción de Villar Mir, con quien la entidad catalana es socia en Abertis, como el propio Brookfield. Con su voto a favor en la junta de accionistas, más el de Calyon, el consorcio liderado por el español tendría ganrantizado el 50% necesario para aprobar su entrada. Este escenario, sin embargo, no significará una derrota de Brookfield. El fondo canadiense compró el 46% de los 1.800 millones de deuda de Colonial con un importante descuento y sólo venderá su posición en la refinanciación a cambio de una importante plusvalía.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios