Luis del Rivero se forra con las acciones de YPF gracias a sus enemigos Brufau y Fainé
  1. Empresas
gana un 200% con la compra de acciones

Luis del Rivero se forra con las acciones de YPF gracias a sus enemigos Brufau y Fainé

Invirtió cinco millones de dólares en títulos de la petrolera argentina expropiada a Repsol, una inversión cuyo valor asciende hoy a cerca de quince.

placeholder Foto: El expresidente de Sacyr Luis del Rivero. (EFE)
El expresidente de Sacyr Luis del Rivero. (EFE)

La guerra y la solución al conflicto entre Repsol e YPF han sido tan esperpénticas que uno de los que más partido le ha sacado a esta refriega entre empresas y países ha resultado uno de los que primero cayó en combate. Se trata de Luis del Rivero, el expresidente de Sacyr que intentó con Pemex tomar el control de la petrolera española y que, tras su dimisión forzada de la constructora, compró unas acciones del grupo argentino que han triplicado su valor.

El empresario murciano nunca pensó que después de ser la primera víctimadel enfrentamiento entre Repsol, YPF y Pemex le sacaría tanto rédito a la batalla. Del Rivero, que tuvo que dejar la presidencia de Sacyr en octubre de 2011 tras ser apartadopor su mano derecha, Manuel Manrique, empezó a comprar acciones de la empresa argentina cuando Cristina Fernández de Kirchnernacionalizó la filial de la multinacional española.

Ni corto ni perezoso, se presentó en la primera junta general de accionistas de YPF tras la expropiación a Repsol, celebrada en Buenos Aires. En la capital latinoamericana desveló que había invertido unos cinco millones de dólares en comprar títulos de la empresa pública porque le parecía una “buena opción”. Con su socarronería habitual, añadió que no adquiriríamás porque era “pobre”, un mensaje similar al que lanzó cuando en 2006 se hizo con el 10% de Repsol, que posteriormente elevó hasta el 20%.

En YPF se quedó en esos cinco millones que invirtió a un precio próximo a los diez dólares por acción. Hoy, la cotización de la empresa argentina se cambia en la Bolsa de Nueva York a cerca de 30 dólares, por lo que la apuesta le ha salido redonda. Los títulos se han revalorizado casi un 200%. Si vendiera, obtendría 15 millones de dólares en poco más de 18 meses. Un gran negocio que, en parte, tiene que agradecer a la expropiación de YPF a Antonio Brufau (quienle expulsó del consejo de Repsol) y a la gestión posterior de Isidro Fainé, su otro enemigo, por conseguir el preacuerdo de compensación.

"Cuando me echaron de mi propia empresa, vendí todo, pagué mis deudas, y entonces empecé a analizar en qué invertir. YPF me pareció una buena opción", aseguró Del Rivero a varios medios locales, antes de decir que estudiaba la posibilidad de comprar más títulos, aunque no muchos más.Clarín publicó en aquellos días que Del Rivero "reapareció" en YPF "de la mano" del Gobierno argentino y que antes de la junta departió con el viceministro Axel Kiciloff, el ejecutor de la nacionalización.

Aquel encuentro sentó a cuerno quemado en Repsol, que no entendíacómo el empresario murciano podía cuestionar la gestión de la petrolera española en una etapa en la que él era su vicepresidente. Del Rivero sigue pensando que el conflicto con Argentina ha debido resolverse de otra manera para los intereses de la compañía participada todavía por Sacyr en un 9,6% y que la gran pérdida es no haber sabido gestionar el yacimiento de Vaca Muerta, una mina de oro para el futuro de Repsol.

"No puede haber estas peleas entre pueblos hermanos. ¿Dónde hay fuera de Argentina una avenida Juan Perón? Sólo en Madrid", señaló en la citada junta antes de asegurar, en alusión a la expropiación, que la mayoría de los estados buscan tener participación en Vaca Muerta. Es el caso de México, que quiere convertirse a través de Pemex en el socio preferencial de Argentina en la explotación del shale oil.

Manuel Manrique YPF Isidre Fainé Antonio Brufau Luis del Rivero Pemex
El redactor recomienda