Es noticia
Menú
La Generalitat solivianta a los ‘botiguers’ con los nuevos centros comerciales
  1. Empresas
SE ROMPE LA ALIANZA CIU-PEQUEÑOS COMERCIOS

La Generalitat solivianta a los ‘botiguers’ con los nuevos centros comerciales

CiU baja en las encuestas por la nueva política comercial impulsada por las consellerias de Empresa y Ocupación (Puig) y Territorio y Sostenibilidad

Foto: Centro Comercial Glòries. (http://blog.gmg.cat/)
Centro Comercial Glòries. (http://blog.gmg.cat/)

La historia dice que las mayorías electorales de CiU se basan en el apoyo incondicional de un colectivo sociológico, el de los botiguers, el tradicional tendero catalán. Sin embargo, esta relación de amor parece estar tocando a su fin. De hecho, CiU baja en las encuestas por la nueva política comercial impulsada por las consejerías de Empresa y Empleo (Felip Puig) y Territorio y Sostenibilidad (Santi Vila). En esencia, la vieja política de los tiempos de Jordi Pujol de limitar los grandes centros comerciales ha saltado por los aires, y ahora se aspira a lo contrario: cuantos más centros comerciales mejor, porque así se garantizan más ingresos.

La Generalitat ya estaba desplegando una política de otorgar permisos de ampliaciones a centros comerciales como Glòries, Baricentro o La Maquinista. Pero la gota que ha colmado el vaso ha sido la planificación de 200.000 metros cuadrados nuevos de superficie comercial en Cerdanyola (Barcelona).

Este planeamiento ha irritado profundamente a la Confederación de Comercio de Cataluña, pese a que se trata sólo de planificación urbanística que impulsa el Incasol –la empresa pública tenedora de suelo de la Generalitat– y el Consorcio Parc Científic Alba, en el que participa, entre otros, el Ayuntamiento de Cerdanyola.

Para calibrar el alcance de esta ruptura hay que entender que el pequeño comercio siempre ha sido el aliado estratégico de CiU. Así, ha ofrecido sus tiendas para la Lotería de Navidad de la Generalitat, la Grossa. Ahora, en cambio, les ‘devuelve el favor’ potenciando centros comerciales para aplicarles nuevos tributos.

Modificación del Centro Comercial Glòries.Fuentes cercanas al Incasol señalan que sólo se está acelerando el planeamiento, pero que no se piensa urbanizar nada. Entre otras cosas porque no hay dinero. Y que tampoco se está en contacto con operadores o promotores de centros comerciales. La tramitación urbanística durará un año o más si la Confederación de Comercio de Cataluña, como ya ha anunciado, se persona en el expediente para reducir de manera drástica la superficie comercial de este nuevo proyecto en Cerdanyola.

Además, la prioridad del Incasol es comercializar la primera fase y no la segunda, que es esta parcela de 24 hectáreas que incluiría también oficinas, un hotel y 4.000 viviendas. La verdad es que, con la demanda inmobiliaria famélica, este proyecto es, a día de hoy, una entelequia.

Prioridad, la primera fase

La prioridad del Incasol es comercializar la primera fase del Parc Científic Alba, que suma 600.000 metros cuadrados de techo construible, pero que no está arrancando, pese a que sí que se encuentra en una zona ya urbanizada. Está destinado a que empresas puedan construir edificios de oficinas, básicamente del sector tecnológico. Pero en la práctica sólo La Caixa y el grupo de ingeniería Sener han instalado sedes.

Los promotores del proyecto, el Incasol y el municipio de Cerdanyola básicamente, han invertido 110 millones de euros en la primera fase, que se han obtenido en buena parte de un crédito del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Este préstamo ha de empezar a amortizarse en 2016, pero a tenor de la marcha de la comercialización en los medios financieros consultados se da por hecho que se negociará un nuevo plazo.

Concentración de superficie comercial

El Parc Científic Alba es el proyecto de promoción inmobiliaria más importante de Cataluña. Un total de 340 hectáreas, en las que se incluyen 1,9 millones de metros de superficie construible y que debería desarrollarse en varias fases. En teoría, el acelerador de partículas Sincotrón iba a servir de locomotora a las empresas para instalarse. Pero este sufrió retrasos y, cuando estuvo acabado, el ciclo inmobiliario había cambiado completamente.

La Maquinista. (http://commons.wikimedia.org/)Lo que hace el nuevo planeamiento inmobiliario que tanto ha soliviantado al pequeño comercio es permitir la concentración del total de superficie comercial en un gran megacomplejo. Pero, tal y como está ahora el mercado, eso es pura ciencia ficción. Lo que le da credibilidad son los 864 millones que el conseller de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, asegura que vendrán de privatizaciones de activos inmobiliarios, muchos de ellos en el balance del Incasol. Como ERC ha vetado la venta de vivienda social, ahora todo el mundo mira la cartera de suelo de esta empresa pública, a pesar de que la actual situación del mercado inmobiliario hace que el suelo se contabilice a cero en la mayoría de los balances de las empresas promotoras.

La historia dice que las mayorías electorales de CiU se basan en el apoyo incondicional de un colectivo sociológico, el de los botiguers, el tradicional tendero catalán. Sin embargo, esta relación de amor parece estar tocando a su fin. De hecho, CiU baja en las encuestas por la nueva política comercial impulsada por las consejerías de Empresa y Empleo (Felip Puig) y Territorio y Sostenibilidad (Santi Vila). En esencia, la vieja política de los tiempos de Jordi Pujol de limitar los grandes centros comerciales ha saltado por los aires, y ahora se aspira a lo contrario: cuantos más centros comerciales mejor, porque así se garantizan más ingresos.

El redactor recomienda