Arturo Fernández cierra la venta del 51% de Grupo Cantoblanco por 50 millones
  1. Empresas
LUIS SANS, intermediario

Arturo Fernández cierra la venta del 51% de Grupo Cantoblanco por 50 millones

El vicepresidente de la CEOE rubrica la venta del 51% de su grupo hostelero a una “family office”. Luis Sans ha actuado de intermediario en la operación

Foto: Juan Rosell, presidente de la CEOE (izq.), y Arturo Fernández, presidente de la patronal madrileña (EFE)
Juan Rosell, presidente de la CEOE (izq.), y Arturo Fernández, presidente de la patronal madrileña (EFE)

El presidente de Arturo Cantoblanco, Arturo Fernández, ha cerrado este viernes la venta del 51% de su grupo hostelero a una family officepor un importe de 50 millones de euros. La operación se formalizará la próxima semana, pero las conversaciones ya han concluido con un acuerdo, según ha confirmado a El Confidencial el propio Fernández. En el traspaso ha intermediadoLuis Sans Huecas, persona a la que contrató hace un año Julio Ariza para que gestionara la crisis del Grupo Intereconomía.

El apellido de la familia que asumirá el control de Arturo Cantoblanco permanece por ahora en secreto. El fundador y máximo responsable hasta el momento del grupo seguirá ligado al proyecto como presidente ejecutivo, pero con el objetivo de ceder progresivamente la responsabilidad a un nuevo equipo de gestión. Así, en los próximos días se conocerán los nombres de los nuevos consejero delegado y director general del conglomerado.

Caída de la facturación

“Es una operación que va a darnos liquidez después del año tan malo que hemos pasadocomo consecuencia de la crisis económica”, explica Fernández, presidente también de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), la patronal autonómica. En efecto, la contabilidad del grupo refleja un empeoramiento de su situación financiera. Arturo Cantoblanco, con casi 2.000 empleados en plantilla, concluirá 2013 con una facturación de 130 millones de euros, un 25% menos de que lo que ingresó en 2012. Además, acumula numerosas deudas con proveedores, Hacienda y la Seguridad Social. “Una parte de los fondos irá destinado a cubrir los pagos pendientes que tiene el grupo y el resto permitirá iniciar un plan de expansión. Me ilusiona mucho esta operación”, afirma el aún presidente del grupo.

La operación es fruto de una negociación que arrancó hace varias semanas. El encargado de poner en contacto a Fernández con este grupo inversor familiar ha sido Luis Sans, el directivo al que Ariza ha encargado la reestructuración del Grupo Intereconomía.

A Arturo Fernández no le quedaba otra salida si quería evitar el concurso de acreedores. La semana pasada, la mesa de contratación del Congreso de los Diputados certificó la derrota del grupo de Fernández, Arturo Cantoblanco, en el concurso para la adjudicación del servicio de cafetería de la Cámara Baja durante los próximos cuatro años. Gestionaba esa concesión desde hacía22 años y su prórroga le habría reportado unos ingresos fijos de 4,2 millones, además de las ganancias que habría conseguido por el cobro directo de las consumiciones. Pero finalmente se encargará de la cafetería del Congreso una de sus mayores competidoras en el sector de la restauración, la también madrileña Eurest, que también gestiona el bar del Parlamento de Cataluña.

Sólo unas horas después de esa primera derrota, Ifema decidió quitarle la concesión de su servicio de cafetería. Fuentes cercanas a la decisión aseguran que la salida de Arturo Cantoblanco se decidió por los problemas financieros que atraviesa la compañía. Según las mismas fuentes, no habría pagado el millón de euros del canon correspondiente al pasado ejercicio. Además, el grupo de Fernández también adeudaría en estos momentos las cotizaciones a la Seguridad Social de los empleados que tiene contratados en los establecimientos de Ifema.

El empresario admite esas deudas,pero asegura que el abandono de la concesión antes de tiempo es el resultado de un acuerdo amistoso. “Sólo este año vamos a perder 900.000 euros en Ifema. Llegamos hace tres años y nos quedaban otros tres, pero en estas condiciones no tiene sentido seguir. Fuimos nosotros los que pedimos dejar la concesión. Tenemos deudas con ellos, pero ellos también las tienen conmigo. Al final se equilibrarán”, asegura.

Deudas con Hacienda

No son las únicas deudas del grupo. Hace unos días, la Agencia Tributaria envió una comunicación a los grupos parlamentarios del Congreso para pedirles que le pagaran las facturas que tuvieran pendientescon Arturo Cantoblanco por el servicio de cafetería. Hacienda intenta cobrar de esta forma una deuda contraída por el líder de la patronal madrileña de 416.865euros.

Pese a las dificultades, Fernández asegura que la compañía tiene por delante un gran futuro. Sus planes pasan por la ampliación del equipo comercial y la apuesta por el mercado exterior. “Desde el pasado 1 de octubre estamos gestionando dos hospitales en Chile en los que vamos a servir más de 600.000 comidas al año, una cifra muy importante. Es nuestra primera experiencia en el extranjero, pero el negocio pinta muy bien, y esperamos cerrar más operaciones fuera”, concluye.

Adelanta también que se presentará a las elecciones que celebrará la CEIM el próximo año. Llegó a la presidencia de la patronal madrileña en 2007 con el respaldo de un amplio sector del Partido Popular, pero ese apoyo se ha ido diluyendo en los últimos meses. Las noticias que rodean al grupo últimamente han aumentado esa brecha. Con todo, Fernández está convencido de su victoria. “Me voy a presentar a las elecciones y voy a ganarlas”, advierte.

Julio Ariza CEIM Ifema Seguridad Social
El redactor recomienda