OPA de 700 MILLONES POR LA COMPAÑÍA ESPAÑOLA

La mexicana Sigma y Pedro Ballvé lanzan una OPA sobre Campofrío

La compañía de elaborados cárnicos Campofrío ha sido objeto de una oferta pública de compra (OPA) amistosa de 700 millones por parte del grupo mexicano Sigma.

Foto: La mexicana Sigma y Pedro Ballvé lanzan una OPA sobre Campofrío

El dinero extranjero sigue llegando a la bolsa española. Esta vez es turno para Campofrío. La compañía de elaborados cárnicos ha sido objeto de una oferta pública de compra (OPA) amistosa por parte del grupo mexicano Sigma, que pone 700 millones de euros para hacerse con la compañía de los Ballvé. De esta manera, la firma mexicana de alimentación paga en efectivo 6,8 euros por acción, lo que representa un 10% de prima sobre el cierre del miércoles (6,1 euros) y un 26% respecto al precio ponderado por volumen de los últimos seis meses. Suspendida de cotización antes de la apertura del mercado, a su vuelta las acciones se disparaban más de un 10%.

Antes de lanzar su oferta, Sigma (asesorado por Bank of America Merrill Lynch y Linklaters) se garantizó apoyos en Campofrío. Por un lado, tanto el fondo de inversión Oaktree (24,3%), asesorado por DLA Pipier, como La Caixa (4,2%) se han comprometido a vender sus participaciones. Del otro, a esos paquetes se suma el 12,4% de la familia fundadora, que vende su parte, aunque al mismo tiempo su presidente, Pedro Ballvé, entra como socio inversor junto a la firma mexicana con una proporción equivalente a su participación, en torno al 6% (la otra parte es de los herederos de su hermano Fernando), y con posibilidad de ampliarla hasta el 12% del capital.

La única gran incógnita respecto a la operación pasa por la china Shuanghui, propietaria de un 37% de Campofrío después de que comprara al fabricante estadounidense Smithfield, socio estratégico de la compañía española. Precisamente, la oferta de Sigma llega en un momento accionarial muy especial, dado que la cárnica china debe resolver antes de finales de diciembre la venta obligatoria de un 7% para quedarse por debajo del umbral del 30% que le exime de lanzar una OPA. Esa incertidumbre, junto a las posiciones vendedoras de Oaktree y La Caixa hacía que hubiera un 30% del capital susceptible de cambiar de manos.

Pedro Ballvé
Pedro Ballvé
Para resolver este rompecabezas accionarial, Pedro Ballvé ha sido capaz de convencer a Sigma de la oportunidad que representa Campofrío. De esta manera, el empresario burgalés repite en cierta medida la operación que trató de hacer hace dos años con la propia Smithfield para quedarse con el control absoluto de la compañía, aunque entonces no prosperó tras el recule de la norteamericana. Ahora, el dinero del socio es mexicano y Ballvé se convierte su hombre de confianza para España como primer ejecutivo de su filial en nuestro país y al mismo tiempo mantiene la presidencia ejecutiva de Campofrío durante los próximos cinco años.

Este nuevo escenario accionarial abre a Shuanghui un horizonte muy distinto al imaginado hasta ahora, ya que puede no estar interesado en mantener un 30% de Campofrío siendo socio minoritario. Según fuentes del mercado, Sigma y Ballvé estarían interesados en que se mantuviera como accionista dada la complementariedad de los mercados en los que operan cada uno de ellos. Esta situación permitiría a la compañía contar con un socio que les diera entrada y mayor presencia geográfica en el mercado asiático y, de esa manera, pasar a estar presentes en otra gran área geográfica (Europa, EEUU y Centroamérica).

La china Shuanghui tiene que decidir qué rol asumir dentro de la nueva Campofrío

En cualquier caso, Ballvé ha decidido despejar las incógnitas antes de saber cómo resuelve su situación Shuanghui, una vez que la compañía china había optado por no lanzar una oferta por toda la compañía. Para ello, el empresario burgalés se ha asociado con Sigma, un grupo alimentario internacional (41 plantas en 10 países) especializado en carnes frías y productos lácteos que factura 2.600 millones de dólares al año, una cifra similar a la de Campofrío. Su nuevo socio forma parte de Alfa, un gran conglomerado industrial mexicano (petroquímico, siderurgia, energía y telecomunicaciones) que factura cerca de 16.000 millones de dólares.

Esta operación sigue el curso de otras muy recientes protagonizadas por capital extranjero comprando compañías españolas, como acaba de ocurrir con la envasadora Mivisa o con la compra del 6% de FCC por parte de Bill Gates. Pero además, la oferta de Sigma por Campofrío abunda sobre el interés del dinero mexicano por activos españoles, ya que durante los últimos meses se han sucedido operaciones en esa dirección. Además del multimillonario Carlos Slim, siguen su estela otros como el grupo de transportes ADO (Avanza), el inversor David Martínez (Banco Sabadell), la panificadora Bimbo (Bimbo) y la petrolera Pemex (Repsol).

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios