ESTA SEMANA, LAS OFERTAS NO VINCULANTES

NCG Banco pierde valor antes de su venta al ceder el 30% de cuota en Galicia

La subasta de NCG Banco (Novagalicia) entra en su recta final más reñida que nunca. Los bancos interesados apuntan a que ha perdido cuota de mercado

Foto: José María Castellano (i) (EFE)
José María Castellano (i) (EFE)

La subasta de NCG Banco (Novagalicia) entra en su recta final más reñida que nunca. Los bancos interesados en la entidad aseguran que la revisión de sus cuentas (data room) revela que su cuota de mercado real en Galicia se sitúa en el 30%, frente al 42% para créditos y el 50% para depósitos que aseguraba tener la entidad hasta ahora. Esta fuerte pérdida de cuota, que se explica por la desconfianza de los clientes tras la nacionalización y el escándalo de las preferentes, es un argumento más que los bancos utilizan para rebajar las pretensiones del FROB y apoyar su petición de un EPA (esquema de protección de activos) que las cubra de pérdidas futuras. Asimismo, exigen poder apuntarse los 4.500 millones de crédito fiscal con que cuenta la entidad. La clave para que se salgan con la suya está en si el fondo Guggenheim va a mantener su puja, a pesar de tener que poner un depósito de 700 millones o no.

“Lo que compras con NCG básicamente es cuota de mercado en Galicia, y si esta cuota se hunde, evidentemente el precio tiene que ser menor”, explica una de las entidades interesadas en la subasta de la antigua fusión de cajas gallegas, hoy nacionalizada después de una inyección de casi 9.000 millones de dinero público.

Con este descenso de cuota, NCG sigue siendo el líder del mercado en Galicia, pero ya no es “el dueño del cortijo” como era hasta ahora, en palabras de la citada fuente. De hecho, ahora el Banco Pastor (comprado por el Popular) se acerca bastante a él con una cuota del 22%, lo cual explica que el banco que preside Ángel Ron anunciara el viernes que no presentará oferta por su competidor.

Pastor ha sido el gran beneficiado de la huida de clientes de NCG, ya que se sigue percibiendo como una entidad gallega pese a su venta al Popular. Pero también han pescado en esas aguas revueltas los tres candidatos a hacerse con la entidad: Santander, BBVA y CaixaBank.

El director general del FROB, Antonio Carrascosa
El director general del FROB, Antonio Carrascosa
“Era imposible mantener esa cuota con los problemas de imagen de una entidad que ha sido nacionalizada, que ha engañado a miles de clientes con las preferentes y que no ha resuelto del todo el problema [después de cerrar en falso el arbitraje, ahora está buscando acuerdos judiciales] y cuyos responsables anteriores siguen desfilando por los juzgados”. De hecho, la Audiencia Nacional ha citado como imputados a nuevos miembros del consejo por las escandalosas indemnizaciones que cobraron al dejar sus cargos.

Ante este tsunami, poco ha podido hacer el equipo de José María Castellano, más preocupado por que la venta de la entidad mantenga la independencia y galleguidad (y el actual equipo gestor) de NCG, cosa que es posible si la adquiere el fondo Guggenheim pero no si lo hace un banco español, por más que Isidre Fainé, presidente de La Caixa, se haya hecho ‘gallego’ para otorgar esas garantías.

Sea como fuere, estos bancos consideran que, si se le suma al descenso de cuota la necesidad de cerrar oficinas no rentables y echar gente, la conclusión es que el precio que están dispuestos a pagar por la entidad gallega cada vez se reduce más. Como informó la semana pasada El Confidencial, los tres interesados se han plantado ante el ministro de Economía, Luis de Guindos, y le han exigido un EPA para pujar por la entidad en vez del pago positivo de hasta 1.400 millones que pretendía el FROB, habida cuenta de que mantiene una cartera de créditos con una elevada pérdida esperada pese al traspaso del crédito promotor a Sareb.

Estas exigencias llegan justo en la semana en que deben presentarse las ofertas no vinculantes (manifestaciones de interés) por NCG, después de sucesivos aplazamientos que han retrasado la resolución del proceso hasta finales de noviembre como muy pronto. De hecho, algunas de las fuentes consultadas aseguran que es posible que ni siquiera haya subasta si el FROB no considera aceptable ninguna oferta y que se vaya a una adjudicación directa (como la de Banco de Valencia) o a un troceo de la entidad.

Guggenheim tiene la clave de la subasta

La clave en la decisión del fondo de rescate que dirige Antonio Carrascosa estará en la actitud de Guggenheim. El fondo aliado de Castellano y de Alberto Núñez Feijóo (partidario de la opción de la independencia y la galleguidad) ha aceptado hasta ahora las condiciones impuestas por el Banco de España: pujar por el 100% de la entidad –inicialmente pretendía hacerlo sólo por el 51%– y un compromiso de permanencia de cinco años. Pero ahora, el supervisor también le ha exigido un depósito de unos 750 millones para socorrer a NCG en caso de necesidad de nuevo capital.

Esta exigencia, que no se hace a los bancos porque ellos fusionarían NCG y le ayudarían con su propio capital, resulta bastante peliaguda para un fondo de capital riesgo, cuyos inversores exigen retornos muy elevados (superiores al 20% por lo general) que serían imposibles de alcanzar en esta operación si tienen que dejar aparcado tanto dinero durante tanto tiempo. Si esto hace desistir a Guggenheim, los bancos tendrán todos los triunfos en la mano y el FROB tendrá que aceptar sus condiciones.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios