Europa se vale del espionaje para impedir la invasión de las empresas de EEUU
  1. Empresas
DISIPA UNA POSIBLE OPA SOBRE TELEFÓNICA

Europa se vale del espionaje para impedir la invasión de las empresas de EEUU

La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha dado una excusa más a los gobiernos europeos para impedir la invasión de las empresas norteamericanas.

Foto: César Alierta, presidente de Telefónica
César Alierta, presidente de Telefónica

La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) ha dado una excusa más a los gobiernos europeos para impedir la invasión de las empresas norteamericanas. La incipiente recuperación económica, sumada a los bajos precios de cotización en las bolsas, ha disparado las alarmas ante la posibilidad de que el capital americano se haga con compañías de bandera de la región. Ycuando se menciona este tipo de operaciones el primer ejemplo que viene a la cabeza es AT&T.

Ahora, las ambiciones de AT&T se han visto frustradas ante el grito de Europa contra el espionaje por parte de EEUU. Y es que el sector de las telecomunicaciones es especialmente vulnerable en este sentido y el gigante estadounidense no ha ocultado sus intenciones de entrar en el negocio de la telefonía móvil de la región como una forma de acelerar el desarrollo de los servicios de cuarta generación (4G).

De hecho, justo antes de verano el gobierno español habría rechazado los cantos de sirena de la estadounidense después de que un célebre intermediario trasladara a Mariano Rajoy la intención de AT&T de lanzar una Oferta Pública de Adquisición (OPA) por Telefónica, que hubiera supuesto el desembolso de unos 70.000 millones de euros, más la asunción de una deuda entonces de 52.000 millones de euros.

En aquel momento, las autoridades españolas rechazaron de manera tajante cualquier posibilidad de que el capital extranjero se apropie de compañías que alimentan buena parte del PIB nacional e hicieron a El Confidencial toda una declaración de intenciones: “Ya está bien de que los americanos vengan a robarnos los tesoros del Odissey”.

Sin embargo, la sombra sobre la compañía que preside César Alierta siempre ha estado ahí, al menos, hasta hoy. Los documentos filtrados por el ex técnico de la NSA Edwar Snowden que han destapado el escándalo de espionaje de EEUU a gobiernos, autoridades, embajadas y organismos oficiales europeos se han vuelto en contra del gigante de las telecomunicaciones.

De hecho, Alemania, uno de los países más indignados con el escándalo después de conocer que EEUU podría, incluso, haber pinchado el teléfono a la misma canciller Angela Merkel, ya ha avisado: AT&T tiene que clarificar su relación con la NSA y respetar las leyes sobre la privacidad del país antes de cerrar cualquier tipo de acuerdo con cualquier compañía que tenga presencia en Alemania.

Así lo ha expresado Peter Schaar, comisionado federal alemán para la protección de datos, que ha asegurado que AT&T tendría que negar cualquier tipo de información a la NSA y que tanto los organismos alemanes como por los reguladores europeos someterían a la compañía, llegado el caso, a un minucioso escrutinio antes de autorizar la operación.

Y la mayor beneficiada de esta oleada antiamericana no es otra que Telefónica. No en vano, tras la compra de E-Plus a KPN, que se cerrará previsiblemente a primeros de 2014 después de que el pasado 2 de octubre la junta de accionistas de la holandesa aprobara la operación, convertirá a la española, a través de su filial Telefónica Deutscheland, en el segundo operador de Alemania.

Lo mismo ocurriría en el caso de Vodafone, que opera también Alemania y tras comprar el control del 74,48% Kabel Deutscheland Holding se convierte en la compañía líder del sector. En este sentido, desde Wall Street son muchos los banqueros y analistas que esperan que AT&T haga una oferta por la británica que es propietaria de una amplia red de telefónica móvil en toda Europa.

En este sentido, fuentes del gobierno germano han afirmado que las “telecos que operan en Alemania deben someterse a las leyes alemanas”, independientemente de su país de procedencia, en clara alusión a AT&T. No en vano, la estadounidense se encuentra entre las compañías estadounidenses que han suministrados datos de llamadas a la NSA para sus programas de vigilancia, como muestran los documentos del ex técnico publicados en el Wall Street Journal.

Noticias de Telefónica