EL PRIMER AFECTADO ES EL DIRECTOR GENERAL

Coca-Cola ajusta su plantilla en España tras fusionar sus siete embotelladoras

Está decidido y comunicado. El pasado lunes, la filial española de Coca-Cola que preside Marcos de Quinto comunicó a sus 180 empleados un plan de ajuste

Foto: Latas de Coca Cola en la nueva fábrica de la compañía
Latas de Coca Cola en la nueva fábrica de la compañía

Está decidido y comunicado. El pasado lunes, Coca-Cola España, la filial española de Coca-Cola que preside Marcos de Quinto, comunicó a sus 180 empleados la decisión de llevar a cabo un plan de ajuste que afectará en torno al 20% de su plantilla (algo más de 30 empleados). La fusión de las siete compañías embotelladoras del grupo de refrescos (Coca-Cola Iberian Partners) ha transformado todo el universo del gigante de Atlanta en nuestro país. El primero de estos cambios ha afectado a la figura del director general, Fernando Amenedo, que el pasado viernes informó a sus compañeros de su marcha de la compañía a lo largo de los próximos seis meses.

Las sinergías producidas tras la fusión hacen que Coca-Cola España preste menos servicios a sus fabricantes, por lo que su estructura se ve afectada negativamente. En ese contexto, y para cargarse de legitimidad, Marcos de Quinto ha decidido prescindir de su número dos, que ejercía como responsable de Marketing plenipotenciario, pero sin competencias sobre el área financiera ni jurídica. A partir de este punto, la compñaía ha tratado de minimizar el impacto del ajuste, consiguiendo que un tercio sea recolocado en el nuevo embotellador ibérico, otro se acoja a un programa de prejubilaciones y el restante salga con condiciones ventajosas.

Otro de los efectos de integración afectará a Coca-Cola Gestión, la sociedad conjunta que Coca-Cola España y los siete embotelladores compartían al 50% antes de unirse en Coca-Cola Iberian Partners. Esta división, encargada de coordinar los servicios comerciales entre la matriz y sus fabricantes, se integrará en el gigante industrial, asumiendo al total de 50 empleados, según han confirmado fuentes oficiales. Todo este proceso fue explicado el pasado lunes a la plantilla de la multinacional, a la que se ha informado del plan iniciado para adecuar la dimensión de la filial española a la relación con la nueva compañía embotelladora presidido por Sol Daurella.

Aunque el ajuste de la estructura de Coca-Cola España está definido y comunicado, todavía faltan algunos flecos del calendario por decidir. De acuerdo a los planes iniciales, está previsto que el ajuste se tramite en lo que queda de año, de manera que 2014 arranque ya con la reorganización ejecutada. Con estos cambios, el gigante de los refrescos da por completado su proceso de reorganización en España, donde lleva presente 50 años con una estructura particular que la reciente fusión entre los siete embotelladores ha transformado, ajustándose así a los deseos de Coca-Cola Company de unificar el proceso industrial y establecer una interlocución única.

El movimiento no ha sido fácil. Han sido necesarios dos años para la creación de Coca-Cola Iberian Partners. Durante ese periodo de negociaciones, las relaciones entre Coca-Cola España y sus siete fabricantes (Cobega, Casbega, Norbega, Begano, Colbega, Rendelsur y Colebega), a la que se ha sumado también la división de Portugal, han estado coordinadas por el director general Fernando Amenedo, evitando que las discrepancias existentes entre propietarios de las concesiones y la concesionaria abortaran el plan de integración. Una vez concluido el proceso y tras quince años en la compañía, el director general ha puesto punto y final, pero no será el único.

De momento, el primero en asumir las consecuencias de la reorganización industrial de Coca-Cola en España ha sido la filial corporativa que lidera De Quinto. Sin embargo, el verdadero cambio lo protagonizarán los embotelladores. La integración de los siete fabricantes nacionales (más Portugal), parcelados y desarrollados de forma autónoma por territorios, ha dado lugar a una compañía con 5.000 trabajadores y 12 fábricas de refrescos que factura 2.700 millones de euros. Esta nueva estructura va a provocar cambios relevantes dentro de Coca-Cola Iberian Partners para optimizar sinergías industriales y comerciales. El gran ajuste está por llegar.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios