La CNMV reclama su 'mayoría de edad' en la Ley Financiera que prepara Guindos
  1. Empresas
POTESTAD SANCIONADORA Y FLEXIBILIDAD LABORAL

La CNMV reclama su 'mayoría de edad' en la Ley Financiera que prepara Guindos

La CNMV negocia con Luis de Guindos la reforma de su estatuto funcional para obtener una mayoría de edad como la que ya tiene el Banco de España

Foto: Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV, y Luis de Guindos (EFE)
Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV, y Luis de Guindos (EFE)

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha pedido al ministro de Economía,Luis de Guindos, una mejora de su estatuto funcional que dote al organismo regulador de poderes equivalentes a los que ya ostenta por su propia naturaleza el Banco de España. La propuesta viene siendo elaborada desde hace unos meses por el equipo que presideElvira Rodríguezcon la intención de incluir todas las reformas en la nueva Ley de Fomento de la Financiación Empresarial que ultima el Gobierno.

El nuevo vehículo legislativo en manos del Ministerio de Economía servirá para canalizar las dos grandes reivindicaciones de la entidad encargada de velar por el correcto funcionamiento de los mercados. La CNMV quiere disponer de nuevas facultades en materia sancionadora y liberarse al mismo tiempo de las restricciones que actualmente condicionan la política de contratación de personal.

La primera aspiración es fundamental para realzar la jerarquía del regulador sobre los regulados en un momento clave para la regeneración de conductas dentro de los mercados españoles de capitales. La Comisión de Valores quiere obtener un sello de identidad semejante al que luce el Banco de España como máxima autoridad financiera y eso no parece que sea posible si la potestad sancionadora derivada de las infracciones muy graves sigue sometida al ámbito discrecional del ministro de Economía.

El ejemplo más reciente se acaba de producir con motivo de la reciente multa de 900.000 euros impuesta aJaime Botíny sus sociedades patrimoniales. La CNMV cerró el expediente por vía de apremio, con un consejo de administración convocado deprisa y corriendo para satisfacer la insistencia del departamento de dirige Luis de Guindos. El organismo regulador no quiere que estos episodios se repitan en el futuro y para ello Elvira Rodríguez viene reclamando desde hace unos meses la transferencia completa a la CNMV de todas las competencias sancionadoras en los mercados de valores.

El ibex pierde un 0,28 % lastrado por la banca y los grandes valoresLa presidenta del organismo supervisor desea ir incluso más allá dando un paso que puede resultar decisivo a la hora de consagrar la potestad de la CNMV ante todos los emisores bursátiles. Para ello es fundamental elevar el listón de la información al mercado y dentro de este marco el objetivo inmediato consiste en abrir la mano propiciando la difusión pública de los expedientes sancionadores incoados e instruidos por la Comisión de Valores.

La medida supone una revolución que puede causar estragos entre las sociedades cotizadas pero está amparada en la experiencia reciente de casos como Pescanova. La crisis del grupo pesquero, no hay mal que por bien no venga, ha generado un cuerpo de doctrina que demuestralas ventajas de una estrategia más abierta de comunicación ypone de relieve la función de laCNMV endefensa de los inversores minoritarios.

Los expedientes abiertos contra el antiguo equipo presidido porManuel Fernández Sousase han ido sucediendo de manera encadenada desde el pasado mes de febrero, pero desde el primer momento Elvira Rodríguez no dudó en lanzar una clara voz de alarma contra viento y marea, superando incluso las reticencias que hasta entonces existían dentro de su propia casa. La presidenta considera que la prudencia no debe estar reñida con la transparencia y menos cuando se trata de identificar actuaciones que inducen a engaño y pueden ser especialmente dañinas para los inversores minoritarios.

Regulación laboral propia al margen de la CECIR

La segunda gran aspiración de la CNMV ha sido expresada hasta el momento con la boca pequeña, aunque no por ello con menor convicción y legitimidad. El organismo regulador no quiere convertirse en un verso suelto dentro del marco de relaciones laborales de la Administración del Estado pero la evolución vertiginosa de los mercados y la sofisticación de los productos financieros requieren una mayor especialización funcional en la formación de equipos profesionales.

Debate del proyecto de reforma local en el pleno del congresoLa Comisión de Valores ha reclamado al Gobierno mayor flexibilidad en la gestión de recursos humanos en una clara determinación para liberarse del corsé de la CECIR (Comisión Ejecutiva de la Comisión Interministerial de Retribuciones). Este organismo, constituido por representantes de los Ministerios de Economía y de Hacienda, es el encargado de aprobar las contrataciones laborales y las relaciones de los puestos de trabajo en el sector público, incluyendo las modificaciones que se producen por variación en el número, denominación y características especiales de los puestos de trabajo.

La tabla rasa de la CECIR supone un dique de contención para la cualificación que requiere la labor supervisora de los mercados. La CNMV se mira en el espejo del Banco de España para disponer de un estatuto que garantice una regulación laboral propia y permita la adaptación de los servicios técnicos a las exigencias que impone el mercado y sus operadores. En definitiva, se trata de obtener un nuevo carnet de identidad que certifique la mayoría de edad de un organismo que además de presumir de independiente quiere también serlo en realidad.

CNMV Banco de España Elvira Rodríguez Jaime Botín Pescanova
El redactor recomienda