LES SUBE EL RECIBO Y LUEGO LES ESCRIBE UNA CARTA

Iberdrola pide perdón a sus clientes ingleses tras meterles un tarifazo del 9%

La compañía española, como ya ha hecho en Éspaña, les sube la luz y el gas a 2,2 millones de usuarios debido a la entrada en pérdidas de su filial en el Reino Unido.

Foto: Fotografía facilitada por Iberdrola de su presidente, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)
Fotografía facilitada por Iberdrola de su presidente, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)

Los clientes domésticos siempre son los paganini de cualquier desviación del precio de la luz y del gas, ya se produzca en España o en cualquier otra parte del mundo. Es lo que les ha ocurrido a los 3,3 millones de usuarios de Iberdrola en Reino Unido, a los que la eléctrica española les aplicó ayer un aumento de entre el 8,5 y el 9% de las tarifas con el que pretende que su filial Scottish Power vuelva a los beneficios.

Porque Iberdrola no sólo tiene enemigos en España, donde ha sufrido un importante cambio regulatorio que ha dejado muy tocada su cuenta de resultados. Aunque la compañía siempre ha asegurado que en otros países en los que está presente había más seguridad jurídica que en la Península Ibérica, lo cierto es que Iberdrola ha visto cómo sus ingresos británicos se han visto mermados por cambios regulatorios similares en el fondo a los adoptados por el ministro de Industria, José Manuel Soria.

Galán ya avisó de soslayo en la mañana del miércoles en la presentación a analistas de sus resultados del tercer trimestre que la entrada en pérdidas de su negocio en el Reino Unido le obligaría a “ajustar las tarifas”. Una expresión que en el sector de los servicios públicos se suele traducir por un incremento del precio que paga el consumidor. Dicho y hecho. Ayer por la tarde, Scottish Power anunció que cobrará entre un 8,5 y un 9% más a sus clientes de gas y electricidad para compensar el incremento de los costes de producción y distribución.

“Todos estos costes han tenido un significativo impacto financiero, como ha quedado reflejado en los resultados de los nueve primeros meses del año, en los que Scottish Power ha registrado una pérdida operativa de 23 millones de libras”, unos treinta millones de euros, señala la compañía propiedad de Iberdrola. Al mismo tiempo, añade, la filial de la empresa bilbaína a más que doblado su inversión anual desde los 600 hasta los 1.300 millones de libras en los últimos siete años.

CEO:
José Ignacio Sánchez Galán
Website:
www.iberdrola.es
Empleados:
31338 personas
Facturación:
45156 millones ($)
Sector:
Energía eléctrica gas vapor y agua caliente
Neil Clitheroe, el consejero delegado de Scottish Power, ha indicado que “nosotros entendemos que estos son tiempos difíciles para muchas familias y hemos hecho lo que hemos podido por mantener nuestros precios todo lo que ha sido posible”. Esto es una forma de disculparse al asegurar que “desgraciadamente no ha tenido otra opción que traspasar a los clientes el incremento de los costes de transporte y de regulación”.

Explicaciones diferentes en España

El máximo ejecutivo británico de Iberdrola ha agregado que “escribiremos a cada cliente que se verá afectado por la subida de precios y nos comprometeremos con todos los que estén preocupados para discutir cualquier opción”. La compañía ya ha anunciado una serie de medidas para ayudar a los clientes más vulnerables este invierno. Scottish Power enviará cartas "en los próximos días a 2,2 millones de usuarios afectados para explicarles personalmente las nuevas tarifas”. Los otros 1,1 millones de clientes con precios fijos se salvan de este aumento del precio de la luz, asegura el grupo.

Este trato tan delicado contrasta con lo que ocurre en España, donde ninguna compañía eléctrica suele dedicar apenas tiempo a detallar las continuas subidas del recibo, que se ha encarecido más de un 70% en los últimos seis años con la justificación del conocido como déficit de tarifa.

Galán se quejó este miércoles ante los analistas de que los márgenes ya eran muy bajos en el Reino Unido, ganancias que se han visto perjudicadas por las medidas adoptadas por el Gobierno de Cameron sobre eficiencia y medio ambiente. Unas normas que han supuesto mayores peajes del gas y de la electricidad y el fin de los derechos gratuitos de emisión.

El Reino Unido es el segundo mercado en importancia para Iberdrola, ya que genera el 23% del beneficio operativo de la actividad de redes, la más importante del grupo, tan sólo superado por España (38%). Un área que, pese a las medidas regulatorias, rebajó en más de 250 millones la tasa impositiva de la empresa española.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios