'MISIÓN IMPOSIBLE' para el grupo mondragón

Fagor precisa 170 millones en 7 días para evitar la quiebra en Francia y Polonia

Fagor se enfrenta a una 'misión imposible'. Si no reanuda la producción en una semana el juez puede instar la quiebra en sus filiales de Francia y Polonia

Foto: Los socios y trabajadores de Fagor durante la manifestación que han llevado a cabo en Arrasate. (EFE)
Los socios y trabajadores de Fagor durante la manifestación que han llevado a cabo en Arrasate. (EFE)

La crisis fulminante de Fagor se ha convertido en una especie de ‘misión imposible’ que ni Tom Cruise en sus mejores papeles. El fabricante de electrodomésticos de Arrasate, santo y seña del Grupo Mondragón, necesita una aportación de fondos frescos cuantificada en 170 millones de euros para reanudar de manera inmediata las actividades de sus plantas industriales. De lo contrario, el preconcurso presentado el miércoles pasado en San Sebastián se convertirá sin solución de continuidad en una liquidación de las filiales que mantiene en Francia y Polonia.

El ‘efecto boomerang’ de una eventual quiebra de las actividades internacionales se trasladará de vuelta a España de forma automática contagiando a toda la Corporación Cooperativa de Mondragón (CCM), con sus 289 entidades participadas y sus más de 80.000 trabajadores. En suma, un problema de Estado que amenaza a la industria del País Vasco y supone un grave contratiempo para la recuperación económica de España.

Aparte de la cuantía del ‘agujero’ que presentan las cuentas de Fagor, el drama de la actual situación se deriva también de la singular estructura societaria del grupo de línea blanca. Las filiales Fagor Brandt, en Francia, y Fagor Mastercook, en Polonia, penden del hilo de sus respectivas autoridades judiciales, que tienen potestad para decretar el llamado cross-default, equivalente a una liquidación, si la empresa no cumple la obligación elemental de mantener la actividad productiva.

Desde este pasado lunes, Fagor tiene cerradas sus 14 plantas de producción, cuatro en España y diez en el exterior, ante la imposibilidad de asegurar el suministro de proveedores con los que acumula una deuda vencida de casi 70 millones de euros. El preconcurso ha agotado todas las expectativas de pago y la empresa se encuentra en un callejón sin salida. La fecha límite para la presentación del concurso en Francia y Polonia es el próximo lunes 28 de octubre, pero la compañía entrará en una situación irreversible en cuanto acuda al juzgado de cualquiera de estos dos países.

Factoria fagor
Factoria fagor
La única alternativa para evitar la suspensión de pagos de las filiales extranjeras pasa por una dotación urgente que cubra las necesidades financieras estimadas en 170 millones de euros. El plan de viabilidad de Fagor está sobre la mesa de Grupo Mondragón desde hace semanas, pero la oposición de las grandes entidades cooperativas ha precipitado una crisis que nadie se atrevía a imaginar. El objetivo ahora tiene trazas de carácter político después de que el lendakari, Iñigo Urkullu, haya pedido la colaboración del Gobierno de Rajoy para conseguir ayudas a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Las negociaciones en curso exigen una coordinación de esfuerzos financieros que implica también a la propia CCM. Los gestores de Mondragón, con su presidente Txema Guisasola a la cabeza, están llevando a cabo contactos permanentes con la dirección de las grandes marcas del grupo para que arrimen el hombro en una cuantía de alrededor de 80 millones de euros. Esta cifra tendría que ser aportada principalmente por Laboral Kutxa y por el fabricante de ascensores Orona, sin descartar tampoco la participación de Eroski.

Daños colaterales en Lagun Aro y Laboral Kutxa

A partir de ahí, el Gobierno vasco debería echar el resto a través de su firma de capital riesgo Ekarpen, que ya figura con 40 millones de euros en la lista de acreedores de Fagor. La financiación del circulante sería el primer paso para una negociación destinada a refinanciar la deuda de casi 380 millones de euros acumulada con los bancos, que lidera el BBVA. El fabricante de electrodomésticos cuenta además con otros 390 millones en deuda social contraída en préstamos de sus propios cooperativistas que, alarmados por la situación, están empezando a reclamar sus reembolsos.

Los efectos colaterales se están sintiendo de manera especial en Lagun Aro, entidad depositaria del fondo de pensiones de toda la Corporación, así como de las prestaciones por desempleo de sus cooperativistas. La parada estructural de la producción de Fagor ha llevado al desempleo a 1.800 trabajadores, un peso demasiado grande que no puede soportar el brazo asegurador del Grupo Mondragón. Otro tanto puede decirse de Laboral Kutxa, que está viendo gravemente resentidas las cuentas corrientes de los excedentes laborales del fabricante de electrodomésticos.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
64 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios