GAMESA DESCARTA INSTALAR NUEVOS PARQUES

Soria presume de política renovable tras dejar a cero el negocio en España

El ministro de Industria no fue pacato a la hora de sacar pecho por la política del Gobierno sobre ‘energías limpias’. “Vamos por el buen camino”

Foto: El presidente de Gamesa, Ignacio Martín. (EFE)
El presidente de Gamesa, Ignacio Martín. (EFE)

El ministro de Industria, José Manuel Soria, no fue ayer pacato a la hora de sacar pecho por la política del Gobierno sobre ‘energías limpias’. “En el primer semestre de 2013, más de la mitad de la producción viene de fuentes ­renovables. Vamos por el buen camino”, aseguró en relación al objetivo del 20% marcado por Bruselas de cara al 2020. Todo después de que la reforma eléctrica aprobada por el Ministerio antes del verano deje sin prima a las instalaciones del régimen especial y les embarque en un modelo de “rentabilidad razonable” más austero y aún por definir. 

Más llamativo fue que Soria se hiciera fuerte en el acto de inauguración del primer aerogenerador marino instalado en España, con firma de Gamesa y cuyo prototipo ya está en funcionamiento en el muelle de la localidad grancanaria de Arinaga. De 5 megavatios de potencia instalada, una altura de 154 metros y palas de 64, la turbina tiene capacidad para generar la energía necesaria para abastecer a 5.000 hogares al año. Un argumento más que de peso para que el presidente de la casa, Ignacio Martín, no se callara ante las malas perspectivas de la industria eólica en España. “Este año ha sido cero, así que no podemos empeorar”, ironizaba.

Soria –que bajo el sol de justicia canario se saludó gélidamente con su alter ego en las islas, Paulino Rivero– se defendió acudiendo a las obligaciones que impone el déficit de tarifa acumulado, que además genera 2.600 millones al año en amortizaciones. Al mismo tiempo, quiso poner en valor el nuevo sistema que mejora la retribución en los territorios insulares y extrapeninsulares. Insuficiente para Martín, que fue claro al referirse a la necesidad de construir un marco regulatorio sensato y justo. También, en su defensa de las primas recibidas por la eólica: “Los beneficios han sido suficientes como seguir teniendo en cuenta a esta tecnología en el futuro”.

El presidente de la firma vasca ya había apuntado el domingo –en una reunión mantenida con un reducido grupo de periodistas– que es complejo que un parque pueda ser rentable sin prima, y precisó que Gamesa concentrará sus intereses futuros en España en la operación y mantenimiento de instalaciones. No hay margen para nueva potencia. Aunque se mostró comprensivo con las medidas adoptadas por la necesidad de acabar con el déficit de tarifa, insistió en que hay renovables que tienen sentido y otras que no lo tienen tanto.

Inauguración del primer aerogenerador offshore instalado en España. (EFE)
Inauguración del primer aerogenerador offshore instalado en España. (EFE)
“España necesita reducir el déficit público y en los Presupuestos no se ha recogido el coste de la energía total. A partir de ahí, el déficit de tarifa se ha recortado con un mecanismo que no ha dejado contento a nadie –recalcó–. La eólica no ha salido bien parada, cuando su performance es ventajosa respecto a otras fuentes de energía. ¿Seguridad jurídica? No quiero hablar mucho, pero es tremendamente importante. Es fundamental en un país”. En esta línea, abogó por que al menos los parques experimentales que permitan desarrollos como el de Arinaga cuenten con una retribución específica para que la I+D se quede en España.

Situación financiera bajo control­­­

Martín también repasó la situación financiera de la compañía y matizó la información adelantada la semana pasada por Expansión, según la cual la compañía estudia colocar un bono high yield –de alta rentabilidad– por importe de 250 millones de euros con un vencimiento entre cinco y siete años, una operación concebida para reducir el nivel de deuda bancaria de la sociedad. “Si los precios de los mercados de capitales tienen sentido, lo haremos para diversificar la deuda de la compañía. En todo caso, la decisión no está tomada”, subrayó, añadiendo que, en todo caso, sería una emisión pequeña, incluso “algo inferior” a esos 250 millones.

Sobre el vencimiento de 568 millones que la compañía afronta en junio de 2014 dentro del crédito sindicado de 1.200 millones que supone la principal carga para la empresa, cero inquietud. “El bono y ese pago no están vinculados. Si tenemos que amortizar el sindicado sin más, lo haremos, no tenemos que refinanciar”, apuntó, dejando claro que la “la liquidez del pasivo es cómoda y confortable”. La firma maneja líneas de crédito por 200 millones a largo plazo (2018-2020), otros préstamos a largo por 299 y líneas de crédito bilaterales renovables anualmente por 670 millones, según contempla su plan director.

La compañía sacó la cabeza y registró un beneficio de 22 millones de euros en el primer semestre del año, tras anotarse pérdidas por importe de 33 millones en el mismo periodo del año anterior. De hecho, 2012 fue un auténtico annus horribilis para la firma, que tuvo pérdidas de 659 millones en el ejercicio, en buena parte provocadas por los ajustes acometidos para cumplir con el denominado Plan de Negocio 2013-2015, un mantra para la casa. Sólo 112 millones se fueron en provisiones por riesgos de negocio, especialmente por los cambios regulatorios en España.

Ese Plan de Negocio, aprobado en octubre de 2012 y que pretendía salir al paso del frenazo de la demanda renovable y de las restricciones regulatorias en todo el mundo, también contemplaba la reducción de los costes fijos de la firma, recortes de plantilla incluidos. De hecho, la compañía ha registrado unas 2.600 salidas desde 2011 y en mayo de este mismo año anunciaba un expediente de regulación de empleo (ERE) de 394 empleos de su división de palas para aerogeneradores, un 6% de la plantilla radicada en Albacete, Navarra y La Coruña.

“Hace un año estábamos en una situación compleja y con tensiones de balance. Estábamos en la UVI y ahora estamos fuera del hospital. Eso sí, no queremos acometer nada que se nos pueda indigestar”, remachó el primer ejecutivo de la empresa, que insistió ayer con diferentes variantes en que Gamesa es “una compañía española global” que quiere ser “abanderada de España” y “sentirse fuerte” en su casa para salir fuera. De hecho, el nuevo aerogenerador se comercializará sobre todo en el mar del Norte. ¿Suena a marca España? No está claro que le tomaran la palabra.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios