Miedo a un año sin 'Pingus'
  1. Empresas
EL VINO MÁS COTIZADO DE RIBERA DE DUERO

Miedo a un año sin 'Pingus'

La nueva meca del vino patrio, considerada la mejor zona vitivinícola del mundo en 2012, ha arrancado la temporada envuelta en dudas y pesares.

placeholder Foto:

La vendimia de este año llega revuelta a la Ribera del Duero. La nueva meca del vino patrio, considerada la mejor zona vitivinícola del mundo en 2012, ha arrancado la temporada envuelta en dudas y pesares. La faena en los viñedos se ha dejado para tarde. La primavera y el verano habían entrado con retraso en la comarca, obligando a apurar los últimos días de buen tiempo del otoño para que las uvas madurasen algo más. Sin embargo, las primeras lluvias de octubre caídas entre la burgalesa Aranda de Duero y la vallisoletana Tudela de Duero a punto han estado de arruinar el preciado género.

Este año, además de todos los contratiempos climatológicos previsibles, una desgracia luctuosa ha conmocionado a la gran familia vitivinícola que compone la Ribera del Duero. En este caso, la pérdida ha sido irreparable. El genio de Dominio de Pingus, el enólogo danés Peter Sisseck, fue informado a finales de septiembre de la muerte de su hija Alexandra en un fatal accidente de tráfico en Dinamarca. La joven universitaria de 20 años fue arrollada por un vehículo mientras realizaba un trayecto urbano en bicicleta, en un cruce de peatones previo a una intersección de calles.

El fatal accidente fue recogido en esas fechas por la prensa danesa, así como por medios especializados del mundo del vino y de la equitación, ya que la joven Alexandra era una consumada y conocida amazona danesa, participante asidua en distintas competiciones internacionales. Las muestras de condolencia dentro del restringido mundo del vino, donde el enólogo Peter Sisseck es una referencia a nivel mundial, fueron inmediatas. Igualmente, en cuestión de días, el deceso terminó convirtiéndose también en noticia en los pequeños pueblos que jalonan toda la Ribera del Duero.

Alexandra, la hija fallecida de Peter Sisseck (vinos247.com)A las puertas de las fechas claves del año, Peter Sisseck abandonó Quintanilla de Onésimo, la localidad vallisoletana donde se levanta Dominio de Pingus, para trasladarse a Dinamarca. El drama personal al que se ha enfrentado le llevó de vuelta a su lugar natal sin fecha de regreso. Durante los primeros días de octubre, desde el entorno del enólogo se barajó la posibilidad de que permaneciera en su país durantemeses, acompañado por familiares y amigos para superar este amargo trance. Esta situación hizo que el futuro inmediato de su bodega fuera una incógnita.

La posibilidad de que Pingus no hiciera vino este año se convirtió de inmediato en la comidilla de la Ribera del Duero. En su reciente historia (1996), el vino más caro del mercado nacional, por encima de Vega Sicilia, sólo se había ausentado del mercado en una ocasióny fue por la falta de calidad de la vendimia. No en vano, para resolver situaciones como esa, entre otros factores, Sisseck desarrolló una segunda marca, también más barata, denominada Flor de Pingus, para cubrir otro segmento de tinto y aprovechar las distintas calidades del pequeño viñedo que posee (5 hectáreas).

Al tiempo que los grandes de la comarca, como los Viña Pedrosa, Protos, Matarromera, Emilo Moro, Señorío de Nava, Vega Sicilia o Abadía Retuerta, con grandes fincas, arrancaron la vendimia hace ya dos semanas, la pequeña bodega del enólogo danés permaneció al principio inactiva. Para completar la ceremonia de la confusión, la otra casa donde Sisseck ejerce como responsable de los vinos, Hacienda Monasterio, bodega por la que aterrizó hace ya casi dos décadas en la Ribera del Duero, inició la temporada de selección de la uva al mismo tiempo que sus vecinos y competidores.

A pesar de contar con un entrenado equipo de colaboradores, el hecho de queDominio de Pingus responda a las características de una bodega de autorha dado pie a que la ausencia de Sisseck, en pleno momento crítico de la selección de la uva,alimentase la incertidumbre sobre la elaboración de su cotizado vino, toda una referencia mundial que se cotiza a varios miles de euros por botella. A este factor, además, se ha unido el hecho de quela calidad de la producción hasido irregular a lo largo de toda la Ribera del Dueropor el complicado año y por las últimas lluvias del mes de octubre.

Todo ha estado en el aire hasta última hora. La fecha límite con la que han trabajado fue la fiesta del Pilar

"Nos hemos asustado mucho". El equipo de Dominio de Pingus ha sentido en primera persona la muerte de la joven Alexandra, que había heredado de su padre la pasión por la vida en el campo. Todo ha estado en el aire hasta última hora. La fecha límite con la que han trabajado fuela fiesta del Pilar. Al final, con algo más de retraso que el resto de grandes bodegas, la semana pasada empezaron a vendimiar sus viñedos en las inmediaciones de Roa de Duero. De momento, como explican desde Quintanilla de Onésimo, las impresiones son buenas y "la uva no está entrando tan mal".

A pesar del luto familiar, Peter Sisseck tiene previsto dejarse ver esta semana por la bodega. Incluso durante su ausencia, el enólogo danés ha estado en contacto a diario con su gente de Dominio de Pingus. Para lo bueno y para lo malo, todo lo tiene que decidir él. Aunque los controles de madurez están siendo buenos, la decisión sobre la producción de Pingus y Flor de Pingus se tomará dentro de unos meses. Al final, cualquiera que sea el fallo, este año quedará marcado para siempre en la historia de esta bodega garaje, como se denomina en el argot del sector al sueño de Sisseck.

Ribera del Duero Dinamarca
El redactor recomienda