Es noticia
Menú
Otro roto a la marca España: El BEI tiene 500 millones de euros pillados en Castor
  1. Empresas
FUE EL PRINCIPAL COMPRADOR EN LA EMISIÓN

Otro roto a la marca España: El BEI tiene 500 millones de euros pillados en Castor

El Banco Europeo de Inversiones invirtió 300 millones en la emisión que cerró Escal UGS y aprobó una línea de liquidez de otros 200 millones de euros

Foto: Mariano Rajoy conversa con el presidente del Banco Europeo de Inversiones, Werner Hoyer (Efe).
Mariano Rajoy conversa con el presidente del Banco Europeo de Inversiones, Werner Hoyer (Efe).

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) tiene pillados 500 millones en el almacén gasista subterráneo de Castor, situado en la costa de Castellón y que el Gobierno ha cerrado de manera provisional a la espera de los estudios sobre los más de 500 movimientos sísmicos que se produjeron durante la inyección de gas en el subsuelo.

El riesgo en la operación es por dos vías. El BEI invirtió de manera directa 300 millones en la emisión que cerró Escal UGS, la empresa promotora del almacén gasista, el pasado mes de julio. Pero, además, aprobó una línea de liquidez de otros 200 millones, destinada a los inversores institucionales que confiaron en la colocación, según consta en la propia nota que hizo pública la entidad pública europea. El 80% de los compradores de los títulos fueron grupos internacionales.

El principal riesgo para el BEI radica precisamente en la línea de crédito de 200 millones. La misma se creó para dar liquidez adicional a los inversores en momentos para aprobar sobrecostes en la fase inicial del proyecto o para cubrir deficiencias en el servicios de la deuda. Es decir, de prolongarse el cierre del almacén, algunos inversores podrían ejercer su derecho y convertir sus bonos gracias esta línea.

Además, el BEI tiene otros 300 millones de euros en títulos de estos bonos, 200 millones en sus balances y otros 100 millones fuera, según han explicado fuentes financieras. Por tanto, está muy expuesto a los problemas de Castor, un proyecto que controlan ACS en un 66% y el grupo canadiense Dundee Energy con otro 33%.

Castor es un proyecto faraónico. Este almacén submarino iba a proporcionar 30 días de reservas gasistas a toda España, tanto como el resto de almacenes en activo antes de que se pusiera en marcha el de Yela, de Enagas. En la práctica, equivale a 14 camiones cisterna de GNL. Pero su construcción también fue carísima: costó 1.300 millones que financiaron con un crédito sindicado de 19 bancos.

Sociedad en Luxemburgo

Para cancelar esta financiación, ACS y sus socios crearon un vehículo inversor en Luxemburgo, una sociedad de las denominadas de estructura huérfana, bajo el nombre de Watercraft Capital, firma controlada por una fundación con sede en Holanda. Watercraft Capital emitió los 1.400 millones de bonos para financiar el proyecto de Escal UGS en la costa de Castellón.

La emisión fue un éxito. Hasta los terremotos y la clausura preventiva del almacén subterráneo. Sin embargo, fuentes financieras han explicado que el mensaje que está enviando Escal UGS a los inversores internacionales es de plena tranquilidad, ya que tienen garantizado el retorno de la inversión en el BOE, en Real Decreto por el que se entregó la concesión.

Apoyo de la UE

El apoyo de la UE fue clave para la financiación del proyecto. La colocación de bonos de Castor fue la primera que se llevó a cabo bajo el vehículo “project bond”, un producto financiero que Bruselas quería impulsar para facilitar una serie de infraestructuras estratégicas, entre otras, un almacén gasista en Italia o autopistas en Bélgica, Eslovaquia, Alemania y el Reino Unido. El apoyo del BEI también resultó fundamental porque gracias a él la emisión consiguió una calificación de rating atractiva.

Ahora, la cotización de los bonos ya ha bajado por debajo del precio de la emisión, la cual vence en 2034. En ese período de tiempo, y si Escal UGS y el Gobierno se enzarzan en una batalla judicial en el Tribunal Supremo por la indemnización por un posible cierre de Castor que podría durar cinco años, el valor de los bonos podría caer mucho más. Y si lo hace, algunos inversores pueden intentar activar la línea de liquidez del BEI y realizar los 200 millones, con lo que el banco se acabaría quedado el 35% del riesgo de la emisión.

El BEI en el fondo es un banco público. Para evitar males mayores fuentes financieras abogan porque desde el BEI también se defenderá que el coste del fracaso de Castor se cubra vía tarifa gasista.

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) tiene pillados 500 millones en el almacén gasista subterráneo de Castor, situado en la costa de Castellón y que el Gobierno ha cerrado de manera provisional a la espera de los estudios sobre los más de 500 movimientos sísmicos que se produjeron durante la inyección de gas en el subsuelo.

Inversores
El redactor recomienda