perciben 25,4 millones por el asesoramiento

Price, KPMG y E&Y se 'forran' con el dinero público del arbitraje de preferentes

Las tres consultoras han recibido 25,4 millones de euros por asesorar a Bankia, Novagalicia y CatalunyaCaixa en el escándalo de las preferentes

Foto: Afectados por las participaciones preferentes se manifiestan a las puertas de la Audiencia Nacional. (EFE)
Afectados por las participaciones preferentes se manifiestan a las puertas de la Audiencia Nacional. (EFE)

Los cerca de 300.000 afectados por las preferentes de los bancos nacionalizados no son los únicos que van a salir ganando con el arbitraje impuesto por el Gobierno. Las consultoras que fueron seleccionadas por Bankia, Novagalicia y CatalunyaCaixa también van a hacer un gran negocio, ya que cobrarán 25,4 millones de euros por honorarios de asesoramiento, según han confirmado fuentes oficiales del Ministerio de Economía.

La comisión pactada por las tres entidades intervenidas por el Banco de España era un secreto guardado bajo llave tanto por las tres entidades referidas como por KPMG, Pricewaterhouse y Ernst & Young (E&Y), los respectivos asesores. Al tratarse de bancos en manos del Estado que han sido rescatados con el dinero de todos los españoles, la minuta que reciben estas tres consultoras ha sido materia reservada para evitar cualquier polémica.

Según han confirmado fuentes oficiales de Bankia, que necesitó 22.424 millones de fondos públicos, KPMG, la firma contratada para analizar los expedientes de sus casi 200.000 clientes afectados por las preferentes, percibe entre 6 y 7 millones de euros por su trabajo. Fuentes próximas a la consultora han justificado estos honorarios por el despliegue de un equipo de más de 100 personas para fiscalizar cada uno de los casos de los usuarios de Caja Madrid y Bancaja que compraron estos productos financieros.

KPMG lleva trabajando desde principios de enero con Bankia para desarrollar el formulario con el que se filtra la solicitud de arbitraje de cada inversor, con el objetivo de que, mediante unos parámetros técnicos, se considere si tiene derecho o no a recuperar su dinero. Aunque desde la sociedad no han querido hacer comentarios sobre esta información, fuentes cercanas a ella indican que sus empleados son “personas cualificadas que van a dedicar cientos de miles de horas” a este cometido, por lo que estiman que la remuneración es adecuada.

Si KPMG recibe cerca de siete millones, los otros 18,5 millones restantes se los reparten entre Pricewaterhouse, que fue contratada por Novagalicia, y Ernst & Young, que es el asesor de CatalunyaCaixa. La caja gallega, que ha recibido casi 8.891 millones del Estado para eludir la insolvencia, tiene a 75.267 afectados, aunque Price ha tenido que revisar 100.000 expedientes porque varios clientes compraron distintas emisiones. La entidad presidida por José María Castellano no ha querido precisar los emolumentos que le abona a la consultora.

Tampoco lo ha querido hacer CatalunyaCaixa, que el pasado mes de julio finalizó el periodo de arbitraje y canje de sus preferentistas. La caja catalana, cuyo futuro es una incógnita tras los dos procesos fallidos de privatización, tenía en el mercado 510 millones de euros en estos productos, mitad renta fija, mitad renta variable. El banco no especifica el número de inversores que se vieron atrapados, si bien fuentes no oficiales los cifran en cerca de 30.000. El Estado le inyectó 12.052 millones para salvarla.

Una pequeña minuta

Según fuentes oficiales del Gobierno, el pago de los 25,4 millones de euros a KPMG, Pricewaterhouse y E&Y es una cantidad menor porque lo comparan con el importe colocado por los bancos nacionalizados. “Representa menos del 0,3% del total de instrumentos híbridos emitidos, lo que da idea de que el sistema de arbitraje no sólo ha resultado ágil y eficiente para los titulares de estos instrumentos, sino que también lo ha sido para las entidades que cuentan con apoyo público, que de otro modo hubieran tenido que soportar procedimientos judiciales más costosos”, explican.

Una vara de medir poco coherente porque por ese criterio se debería haber tomado en consideración el dinero devuelto a los ahorradores, cuyo coste va a tener que ser asumido por Bankia, Novagalicia y CatalunyaCaixa en sus cuentas de resultados.

Los bancos y cajas españoles emitieron desde el año 2000 unos 32.000 millones de euros en participaciones preferentes, de los que 8.226 tenían como vendedor a entidades que de una u otra manera necesitaron ayuda pública, como BFA-Bankia, Novagalicia, CatalunyaCaixa, Banco de Valencia, Caja3, Banco Mare Nostrum, Banco Ceiss y Liberbank.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios