UNICAJA SE FUSIONA CON CEISS TRES AÑOS DESPUÉS

Medel ya no es la novia a la fuga: por fin se casa... con una dote de dinero público

El soltero de oro de la banca española se nos casa. Braulio Medel (Marchena, Sevilla, 1947) ha dado por fin su brazo a torcer y Unicaja por fin

Foto: El presidente de Unicaja Banco, Braulio Medel (EFE)
El presidente de Unicaja Banco, Braulio Medel (EFE)

El soltero de oro de la banca española se nos casa. Braulio Medel (Marchena, Sevilla, 1947) ha dado por fin su brazo a torcer y Unicaja se fusionará con Ceiss (Caja España-Duero) después de dos años y medio de conversaciones. De esta forma, se acaba la 'maldición' de Medel que le había valido el sobrenombre de "novia a la fuga" por los intentos fallidos de absorber CCM y CajaSur, y los fracasos en otras conversaciones menos avanzadas con CajaSol o Ibercaja. Eso sí, el precio que ha puesto terminar con su soltería es muy alto y la fiesta correrá a cuenta de todos los españoles. Nos puede costar hasta 1.250 millones además de los 1.129 ya inyectados.

El consejo de Unicaja y la junta de accionistas de Unicaja Banco (el banco a través del que ejerce su actividad financiera) dieron el visto bueno el viernes la operación que el consejo del banco ya había aprobado el sábado pasado: la oferta de canje de las acciones y los CoCos que han recibido los antiguos preferentistas de Ceiss para hacerse con el control de la fusión de las cajas de Castilla y León. Una operación que ha sido muy dura de forjar por los continuos cambios en la regulación bancaria de los últimos años y por las duras exigencias impuestas por Medel, sabedor de que el Gobierno estaba dispuesto a casi todo para evitar tener que nacionalizar otra entidad. Y ha ganado la partida.

Esta actitud de dureza es la que provocó el fracaso de sus anteriores proyectos de matrimonio. Unicaja fue la primera opción del Banco de España para hacerse con Caja Castilla-La Mancha en 2009, la primera entidad que se hundió en la crisis actual y que tuvo que ser intervenida cuando nadie había pensado que sería necesario crear un fondo de rescate para la banca. Pero Medel consideró que las garantías ofrecidas eran insuficientes y que la integración de una de las entidades más tóxicas del sistema ponía en peligro la solvencia de Unicaja. Su rechazo favoreció a Manuel Menéndez, presidente de la mucho más pequeña Cajastur, que pidió el oro y el moro al quedarse como única opción para evitar la liquidación de CCM... y se lo dieron, en medio de un ataque de pánico generalizado en el Gobierno de Zapatero y en el Banco de España de MAFO. El saldo: 1.806 millones de inyección de capital y un EPA (esuqema de protección de activos) de 4.168.

Consejeros de cajasur reciben su cese y están a la espera de posible sanción
Consejeros de cajasur reciben su cese y están a la espera de posible sanción
Un año después, la historia se repetía con CajaSur, la entidad del cabildo catedralicio de Córdoba. Pero esta vez, con el FROB ya en marcha, las cosas se hicieron mejor y se trató de armar una fusión antes de tener que intervenirla. Después de unas durísimas negociaciones, Medel planteó una fusión en la que, lógicamente, él se llevaba todos los triunfos a cambio de salvar la entidad inviable. En un dramático consejo el 21 de mayo de 2010, CajaSur rechazaba el proyecto por considerarlo abusivo. Como resultado, el Banco de España intervenía la entidad esa misma noche a las 2 de la mañana. La caja acabó subastada y vendida a BBK (hoy integrada en KutxaBank) con unas garantías con un coste para el erario público de 358 millones, y sus consejeros expedientados por el BdE -aunque las sanciones impuestas finalmente han sido muy leves-.

Con menos dramatismo, Medel se ha embarcado a lo largo de esta crisis en otros proyectos de fusión, ninguno de los cuales ha salido adelante. Uno de ellos fue el proyecto del gran banco público andaluz de Manuel Chaves (expresidente de la Junta), que consistía en fusionar la malagueña Unicaja con la sevillana CajaSol. Un proyecto que no salió adelante porque Medel porque, de nuevo, no quería comprometer la solvencia de Unicaja con entidades que se encontraban en una situación muy delicada (CajaSol fue obligada a meterse a la fuerza en Banca Cívica, la fusión fría de Caja navarra, Burgos y Canarias, entidad que finalmente tuvo que ser adquirido por La Caixa ante su inviabilidad) y porque no estaba dispuesto a renunciar a parte de su poder por mucha afinidad que tuviera con el Gobierno regional socialista. Esta incapacidad de compartrir el mando también condenó al fracaso las conversaciones con Ibercaja, en las que Amado Franco exigía ser copresidente.

Ceiss, la operación definitiva... o no

Pero después de todas estas peripecias, en 2011 llegó la gran operación con la que Unicaja debía contribuir a la reestructuración del maltrecho sistema financiero español -como han hecho todas las entidades sanas, salvo el Santander-. Se trataba de Ceiss (siglas del curioso nombre Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria), la fusión de las dos entidades de Castilla y León que no habían encontrado acomodo en Bankia, Banca Cívica o Caja3: la leonesa Caja España y la salmantina-vallisoletana Caja Duero. Se trataba de una de las cajas en peor situación de todas, y la opción de Unicaja era la solución perfecta para evitar una nacionalización tras de la cual iba a ser casi imposible venderla en subasta si no era con unas ingentes ayudas públicas.

Pero Medel, sabedor de esta desesperación tanto del Gobierno de Zapatero como del de Rajoy, ha aprovechado la circunstancia para imponer una exigencia de trás de otra con el fin de obtener todas las salvaguardas y garantías necesarias para que su querida Unicaja no sufriera ningún impacto negativo de la operación. Medel no tenía ninguna prisa, a diferencia del Ejecutivo, y si por el camino Ceiss quebraba, no era su problema. Es decir, tenía todos los triunfos en su mano, y el constante endurecimiento de la legislación sobre capital y provisiones de todas las entidades españolas le ofrecía la coartada perfecta para cambiar las condiciones de la fusión con cada nuevo Real Decreto.

Así, Medel consiguió primero que le concedieran ayudas públicas de hasta 2.000 millones entre convertibles contingentes (CoCos) y una línea de libre disponibilidad en marzo de 2012, unas prebendas nunca vistas que Unicaja justificaba por la aprobación del primer Real Decreto Guindos de saneamiento de la exposición inmobiliaria. Posteriormente, los test de estrés de Oliver Wyman tiraron abajo esta opción -estimaban que la fusión no tenía necesidades adicionales de capital, al conytrario que Ceiss en solitario-, por lo que Medel amenazó con abandonar la operación... y consiguió que el FROB se comprometiera a entregarle la entidad castellano-leonesa saneada con una inyeccion de capital publico y con el traspaso de sus activos tóxicos a Sareb, siguiendo el modelo de Ibercaja con Caja3.

Sin embargo, Bruselas impidió esta opción al exigir que, para otorgar estas ayudas, Ceiss fuera nacionalizada y subastada de forma competitiva. Algo que no interesaba a Medel, que perdería su capacidad de presión, ni mucho menos al Ejecutivo, aque intentaba vender sin éxito Catalunya Banc, tenía que dar enormes prebendas a La Caixa para colocar Banco de Valencia y no sabía que hacer con Novagalicia.

El combate final: vencedor, Medel

Hubo que volver a negociar desde cero y Medel planteó cuatro exigencias, de las que el FROB concedió dos: se hizo cargo del ERE de 1.230 empleados en Ceiss y asumió el llamado 'riesgo Sareb' -posibles diferencias de valoración de los activos traspasados en contra de Ceiss- entre 40 y 240 millones. Otra fue rechazada (rebajar el tipo de interés de los CoCos inyectados por Bruselas por importe de 604 millones) y la más importante se convirtió en el verdadero nudo gordiano de la operación: Unicaja exigía que al proceso de canje de preferentes de Ceiss acudieran suficientes afectados como para obtener una capitalización de 1.250 millones o que el Estado le otorgase algún tipo de garantía si no se llegaba a esa cifra. "Si no se llega, no salen los número y no habrá fusión", planteaban desde Unicaja.

De hecho, el sevillano llegó a rizar el rizo a la vuelta de este verano con nuevas exigencias al FROB para limitar el impacto de los cambios normativos sobre los activos fiscales, las refinanciaciones y las cláusulas suelo, que complicaban extraordinariamente el buen fin del proyecto. Pero el director general del fondo de rescate, Antonio Carrascosa, dio un puñetazo en la mesa y decidió poner fin de una vez al asunto: cedió ante Medel y le concedió la garantía de que tendría los 1.250 millones tanto si van al canje todos los antiguos preferentistas de Ceiss -ya castigados por una quita inicial de entre el 24,93% hasta el 60,75% para las preferentes y del 10% para la subordinada- como si no va ninguno. Además, le prometió el reconocimiento de los créditos fiscales dentro de la negociación que mantiene el Ejecutivo con Bruselas para no tener que restar estos activos del capital de los bancos. A cambio, Unicaja se olvida de garantías para las cláusulas suelo y las refinanciaciones.

Con esta concesión, Medel se da por satisfecho y accede a renunciar por fin a su soltería. Absorberá Ceiss, aunque la dejará como filial y no integrada con Unicaja Banco para que el dinero que aporte el FROB no 'contamine' a la malagueña. Y los accionistas (las cajas) y los preferentistas de Ceiss sólo tendrán como máximo el 26% de Unicaja Banco, lo que supone una nueva quita. Eso sí, ayer trató de echar una mano al FROB para convencer a los preferentistas de que acudan a la oferta con el argumento de que valora Ceiss un 40% por encima de lo que vale realmente y de que, si no hay fusión, Ceiss desaparecerá.

Eso sí, la fiesta puede salirnos muy cara a todos los españoles. Los 525 millones inyectados por el FROB 1 para hacer viable la fusión de Caja España y Caja Duero se dan por perdidos, y probablemente sucederá lo mismo con los 604 inyectados por el MEDE. Y si los preferentistas no acuden al canje, como sería lo lógico ante las fuertes pérdídas que eso supondría para ellos, el FROB tendrá que aportar los 1.250 millones restantes para que a Medel le salgan los números. Eso sí, seguro que desde Economía y desde el fondo de rescate sostienen que liquidar Ceiss sería más caro.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios