Air Berlin, a juicio por la muerte del perro Nano, deshidratado en la bodega. Noticias de Empresas
TRAS UN VUELO SEVILLA-MALLORCA

Air Berlin, a juicio por la muerte del perro Nano, deshidratado en la bodega

El demandante reclama a la compañía 2.635 euros, por todos los gastos que supuso el transporte del animal, su incineración, y los daños morales causados

Foto: El consejero delegado de la aerolína alemana Air Berlin, Hartmut Mehdorn. (EFE)
El consejero delegado de la aerolína alemana Air Berlin, Hartmut Mehdorn. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min

La muerte de un perro puede llegar a convertirse en un hecho muy doloroso, sólo comprensible para aquellas personas que gozan de su compañía. El dueño de Nano sintió ese dolor cuando le devolvieron su mascota muerta por deshidratación tras un vuelo de Air Berlin entre Sevilla y Palma de Mallorca. Su relato desgarrador ha llegado a manos del Juzgado de lo Mercantil número 2 de la capital mallorquina, que ha decidido llevar a juicio a la compañía aérea el próximo día 15.

El mismo dueño definía a Nano en su denuncia como "mi amigo, mi compañero, mi ángel de la guarda, el que siempre vela por mí. Aunque ya no esté conmigo, siempre lo llevaré en mi corazón". Un día de julio del año pasado, Francisco Javier Ramos voló junto a su novia y Nano desde Sevilla. Para el traslado de mascotas la compañía le exigió un trasportín para llevar al perro en la bodega del avión. Nano tuvo que ser entregado en la cinta de equipaje. Puesto que faltaban dos horas para el embarque, el dueño pidió dejarle agua pero el operario se negó, alegando que el agua podía mancharlo todo.

El demandante le explicó que la parte interior del trasportín era estanca y sin agujeros, por lo que el agua no podría salir. No obstante, y pese a ello, el operario reiteró su negativa. Por ello, el dueño del perro le indicó al operario que en el compartimento superior del trasportín había una botella con agua y un pequeño cuenco, y le rogó que, si observaba al animal sofocado o acalorado, le diera un poco de agua. A pesar de la contrariedad de su dueño, este cogió su camino y se dirigió a la puerta de embarque a esperar el despegue de la aeronave.

Según relata en su demanda, en la cristalera del aeropuerto pudo comprobar que su perro, al contrario que otras mascotas que viajaban en otros vuelos, era transportado junto a las maletas sin ningún tipo de protección para el sol. Nano estuvo cuarenta minutos en la pista de aterrizaje, al sol y sin agua en pleno verano, esperando a ser trasladado a la bodega.

La preocupación de su dueño, que llevaba con su perro, un bulldog inglés, seis años, no paró de crecer hasta que llegó al aeropuerto de Palma. Una vez en tierra, el personal de Air Berlin le informó que debía ir a la cinta de recogida de maletas, donde llegaría su perro.

Aparecieron todas las maletas, pero Nano no. Entonces, una azafata se acercó al dueño y le dijo que su perro iba a necesitar atención veterinaria urgente. La trabajadora de la aerolínea acompañó entonces a Ramos a una cinta especial, donde salían todas las mascotas y allí siguió esperando sin que su animal apareciera. La angustia llegó hasta tal punto de que el pasajero amenazó con acudir a la Guardia Civil si no le entregaban a su perro, sobre el que ya le habían informado que algo había ocurrido.

Finalmente, se lo entregaron. Había muerto deshidratado, lleno de vómitos, orines y heces, síntomas propios de la muerte lenta por falta de agua. "Así terminó ese fatídico día, el cual iba a ser el comienzo de una nueva vida en Palma de Mallorca junto a mis seres más queridos, mi novia y mi Nano, y se vio truncada por la incompetencia, dejadez y olvido de algunas personas que lo verían sufrir y no hicieron nada. Lo trataron como a un objeto o una maleta en el equipaje", narró el afectado a la asociación de usuarios Reclamador.es, que se ha encargado de preparar y presentar la demanda.

En el escrito se relata que el animal se entregó en buen estado de salud a la compañía aérea tal y como consta en el certificado veterinario que su dueño tuvo que entregar a Air Berlin como requisito necesario para el transporte de animales. La propia compañía reconoce que "el transporte de animales en avión requiere un cuidado especial”, razón por la que, “en primer lugar se realiza una inspección en la facturación del animal y del contenedor”, inspección que tuvo un resultado satisfactorio ya que se admitió la facturación del perro. 

Del daño moral, según el escrito, no cabe duda ya que Francisco Javier "nunca más podrá recuperar a su mascota, sin que pueda sustituirse el cariño dado a esta o recibido de la misma con la simple compra de otro animal; pues, al no tratarse de un simple equipaje, sino de un ser vivo, los sentimientos en juego son mucho mayores e insustituibles". El demandante reclama a la compañía 2.635 euros, por todos los gastos que supuso el transporte del animal, su incineración, y los daños morales causados.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios