Es noticia
Menú
La nueva receta de Panrico: menos dónut y más marca blanca
  1. Empresas
PREPARA UN ERE PARA DESPEDIR A 1.914 PERSONAS

La nueva receta de Panrico: menos dónut y más marca blanca

La receta de Oaktree para Panrico es menos dónut y más marcas blancas, como base del plan de viabilidad que permita la continuidad de la empresa

Foto: Fábrica de Panrico (EFE)
Fábrica de Panrico (EFE)

La receta de Oaktree para Panrico es menos dónut y más marcas blancas, como base del plan de viabilidad que permita la continuidad de la empresa. Pero el precio a pagar va a resultar altísimo, ya que el grupo de bollería industrial prepara un ERE de extinción para prescindir de 1.914 de los 4.000 trabajadores que componen la plantilla. Entre los despedidos, hay 600 autónomos.

Los tiempos del “fresco del barrio”, de ese repartidor que servía cada día los donuts en todos los bares de España, han pasado a mejor vida. A partir del próximo mes, ese repartidor tendrá que afrontar graves problemas económico. La empresa ha informado a los sindicatos que no hay liquidez en caja ni para abonar la nómina de septiembre ni tampoco para la de octubre, ya que el grupo acumula pérdidas de 700 millones de diversos ejercicios.

Sólo en 2011 perdió 274 millones. En 2010 los números rojos llegaron a 229 millones. El EBITDA también fue negativo en 2012, de unos 15 millones de euros, según fuentes conocedoras del grupo.

Estas mismas fuentes aseguran que el plan industrial que prepara el fondo Oaktree para Panrico pasa por especializar las plantas del grupo en la marca blanca, es decir, en fabricar para los grandes grupos de distribución. Este sería el futuro de la principal fábrica del grupo, la situada en Santa Perpètua de la Moguda. De los 4.000 trabajadores en España, 400 fijos trabajan en Cataluña. Fuentes de Panrico han señalado que no podían explicar nada sobre el futuro plan industrial del grupo.

Oaktree, único accionista, considera que la marca Panrico está en horas bajas. De hecho buena parte de los 15 millones de pérdidas son a cuenta del “deterioro de la marca”. De aquí, que la nueva apuesta pase por fabricar para terceros. Panrico ya fabrica, por ejemplo, el pan de molde de Eroski.

Causas de una crisis

Panrico se ha hundido por muchas razonas. Entre otras, la codicia de la familia Costafreda, que vendió en 2005 por 1.000 millones algo que no lo valía. No había multiplicadores racionales que justificasen la operación. Pero a partir de aquí, todo fueron errores. Financieros, como esperar que el grupo alimentario devolviera 600 millones de deuda que le colgó el fondo de capital riesgo Apax en un momento de caída del consumo en España. O de gestión, como cuando se apostó por el dónut envasado y se desplomaron las ventas, demostrando que los nuevos responsables ni sabían cómo era su cliente tipo, ni conocían la esencia de su producto estrella.

Además, Panrico lucha contra un cambio de hábitos alimenticios. Las madres de los años 70 le ponían a su hijo un dónut en la cartera para que desayunase en el colegio, como mostraba el famoso anuncio de televisión. Y a las aprendices de Lolita o de Travolta hacía quince años se les denominaba “Bollycaos”, mientras que sus sucesoras ahora ya saben que un segundo en paladar y toda la vida en las caderas. Los tiempos han cambiado a favor de la comida sana y por mucho descuento con el que Oaktree haya comprado la deuda con la que se hizo con el 100% del capital, Panrico parece hoy un barco difícil de enderezar.

Más ajuste

En 2012 Panrico ya redujo plantilla en 80 personas, según explican fuentes sindicales. Ahora lo que se plantea es más ajuste. Pero esta vez, el ERE se presentará en el Ministerio de Trabajo, porque afecta a toda España y supone reducir la plantilla en un 50%. Será uno de los mayores en el sector de la alimentación este año a la espera de lo que pase con Pescanova.

Los trabajadores que se salven de la quema tampoco lo tendrán fácil. La reducción de la masa salarial que propone la empresa oscilará entre 35% y el 40%. Por ahora, sindicatos y la empresa van a abrir el período de consultas para el ERE que prevé la ley.

La receta de Oaktree para Panrico es menos dónut y más marcas blancas, como base del plan de viabilidad que permita la continuidad de la empresa. Pero el precio a pagar va a resultar altísimo, ya que el grupo de bollería industrial prepara un ERE de extinción para prescindir de 1.914 de los 4.000 trabajadores que componen la plantilla. Entre los despedidos, hay 600 autónomos.

Eroski
El redactor recomienda