Fortress adquiere Lico, la ruinosa financiera de las cajas, por 200 millones
  1. Empresas
YA GESTIONA 3.000 MILLONES EN ESPAÑA

Fortress adquiere Lico, la ruinosa financiera de las cajas, por 200 millones

El fondo oportunista se impone en la puja al australiano Pepper y eleva hasta los 3.000 millones su cartera de activos en España.

Fortress, uno de los fondos oportunistas que más presas ha cazado en España, ha cerrado la compra de Lico Corporación, el grupo de servicios financieros propiedad de las cajas de ahorro. La operación se ha cerrado por una cifra ligeramente inferior de 200 millones de euros después de que la junta general de accionistas de la sociedad la aprobase, pese a las reticencias de algunos socios.

Según han confirmado fuentes próximas a la transacción, los accionistas de Lico Corporación dieron este miércoles el visto bueno al traspaso de todos los activos y pasivos a Fortress, que llevaba negociando la adquisición desde la primavera. El fondo de distress se ha impuesto en la puja a Pepper Investment Management, otro fondo de origen australiano dirigido en España por Enrique Marín (ex-Lehman Brothers) y que había presentado una oferta en colaboración con Goldman Sachs.

Como adelantó El Confidencial a principios de junio, BBVA y Sabadell, que se habían convertido en accionistas de Lico Corporación por accidente tras comprar Unimm y CAM, obligaron a las cajas que históricamente estaban en el capital a vender la firma. Las pérdidas de los últimos años -más de 80 millones- de la empresa de servicios financieros habían obligado a aportar dinero fresco para evitar un desajuste patrimonial.

El presidente del banco sabadell,  josep oliu (efe)

Ante la presión de Francisco González y Josep Oliu, presidentes de BBVA y de Banco Sabadell, respectivamente, el resto de accionistas –Liberbank, Caja España, Banco Mare Nostrum, Unicaja, Novagalicia, Kutxa, Mapfre, Bankia, Caja 3, Catalunya Banc e Ibercaja y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA)- optaron por dar un mandato a Société Générale para buscar un comprador.

La decisión de vender Grupo Lico se adoptó apenas cinco meses después de que Lico Leasing, una de las mayores filiales del holding, llevase a cabo unExpediente de Regulación de Empleo (ERE)que afectó al 43% de una plantilla formada por poco más de 200 empleadosde la subsidiaria. Este recorte de personal supuso un coste total de algo más de seis millones de euros en indemnizaciones, un ajuste brusco con el que los socios de la CECA, principal accionista, querían adaptar “su capacidad productiva al escenario de actividad económica actual”.

Ahora lo hará Fortress, que con esta adquisición se hace con una plataforma para gestionar los cerca de 3.000 millones en activos financieros que ha ido comprando a lo largo de los últimos dos años. Una de las operaciones más sonadas fue el acuerdo con Banco Santander para quedarse con una cartera de créditos personales fallidos de 1.100 millones de euros. Una transacción por la que apenas pagó 55 millones de euros, debido a que se hizocon ella con un descuento del 95% sobre su valor en libros.

Lico Corporación, que tiene un activo de 745 millones de euros, es la sociedad matriz del Grupo Lico, que fue constituido en 1988, hace justo veinticinco años. El holding está compuesto por hasta 21 empresas que operan en los negocios del leasing, factoring, confirming, renting, financiación corporativa, cobro de impagados, valoración de carteras, mediación de seguros privados e inversión inmobiliaria. No obstante, el origen de la institución se remonta a 1966, cuando Mapfre creó Leasing International Company, empresa en la que en 1977 entraron las cajas de ahorro.

El aviso de Deloitte

La llegada de Fortress supone una gran bocanada de aire fresco para Lico Corporación, cuyas cuentas ya habían levantado ciertas sospechas en el auditor. Deloitte advirtió en su último informe sobre algunas “incertidumbres existentes sobre la capacidad del grupo para continuar consus operaciones”. Entre los factores causantes de la duda, la firma señalaba la caída paulatina de los volúmenes de nueva financiación concedida por su entidad dependiente Lico Leasing, así como el registro de pérdidasmuy significativas; los graves problemas de liquidez y de restricción del crédito en el conjunto del sistema bancario.

Un entorno que dificultó “la renovación de las líneas de crédito, de modo que al cierre del ejercicio la práctica totalidad de la financiación del Grupo es la concertada con sus accionistas”. Además, Deloitte ponía de manifiesto la decisión de las cajas de ahorrosde interrumpir la concesión de nuevas operaciones por la mencionada entidad dependiente, así como de poner enventa los negocios del grupo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Lico Corporación Lico Leasing CECA Société Générale Noticias del BBVA Fortress
El redactor recomienda