CONTRATA AL MEDIOBANCA, EL ASESOR DE gUINDOS

El FROB da las cartas marcadas al Guggenheim para comprar Novagalicia

El fondo accede a una información confidencial al contratar al asesor de Economía, que le niega los datos internos a BBVA, Santander y Caixabank

Foto: El director general del FROB, Antonio Carrascosa. (EFE)
El director general del FROB, Antonio Carrascosa. (EFE)

La falta de transparencia es la principal característica de la subasta de Novagalicia, el banco surgido de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova que tuvo que ser auxiliado por el Estado. El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) todavía no ha enviado a BBVA, Santander y CaixaBank la información confidencial de la entidad gallega, documentación que, en cambio, sí tiene Guggeheim, el otro candidato, al contratar a la firma que asesoraba hasta ahora al banco y al ente público.

Según denuncian fuentes financieras, si alguien se conoce a la perfección el estado de Novagalicia es Mediobanca. El banco italiano ha sido el consultor de cabecera del FROB y de José Maria Castellano, el presidente del grupo con sede en Vigo y La Coruña. Es el bróker que le asesoró en la venta de EVO Bank a Apollo, cerrada este mismo mes de septiembre por 60 millones, y en el intento fallido de colocar el conocido como banco malo o Unidad de Gestión de Activos Singulares (UGAS).

Además, Mediobanca es el banco de inversión con el que Castellano ha contado desde que fue nombrado presidente de Novagalicia hace más de dos años. Porque la entidad italiana, dirigida en España por Borja Prado, fue la que le ayudó a buscar los fondos de inversión con los que inyectar los 1.000 millones que el exconsejero delegado de Inditex prometió traer debajo del brazo cuando fue elegido por la Xunta de Galicia.

España pide a europa el rescate de la banca, sin condiciones macroeconómicas
España pide a europa el rescate de la banca, sin condiciones macroeconómicas

El dinero no llegó. Al contrario. Castellano sólo convenció a una serie de empresarios gallegos para que aportasen 150 millones con los que recapitalizar de forma provisional la entidad regional. Los dueños de grupos como Gadisa, Coren, Rianxeira, Copasa y Constructora San José, entre otros, acudieron a la llamada de auxilio de Alberto Núñez-Feijóo. Sin embargo, tan sólo llegaron 72 millones, contando los 26 que el propietario de Hierros Añón canjeó por una inversión fallida en la Corporación Caixa Galicia.

El acuerdo fue un desastre porque poco después el Estado se vio obligado a nacionalizar totalmente Novagalicia (8.981 millones en tres fases), con lo que los empresarios gallegos perdieron prácticamente toda su inversión. El desencuentro entre personajes como Manuel Jove o los gestores de Estrella de Galicia fue tal que pidieron al Banco de España que les devolviese su dinero entre amenazas de demandas judiciales por sentirse engañados.

Un enfado mayúsculo

En cualquier caso, lo cierto es que el intermediario que mejor información maneja de Novagalicia es Mediobanca. Ahora, el banco de inversión ha sido contratado por Guggenheim, el fondo que Luis de Guindos ha colado por sorpresa en una subasta de la que en principio estaba excluido. La firma estadounidense es la preferida del presidente del banco gallego, ya que de resultar ganador le permitiría justificar que finalmente sí ha aportado el dinero que prometió. Y de la Xunta, porque la sede operativa y fiscal se quedaría entre La Coruña y Vigo.

Luis de guindos
Luis de guindos

La irrupción de Guggenheim ha disparado las sospechas entre BBVA, Santander y CaixaBank, que todavía no han recibido la documentación confidencial para elaborar sus ofertas vinculantes. Un retraso que consideran inexplicable porque el viernes finaliza el plazo para comunicar al FROB los requerimientos mínimos a partir de los cuales formalizarán su oferta en firme. Es decir, cuál sería el esquema de protección de activos (EPA) y los créditos fiscales, principalmente.

Sin esa información, que BNP Paribas, el asesor del Ministerio de Economía en la privatización, no ha repartido, los tres aspirantes no pueden calcular las sinergias que supondría la integración de la red de oficinas de Novagalicia, el posible cierre de oficinas que se solaparan y el coste por empleado, elementos básicos para estimar que la compra pudiera contribuir inmediatamente al beneficio del grupo en lugar de restar. 

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios