TRAS LA NEGATIVA DEL FROB A VENDER SÓLO EL 51%

Los fondos 'amigos' de Castellano aceptan ir por el 100% de Novagalicia y sin EPA

La subasta de NCG Banco empieza a decantarse claramente hacia los fondos de inversión atraídos José María Castellano, con el apoyo de Alberto Núñez

Foto: El presidente de Novagalicia Banco, José María Castellano. (EFE)
El presidente de Novagalicia Banco, José María Castellano. (EFE)

La subasta de NCG Banco (Novagalicia) empieza a decantarse claramente hacia los fondos de inversión atraídos por su presidente, José María Castellano, con el apoyo de Alberto Núñez Feijóo para mantener la independencia de la entidad. El propio ministro Luis de Guindos -opuesto hasta ahora a esta opción- ha dado su brazo a torcer por la buena imagen que daría la venta a inversores internacionales. Pero el FROB había puesto una pega: rechazaba el plan de los fondos de comprar sólo el 51% de la entidad, como adelantó El Confidencial en agosto. Pues bien, han decidido lanzar un órdago e ir por el 100%y, además, sin solicitar EPA (esquema de proteccion de activos), a diferencia de los bancos españoles interesados. Algo que los convierte en favoritos para disgusto de La Caixa y BBVA, que tenían las mayores papeletas hasta ahora para hacerse con la entidad gallega.

La venta de NCG se había convertido desde hace meses en un partido entre Feijóo y Guindos con Mariano Rajoy como árbitro. El presidente de la Xunta incluyó en su programa electoral mantener la "independencia y galleguidad" de Novagalicia, el resultado de la fusión alentada por él mismo entre Caixa Galicia y Caixanova. Así que no tiene ningúnd eseo de presentarse a la reelección incumpliendo esta promesa, máxime después de los 9.000 millones de dinero público inyectados y los escándalos de las indemnizaciones de sus antiguos gestores y de las preferentes. De ahí que haya apoyado los sucesivos intentos de Castellano de encontrar inversores privados que quisieran tomar el control de la entidad y mantenerla independiente con el equipo actual al frente.

El más sólido es el que ha agrupado en torno al norteamericano Guggenheim a otros cuatro fondos de capital riesgo: JC Flowers, Anchorage, Elliot y WL Ross. La operación planteada inicialmente consistía en la compra del 51% y mantener al FROB con el resto del capital, con vistas a una rápida salida a bolsa que generara plusvalías para estos vehículos, de las que se beneficiaría también el fondo de rescate, que podría obtener un mejor precio que en una subasta. Pero Economía no se fiaba de este futurible y temía que el problema se cerrara en falso y que a la vuelta de uno o dos años lo tuviera otra vez encima de la mesa. Por eso se inclinó por vendérselo a un banco grande español, como se ha hecho todas las entidades intervenidas y nacionalizadas salvo el fiasco de Catalunya Banc, aunque eso supusiera inyectar más recursos públicos como capital o EPA. De ahí que el FROB impusiera que las ofertas en la puja. se hicieran por el 100%, lo que en principio dejaba fuera a los fondos. 

Feijoo en mitin en verin
Feijoo en mitin en verin

Sin embargo, la actitud de Guindos y su equipo ha cambiado radicalmente en las últimas semanas con la venta de EVO Banco (a la sazón filial de NCG) a otro fondo, Apollo, por 60 millones, y con la ampliación de Sabadell para dar entrada a dos importantes inversores latinoamericanos. Estas operaciones se perciben como muestras de que ha vuelto el interés internacional por invertir en España, lo que se refrenda con la caída de la prima de riersgo y la escalada del Ibex, informes positivos como el ya célebre "Viva España" de Morgan Stanley y otras operaciones como la entrada de BlackRock en NH Hoteles.

La ocasión es inmejorable tras tantos años de sequía, y hay que aprovecharla. La venta de NCG a extranjeros, la primera de una entidad relevante nacionalizada, sería un "espaldarazo inmejorable" para la recuperación económica y el proceso de saneamiento de la banca española. Así lo han dicho públicamente tanto Guindos como el director general del FROB, Antonio Carrascosa. Pero tampoco quieren correr riesgos. "Se da entrada a los fondos, pero hay que hacerlo bien", señala una fuente cercana a Econmomía. Y ese "bien" implica que la puja debe ser por el 100% y otros compromisos como una permanencia mínima en el capital de cinco años.

Los fondos pasan a ser favoritos

La pelota estaba en el tejado de los private equity. Y éstos, alentados por Castellano -que les ha asegurado que el banco saneado les proporcionará una alta rentabilidad-, han decidido avenirse a estas exigencias. Es decir, pujarán por el 100% y firmarán ese compromiso de permanencia. "Tienen dinero de sobra y están dispuestos a invertirlo", asegura una fuente conocedora de la situación. Lo cual, con la nueva actitud de Economía, los convierte en favoritos para la puja. Y por si fuera poco, están dispuestos a no solicitar EPA -aunque en principio ninguna norma se lo impide-, a diferencia de los bancos españoles interesados. Es decir, su oferta no supondría nuevas aportaciones de dinero público en NCG.

Para rematar la faena, los fondos no podrían aprovechar por completo el crédito fiscal de 4.500 millones que es el principal 'caramelo' de NCG para las entidades españolas. Tan sólo podría beneficiarse de la parte 'activada', es decir, la que puede compensarse la entidad gallega en solitario: unos 2.000 millones como máximo. Es decir, la opción de los fondos también supone un ahorro para las arcas públicas, lo que sin duda gusta a Cristóbal Montoro. Y además, evita el quebradero de cabeza de qué parte de ese crédito se tendría que restar del capital el comprador si fuera un banco por las normas de Basilea III.

La Caixa y BBVA, con la miel en los labios

Lógicamente, este favoritismo de los fondos ha sentado muy mal a las entidades españolas interesadas, básicamente La Caixa y BBVA (Santander sigue con su estrategia de evitar quedarse con nada en España salvo que sea con unas ayudas enormes). Ambas pensaban que el Gobierno les reconocería el haber soportado soportado gran parte del coste de la reestructuración del sector bancario, con la aportación al Fondo de Garantía de Depósitos y la adquisición de varias entidades, como Unnim, Caixa Girona, Banca Cívica y Banco de Valencia, y el cambio de actitud se ve como una traición en Azca y en Diagonal. 

Pero además, esperaban poder aprovecharse del crédito fiscal para no tener que pagar impuestos en España durante muchos años, así como exprimir al FROB para conseguir prebendas tan jugosas como las arrancadas en los casos de Unnim (adjudicada a BBVA) y, sobre todo, Banco de Valencia (Caixa). Ahora, la participación de los fondos les obliga a reducir drásticamente estas exigencias si quieren ganar la puja, con lo cual la operación pierde mucho interés para ellos. Y está por ver si aun asi siguen adelante o tiran la toalla. De momento, el viernes proximo es la fecha tope para presentar sus "manifestaciones de interés", que sera cuando tengan que empezar a retratarse.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios