pero sólo un par de veces al año

Rato, a cuerpo de rey con Botín: suite en el Ritz, cena en Zalacaín y 200.000 euros

Rodrigo Rato, el flamante fichaje de Emilio Botín para el consejo asesor internacional del Santander, no se hará rico con su nuevo cargo, pero disfrutará de una serie

Foto: Emilio Botín y Rodrigo Rato
Emilio Botín y Rodrigo Rato

Rodrigo Rato, el flamante fichaje de Emilio Botín para el consejo asesor internacional del Santander, no se hará rico con su nuevo cargo, pero disfrutará de una serie de privilegios con los que el banco agasaja a los miembros de este órgano cada vez que se reúne: vuelo en clase business, suite en el Ritz, cenas en restaurantes como Zalacaín y otros detalles similares. Además de una compensación que ronda los 200.000 euros por trabajar dos días al año.

Estas son las atenciones que brinda el banco cántabro a este consejo, compuesto principalmente por exejecutivos de grandes empresas internacionales, según fuentes conocedoras. Un portavoz del Santander no confirmó la remuneración, pero es lo que cobraba Rato en su primera etapa en este organismo (desde que abandonó el FMI en 2008 hasta que fue nombrado presidente de Caja Madrid en enero de 2010). "Botín no va a pagar a Rato menos que Alierta", según un experto del sector. Este último se incorporó en enero a dos de los consejos asesores que tiene Telefónica, el de Europa y Latinoamérica, con un sueldo aproximado también de 200.000 euros anuales.

El Santander no es el único banco que prodiga estas atenciones. En BBVA son conocidos los privilegios con que Francisco González obsequia a su llamada 'guardia de corps', la unidad de grandes accionistas del banco que agrupa a las principales fortunas que han invertido en el capital de la entidad y a las que conviene cuidar con todo el mimo del mundo para que sigan ahí a pesar de los vaivenes de la cotización.

El presidente del bbva dice que ajuste en españa es 'duro, pero necesario'
El presidente del bbva dice que ajuste en españa es 'duro, pero necesario'

El puesto de Rato en el consejo asesor del Santander estaba vacante desde 2010. Este órgano consultivo para la estrategia internacional del banco se reunió sólo en dos ocasiones el año pasado, según la memoria de 2012. En esas reuniones, se trató "entre otros asuntos, la evolución de los resultados del Grupo, la situación y perspectivas en la unión europea, los resultados de las elecciones en EEUU y su impacto en la economía, así como la evolución de la economía española y los avances en la reforma del sistema financiero".

El consejo estaba formado hasta ahora por 10 miembros de seis nacionalidades: lo preside Antonio Fernández (expresidente del mexicano Grupo Modelo) y pertenecen a él Bernard de Combret (presidente de Total Trading Geneve), Antonio Escámez (presidente de la Fundación del Santander), Carlos Fernández (actual presidente del Grupo Modelo), Santiago Foncillas (expresidente de Dragados), Richard Gardner (exembajador de EEUU en España), George Mathewson (expresidente del Royal Bank of Scotland), Fernando Masaveu (presidente del Grupo Masaveu), Francisco Pinto Balsemao (exprimer ministro de Portugal) y Luis Alberto Salazar-Simpson (presidente de France Télécom España). El secretario es Ignacio Benjumea (consejero del banco).

Los riesgos de Botín: de imagen y judiciales

El fichaje de Rato por Santander desató ayer todo tipo de comentarios y controversias sobre las intenciones de Emilio Botín y sobre los riesgos que corre con esta incorporación. Por un lado, tiene que asumir la mala imagen de "dar cobijo" a un político venido a menos al que no sabe dónde colocar su propio partido tras sus sucesivos avatares: su 'espantada' como director gerente del FMI, puesto para el que fue nombrado cuando el PP perdió las elecciones en 2004 y que abandonó por motivos personales en junio de 2007; y, sobre todo, su abrupta salida de la presidencia de Bankia (formalmente dimitió) el 7 de mayo de 2012, días antes de su nacionalización, forzado por su antiguo número dos en Economía y actual titular de la cartera, Luis de Guindos, ante la situación insostenible de la entidad. Precisamente, otro de los riesgos es asociar la 'cara' del hundimiento de Bankia con la imagen de un banco que juega en la Champions League internacional.

Por otro lado, está el riesgo judicial. Actualmente está imputado por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu dentro de la causa que investiga por la ocultación de información y otros posibles hechos fraudulentos en la fusión que dio origen a Bankia y en su salida a bolsa en verano de 2011. Esta imputación ya existía cuando lo fichó Alierta en enero de este año.

En su declaración ante el juez Andreu el pasado 20 de diciembre, eludió cualquier responsabilidad por estos hechos y culpó del hundimiento de Bankia a José Luis Rodríguez Zapatero por obligar a la entidad a salir a cotizar. También responsabilizó a Mariano Rajoy por los decretos que dispararon las exigencias de provisiones de la entidad relacionadas con el ladrillo, lo que a la postre la condujo a la insolvencia.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios