verizon y vodafone ultiman su acuerdo

El año en el que las 'telecos' sacaron la chequera

Verizon anunció un acuerdo con Vodafone para adquirir Verizon Wireless por 130.000 millones de dólares. No será la única adquisición (ni la última)

Foto: El año en el que las 'telecos' sacaron la chequera

Verizon Communications acaba de anunciar un principio de acuerdo con Vodafone para adquirir Verizon Wireless por 130.000 millones de dólares (unos 98.300 millones de euros).

En virtud de los términos del acuerdo propuesto, Vodafone obtendría 60.000 millones de dólares en efectivo, 60.000 millones de dólares en acciones de Verizon y 10.000 millones de dólares adicionales a partir de transacciones menores.

Para financiar la parte que será abonada en efectivo, Verizon ha logrado el apoyo económico de los bancos JPMorgan Chase & Co, Morgan Stanley, Barclays y Bank of America Merrill Lynch.

El acuerdo implica para Vodafone la salida del mercado estadounidense, pero también llenar sus arcas y poner la mirada en otras posibles adquisiciones

Este acuerdo, que de cumplirse finalmente se convertirá en la tercera mayor adquisición corporativa de todos los tiempos, pone fin a una de las más largas disputas corporativas que se recuerda, la cual ha visto a ambas partes intentando comprar a la otra en momentos de debilidad.

Para Verizon, significa no tener que seguir compartiendo los miles de millones de dólares en dinero generados por Verizon Wireless. Para Vodafone implica la salida del mercado estadounidense, pero también llenar sus arcas y poner la mirada en otras posibles adquisiciones en un año que está siendo especialmente movidito en este sentido.

Europa, cuna de adquisiciones de 'telecos'

Según un informe de la consultora Dealogic, las operaciones de fusiones de compañías europeas de telecomunicaciones han alcanzado un valor cercano a los 46.700 millones de euros en el primer semestre de este año, una cifra que casi duplica a la del mismo periodo de 2012 y que es la más alta desde 2003.

La mayor compra en este periodo fue la que llevó a cabo la compañía estadounidense Liberty Global sobre la británica Virgin Media por 23.300 millones de dólares (17.156 millones de euros). Virgin Media es uno de los líderes en Reino Unido en telecomunicaciones y redes de fibra óptica, así como en televisión por cable.

Por aquel entonces, Bruselas explicó en un comunicado que no creía que la operación plantease problemas para la competencia ya que las dos partes tenían sus principales operaciones en distintos países. Pero no fue el único movimiento de Liberty Global. También elevó su participación en la empresa belga de cable Telenet hasta el 58%.

Por su parte, Telefónica anunció a finales de julio la compra de E-Plus, la filial alemana de la holandesa KPN, por cerca de 10.690 millones de dólares (alrededor de 8.100 millones de euros). La adquisición de la filial teutona de KPN convirtió a la española en la primera operadora del país en términos de clientes móviles con 43,22 millones, por delante de los 37 millones de T-Mobile, división móvil de Deutsche Telekom, y de los 32 millones de Vodafone.

Esta última también quiso sumarse a esta tendencia y el pasado mes de junio adquirió el mayor operador de cable de Alemania, Kabel Deutschland, por 7.700 millones de euros en una apuesta por los servicios de televisión y línea fija. Esta última maniobra significó la mayor adquisición que ha realizado la británica en Europa durante la última década.

Telefónica, soltando lastre

Además de comprar, la compañía presidida por César Alierta lleva tiempo animando el mercado con sus movimientos destinados a reducir deuda. El mes de junio anunció la venta de su filial irlandesa O2 Ireland a Hutchison Whampoa, por cerca de 850 millones de euros. Y a principios de año la de su negocio de telefonía fija residencial en Reino Unido a BSkyB por 208 millones de euros.

A finales de 2012, su filial irlandesa (que contaba con una plantilla de 965 empleados y una cuota de mercado que rondaba el 27%), suponía el 1 por ciento y el 0,6 por ciento de los ingresos y OIBDA consolidados del Grupo Telefónica. Como apuntamos, la operación supuso un paso más para cumplir el objetivo de reducir su deuda neta en 2013 por debajo de los 47.000 millones de euros (5.000 millones menos que en 2012).

Con esta operación, el gigante asiático Hutchinson Whampoa amplió su presencia en Europa donde también pretendió hacerse con un 29,9% de Telecom Italia. No le salió bien esta última jugada. El pasado mes de julio la italiana puso fin a las negociaciones. Mejor suerte tuvo con Orange Austria, que adquirió en 2012 por 1.300 millones de euros.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios