ALARGA MÁS DE SEIS AÑOS SUS PRÉSTAMOS BANCARIOS

El Corte Inglés refinancia 3.700 de sus 5.000 millones de deuda con el G-6

El Corte Inglés se ha comprado un traje financiero más que cómodo. El grupo de distribución ha cerrado la reestructuración de la mayor parte de su deuda.

Foto: El presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez (EFE)
El presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez (EFE)

El Corte Inglés se ha comprado un traje financiero más que cómodo. El grupo de distribución ha cerrado la reestructuración de la mayor parte de su deuda, que asciende a 3.700 millones de los 5.000 que tiene en total. La compañía presidida por Isidoro Álvarez ha llegado a un acuerdo con Banco Santander, CaixaBank, BBVA, Banco Popular, Sabadell y Bankia para alargar el vencimiento de su pasivo a ocho años, un plazo extremadamente largo y poco habitual.

El Corte Inglés ya ha firmado con el grupo de bancos conocidos como el G-6 las condiciones de pago de su deuda, que se divide en dos partes: la puramente bancaria, unos 3.750 millones, y la que tiene con sus empleados (1.300 millones), que depositan parte de su dinero en la compañía a cambio de una remuneración como si fuese un pagaré. Este tramo se renueva anualmente de forma automática.

La parte bancaria es la que se ha renegociado con la ayuda de Morgan Stanley en unas condiciones aparentemente muy ventajosas. Según distintas fuentes, el nuevo plazo de amortización se extiende entre seis y ocho años, un periodo poco común, ya que las refinanciaciones suelen alargarse entre tres y cinco años en el mejor de los casos. Por ejemplo, los créditos sindicados por más de 5.000 millones que FCC está tratando de prolongar se están negociando a tres años, el mismo plazo que la banca le dio a Sacyr por su riesgo en Repsol o a ACS cuando renovaba constantemente sus préstamos sobre Iberdrola. En enero, a Eroski también le concedieron tres años cuando pactó con la banca aplazar el pago de 2.500 millones.

Por otra parte, el nuevo tipo de interés es "de mercado", según fuentes financieras, que no dan más detalles concretos. En operaciones recientes de compañías de gran tamaño que han cambiado las condiciones de sus créditos se ha acordado pagar el índice de referencia más entre 300 y 350 puntos básicos, lo que supone que El Corte Inglés abonaría entre el 3,5 y el 4% por renovar su deuda. 

Un año de conversaciones

Fuentes de algunos de los bancos acreedores de El Corte Inglés aseguran sentirse “muy cómodos” con los nuevos términos de la deuda, especialmente porque el grupo de distribución les ha dado garantías más que suficientes de pago. Como publicó El Confidencial hace un año, cuando adelantó el inicio de las conversaciones para la refinanciación de los préstamos bilaterales, el holding ha puesto como respaldo parte de su patrimonio inmobiliario. El valor de sus edificios supera los 18.000 millones de euros, según una reciente tasación solicitada ex profeso. Esta garantía ha hecho que la reestructuración del conjunto del pasivo se haya efectuado en apenas dos meses, pese a que el importe negociado es el mayor hasta la fecha de una empresa en España.

Santander es el banco con mayor exposición a la firma de grandes almacenes, con créditos que rondan los 1.200 millones. Después están CaixaBank, que le ha prestado cerca de 750 millones, y BBVA, con 700, aproximadamente. Por debajo se encuentran Banco Popular (450 millones), Sabadell (364 millones) y Bankia (280 millones). Junto con estas entidades se encuentran otros bancos de menor tamaño con posiciones pequeñas, que se sumarán al pacto en las próximas semanas.

Con esta reorganización de la deuda, El Corte Inglés flexibiliza su balance, que se había tensado por las inversiones realizadas en la compra del Windsor, la apertura de varios centros comerciales en Córdoba, Tarragona y Badajoz y la adquisición de acciones propias. Un proceso de acomodación a las nuevas circunstancias del mercado que también ha supuesto la venta de activos no estratégicos, como las posiciones en IAG y en Inversis, y algún edificio secundario.

Los bonos, tras los resultados

Para adaptarse a la situación actual, el grupo también está trabajando en la titulización de los derechos de cobro sobre las tarjetas de sus clientes. Se trata de la primera emisión de bonos de El Corte Inglés, que nunca había recurrido a los mercados de capitales para financiarse, una maniobra que también están haciendo compañías como Enagás, ACS y Ferrovial, que este año ha colocado bonos por 1.000 millones para cambiarlos por deuda bancaria.

No obstante, la citada emisión se ha aplazado hasta después del verano por las circunstancias de los mercados de renta fija, que vivieron momentos de gran volatilidad durante la primera quincena de julio. Ante la incertidumbre bursátil, El Corte Inglés y el Santander, el banco encargado de la colocación, optaron por dejar la operación para septiembre y centrarse en la refinanciación de la deuda.  

En consecuencia, la emisión llegará una vez que el holding publique los resultados de su ejercicio fiscal 2012-2013, que finalizó el 31 de enero de este año. La compañía celebrará su tradicional Junta General de Accionistas el próximo 25 de agosto.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios