Es noticia
Menú
Caixa, Popular y Sabadell relajan los suelos para contener la mora hipotecaria
  1. Empresas
NIEGAN QUE SEA UNA PRÁCTICA GENERALIZADA

Caixa, Popular y Sabadell relajan los suelos para contener la mora hipotecaria

Las entidades que se han negado en redondo a eliminar las cláusulas suelo de sus hipotecas -principalmente La Caixa, Popular y Sabadell- las están relajando por

Foto: Protesta contra las cláusulas suelo de las hipotecas. (EFE)
Protesta contra las cláusulas suelo de las hipotecas. (EFE)

Las entidades que se han negado en redondo a eliminar las cláusulas suelo de sus hipotecas -principalmente La Caixa, Popular y Sabadell- las están relajando por la puerta de atrás. Su relejación o incluso su eliminación total se plantea como una medida más para que los clientes con problemas para hacer frente a la letra del préstamo puedan seguir pagando, junto a las habituales de alargamiento de plazos, períodos de carencia, etc. El objetivo es evitar que la morosidad hipotecaria se dispare y lo hacen de forma individual -caso por caso- para evitar reconocer una mala praxis generalizada.

Como es sabido, el Tribunal Supremo consideró nulas en mayo algunas de estas cláusulas en BBVA, NovaGalicia y Cajamar, y estas tres entidades decidieron eliminarlas todas a raíz de una aclaración del Alto Tribunal de junio, en la que dictaminaba que no hace falta que se den a la vez todas las circunstancias que provocan la nulidad, sino que basta con que el cliente no tuviera un perfecto conocimiento de esta cláusula antes de firmar la hipoteca. Sin embargo, el resto de entidades con este tipo de cláusulas se negó en redondo a eliminarlas ante el impacto que eso tendría en sus resultados, con el argumento de que las considera perfectamente legales.

Ante esta actitud, el ministro Luis de Guindos anunció ese mismo mes que el Banco de España iba a revisar la situación de estas cláusulas porque considera que la sentencia del Alto Tribunal "se puede extender a otras entidades" no afectadas directamente por la sentencia y genera jurisprudencia. Pero, hasta el momento, estos bancos se habían mantenido en sus trece y no habían tocado sus suelos... oficialmente.

El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)Porque, según fuentes conocedoras de la situación, la realidad es que sí los están revisando, si bien de forma individual y no generalizada. La Caixa y las cajas rurales ya habían comenzado a estudiarlo en los casos en que los clientes lo solicitaban, como adelantó El Confidencial, pero ahora la práctica se ha extendido a las demás entidades en los casos en que el cliente tiene problemas para pagar la hipoteca.

"Se trata de una medida más en los procesos de refinanciación hipotecaria, junto a reducción de la cuota mediante el alargamiento del plazo, las prórrogas y carencias, los aplazamientos parciales y demás opciones. Si se trata de bajar la letra, se le puede bajar el suelo del 4,5% al 2,5%, por ejemplo, de forma temporal, hasta que pueda volver a pagarlo", explican las fuentes consultadas. Otras añaden que en algunos casos el suelo se elimina del todo.

Contener la mora hipotecaria como sea

Esta medida pretende que estas hipotecas entren en mora, es decir, evitar que la morosidad hipotecaria se dispare. Algo de lo que siempre han alertado los analistas internacionales, que no entienden que con un paro del 26% las hipotecas se sigan pagando por una cuestión cultural. Pero todo tiene un límite y esta tasa ya supera el 4%, mientras que la mora total supera ya el 11,2%. En casos como el de Bankia, la morosidad hipotecaria alcanzaba el 8% ya en el primer trimestre.

Oficina de Bankia. (EFE)"Ahora que la mora de promotores ha tocado techo, la que está escalando es la de las empresas de otros sectores. Y lo único que nos falta a los bancos españoles es una explosión de la morosidad hipotecaria", explican desde una entidad. "Y lo que no queremos de ningún modo es tener que adjudicarnos ahora otro montón de pisos cuando ya hemos terminado de quedarnos con inmuebles de los promotores", añaden.

¿Subir los suelos después de bajarlos?

Algunas de las fuentes consultadas muestran sus dudas respecto a que las bajadas de los suelos pueda ser temporal: "Una vez que has acostumbrado a un cliente a no tener suelo, va a ser muy difícil volver a ponérselo", afirman. En todo caso, en el sector empieza a extenderse la idea de que no van a tener más remedio que claudicar y seguir el camino iniciado por BBVA. Es verdad que el impacto en resultados a corto plazo puede ser muy elevado, pero el daño reputacional puede ser superior, máxime cuando la imagen de la banca está en el peor momento en décadas y tras escándalos como el de los desahucios y el de las preferentes (que no afecta a las entidades sanas, pero la opinión pública mete a todos en el mismo saco).

Eso sí, a cambio de esta retirada probablemente exijan a los clientes una contrapartida -subida del diferencial de la hipoteca, más comisiones, etc.-, pero Guindos también avisó de que la eliminación de los suelos debe hacerse "sin ninguna contrapartida para el banco".

Las entidades que se han negado en redondo a eliminar las cláusulas suelo de sus hipotecas -principalmente La Caixa, Popular y Sabadell- las están relajando por la puerta de atrás. Su relejación o incluso su eliminación total se plantea como una medida más para que los clientes con problemas para hacer frente a la letra del préstamo puedan seguir pagando, junto a las habituales de alargamiento de plazos, períodos de carencia, etc. El objetivo es evitar que la morosidad hipotecaria se dispare y lo hacen de forma individual -caso por caso- para evitar reconocer una mala praxis generalizada.

Ángel Ron Isidre Fainé Josep Oliu
El redactor recomienda