TIENEN 3.400 MILLONES EN DEUDA MUNICIPAL USA

La quiebra de Detroit mete el miedo en el cuerpo a Banco Santander y BBVA

La suspensión de pagos de la ciudad de Detroit ha hecho saltar las alarmas en la gran banca europea, incluyendo los gigantes españoles Santander y BBVA.

Foto: El presidente del Banco Santander, Emilio Botín. (EFE)
El presidente del Banco Santander, Emilio Botín. (EFE)

La suspensión de pagos de la ciudad de Detroit ha hecho saltar las alarmas en la gran banca europea, incluyendo los gigantes españoles Santander y BBVA. Lo que se percibía como un problema local se ha revelado como una amenaza para nuestras entidades porque esta quiebra ha aflorado una exposición muy alta a la deuda municipal estadounidense: 2.000 millones de dólares el banco que preside Emilio Botín y 1.400 el de Francisco González. La causa de estas posiciones está en las normas de solvencia de Basilea, que hacen que invertir en deuda municipal de EEUU consuma mucho menos capital que dar créditos en España, por ejemplo. El peligro es que el ejemplo de Detroit cunda entre otras endeudadas ciudades norteamericanas.

Cada inversión que hace un banco (sea un crédito, compra de bonos, de acciones, etc.) requiere apartar una cantidad de capital para cubrir el riesgo de que salga mal: es lo que se llama consumo de capital. Dicho consumo varía mucho de unas inversiones a otras: así, un préstamo a una gran empresa consume menos capital que otro a una pyme, y la inversión en deuda pública soberana no consume nada porque los países no pueden quebrar -algo que está cuestionado tras la quita de Grecia-. Ese riesgo se mide en los llamados APR (activos ponderados por riesgo), el denominador de la ratio de solvencia; el capital es el numerador. Y, como es sabido, las normas nacionales e internacionales han obligado a una constante subida de esta ratio en los últimos años, lo que incentiva las inversiones que reduzcan los APR (y suban la ratio).

Pues bien, resulta que la legislación de solvencia de la UE, basada en las normas internacionales de Basilea II (Basilea III aún no ha entrado en vigor), permite que los bancos europeos inviertan en bonos municipales sin apenas consumo de capital, siempre que estas ciudades se encuentren en un país con un rating elevado. Como era el caso de Detroit. Es decir, pueden obtener grandes rentabilidades invirtiendo bonos de ciudades con baja calificación sin empeorar sus ratios de solvencia mientras el emisor esté en un país con un buen rating; dicho de otra forma, el consumo de capital es el mismo invirtiendo en la deuda de Detroit que en el Treasury del Gobierno de EEUU, pero la rentabilidad es mucho más alta en el primer caso por su peor rating. Una tentación demasiado grande en los tiempos que corren.

Técnicamente, esto es posible porque Basilea II permite a las entidades optar para medir el riesgo de estos bonos entre los modelos internos de evaluación del riesgo (cada banco tiene los suyos, aunque los tiene que aprobar el Banco de España) o el modelo estándar, que confiere el mismo consumo de capital a cada activo para todas las entidades. Y este modelo estándar considera a la deuda municipal sólo un poco más arriesgada que la deuda pública del país en que se encuentra la ciudad.

La banca europea, hasta las cejas

Eso es lo que ha llevado a los bancos europeos a tener ingentes cantidades de deuda municipal en sus balances. Así, el regulador alemán Bafin estima en 18.500 millones de euros la exposición de los bancos y aseguradoras de ese país a la deuda municipal de EEUU; en Italia la cifra baja a 800 millones, según Reuters, mientras que los reguladores de Francia, Suiza, Reino Unido y España no han dado cifras. Pero los bancos que tienen más de 500 millones de dólares en activos de EEUU tienen que comunicarlos a la SEC, como es el caso de Santander y BBVA.

El presidente del BBVA, Francisco González. (EFE)
El presidente del BBVA, Francisco González. (EFE)
Así, el primero tenía 2.000 millones de dólares en bonos de ciudades norteamericanas al cierre de junio, aunque asegura que el rating medio de esta cartera es AA. BBVA poseía 1.400 millones en el primer trimestre, de los que un tercio tienen calificación de AAA (la máxima posible) y el resto, entre AA+ y AA-. El británico HSBC posee 800 millones en estos títulos y el belga rescatado Dexia ha tenido que provisionar 59 millones de euros para cubrir sus pérdidas en Detroit.

El riesgo de contagio de Detroit

El peligro es que el ejemplo de Detroit -que ha presentado la suspensión de pagos con un pasivo de 18.500 millones de dólares- cunda entre otras ciudades de EEUU también agobiadas por la falta de ingresos para pagar las pensiones y los elevados gastos sanitarios de una población envejecida (ambos capítulos son competencia municipal en EEUU). Con esta medida, son los tenedores de la deuda municipal los que corren con las pérdidas. No obstante, algunos expertos aseguran que el riesgo de contagio es limitado porque Detroit supone un caso único de despoblación: se ha quedado en 690.000 habitantes frente a los 951.000 del año 2000 o los 1,85 millonres de los años 50.

En todo caso, que Europa ha subestimado este riesgo queda patente en los últimos test de estrés de la EBA (Autoridad Bancaria Europea) de 2011, en los que se dio a la deuda municipal el mismo trato que a la deuda soberana de EEUU, ya que aquel ejercicio estaba cebtrado principalmente en la crisis de la deuda de la zona euro.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios