Castellano se reúne con los dos directores generales de NCG para tranquilizarles
  1. Empresas
LES ASEGURA QUE CUENTA CON ELLOS PARA EL FUTURO

Castellano se reúne con los dos directores generales de NCG para tranquilizarles

José María Castellano ultima su oferta para convertirse en presidente no ejecutivo de Novacaixagalicia en representación de una serie de fondos internacionales y empresarios locales. Mientras

Foto: Castellano se reúne con los dos directores generales de NCG para tranquilizarles
Castellano se reúne con los dos directores generales de NCG para tranquilizarles

José María Castellano ultima su oferta para convertirse en presidente no ejecutivo de Novacaixagalicia en representación de una serie de fondos internacionales y empresarios locales. Mientras aguarda a que sea ratificada su propuesta en el consejo de administración de este jueves, el que fuera número dos de Inditex se ha reunido con los dos directores generales de la caja para conocer su visión de la entidad y asegurarles que cuenta con ellos para el futuro.

 

Castellano ha mantenido en los últimos días dos reuniones con José Luís Pego, director general de Novacaixagalicia, y con Javier García Paredes, director general adjunto. Los encuentros fueron por separado, en una clara demostración del distanciamiento entre los equipos directivos procedentes de Caixanova –la caja de Vigo- y Caixa Galicia, la que tenía la sede en La Coruña.

El catedrático de Economía quería conocer de primera mano los detalles de la situación actual de la entidad, que este jueves aprobará el traspaso de sus activos a NCG Bank. Por una parte, el estado real del balance tras las ingentes provisiones realizadas en diciembre del año pasado con los 1.162 millones de euros procedente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Por otra, los riesgos que la entidad tiene relacionados con su exposición al ladrillo, que a finales de 2010 ascendían a 30.363 millones.

Y por último, y tan importante como los otros dos factores económicos, el grado de integración de la caja tras la fusión entre la de Vigo y La Coruña el pasado mes de diciembre. Porque es vox populi las desavenencias entre los ejecutivos y los consejeros de cada una de las entidades, que han seguido intentando imponer sus criterios por su cuenta.

La pelea más conocida fue el rechazo a una inversión en un proyecto eléctrico en Perú liderado por Honorato López Isla, el expresidente de Unión Fenosa, contratado por Caixanova para gestionar sus negocios en energías renovables. La operación, de unos 50 millones de dólares, se denegó por presuntas irregularidades pese a la presión de Maria Victoria Vázquez, número dos la caja de Vigo antes de la fusión y ahora responsable de inversiones del holding financiero.

No fue el único rifirrafe. En abril Yago Méndez Pascual, hijo del expresidente de Caixa Galicia, al cual sacrificaron para que la fusión pudiera llevarse a cago, dejó Novacaixagalicia por las diferencias con el equipo gestor. Méndez Pascual era el responsable del área de empresas fuera de Galicia y se encargaba desde Madrid de las relaciones con los grandes grupos industriales y financieros.

No a López Isla

Castellano conocía bien la distancia entre ambos bandos, pero quiso oírlo en primera persona. Pese a ello, el que puede ser el próximo presidente de NCG Bank les aseguró a los dos que cuenta con ellos para la nueva etapa. Una aseveración que contrasta con lo que ha hecho en ONO desde que tomó las riendas de la empresa de telecomunicaciones en noviembre de 2008. Además de renovar el consejo de administración, Castellano sustituyó al consejero delegado, al director financiero y al director del negocio residencial, los tres mayores altos cargos de la compañía.

Noticias de Abanca José María Castellano José Luis Pego Javier García de Paredes