Cataluña también estudia vender edificios públicos para financiarse
  1. Empresas
EL GOBIERNO DE MONTILLA APLAZÓ EL PROYECTO

Cataluña también estudia vender edificios públicos para financiarse

La venta de edificios públicos para financiarse no es exclusiva de Andalucía, menos cuando las urgencias apremian. Cataluña es la otra de las comunidades autónomas con

placeholder Foto: Cataluña también estudia vender edificios públicos para financiarse
Cataluña también estudia vender edificios públicos para financiarse

La venta de edificios públicos para financiarse no es exclusiva de Andalucía, menos cuando las urgencias apremian. Cataluña es la otra de las comunidades autónomas con problemas para cuadrar el presupuesto que tiene sobre la mesa la opción de vender activos inmobiliarios. De hecho, ya en  2010, con el anterior Gobierno tripartito, el presidente José Montilla estudió la posibilidad de recurrir al popular formato del sale & lease back (venta y posterior alquiler inquilino) para obtener recursos con los que financiar su gasto presupuestario.

En aquel momento, Montilla rechazó esta opción por el simple hecho de no ser la primera comunidad autónoma que recurriera a este formato. Según fuentes del sector, desde la Generalitat se decidió esperar a que fueran otros quienes probaran suerte y testaran el apetito inversor del mercado. Ese testigo lo ha recogido finalmente Andalucía, como ayer explicó este diario. El proceso anunciado a finales de 2010 se acaba de poner en marcha con la apertura del concurso para gestionar la venta de 50 edificios y recaudar hasta 800 millones de euros.

En el caso de la Generalitat, no existen cifras aproximadas del número de edificios que se venderían ni el importe que esperan recibir a cambio. Las prioridades para obtener financiación por parte de Montilla primero y de Artur Mas, después, han sido los conocidos como bonos patrióticos, modalidad de emisiones de deuda a corto plazo (uno o dos años) para colocar entre inversores particulares. Esta alternativa de financiación ha permitido a la Generalitat captar en menso de cinco meses bloques de 3.200 y 2.400 millones de euros, respectivamente.

De momento, la Generalitat tiene ya constituida la sociedad a través de la cual canalizaría la operación. ¨Está mucho menos avanzado¨, explican desde otra consultora internacional. ¨En este caso, han creado un ente público que saca a concurso un estudio de consultoría, que en principio servirá como base para la futura decisión. En el caso de Cataluña está previsto que se haga con un volumen mucho mayor que el de Andalucía (75 edificios) y no sería extraño que lo hicieran otras comunidades con dificultades presupuestarias (Valencia, Baleares...)¨.

En este sentido, ante estas necesidades de financiación de Cataluña, resulta muy complicado que ningún vendedor pueda colocar en el mercado activos inmobiliarios por un importe muy elevado en un breve espacio de tiempo, que en el caso de Andalucía puede demorarse durante casi seis meses. Según fuentes jurídicas informadas del proceso, “la Generalitat puede utilizar el formato sale & lease back como un recurso complementario para obtener liquidez, pero no como una herramienta básica para financiarse”.

Las emisiones de bonos no han sido las únicas herramientas empleadas como fuentes de financiación por la Generalitat desde la llegada de CiU. En los últimos meses, el Ejecutivo de CiU ha firmado un préstamo a corto plazo de 500 millones con CatalunyaCaixa para tesorería, una emisión de deuda pública de 400 millones a dos años con un interés del 5,5% colocada entre inversores institucionales (el 70% nacionales y el 30% internacionales) y un préstamo a cuatro años con Banco Santander por otros 400 millones para refinanciar deuda.

El recurso del sale & lease back en la administración pública no es exclusivo de comunidades autónomas en apuros. Hace sólo unos días, el presidente Barack Obama dejó caer la posibilidad de que los Presupuestos para 2012 recojan la posibilidad de vender 7.000 edificios de la Administración para obtener recursos con los que reducir el déficit fiscal del país. Mientras tanto, en distintos estados, como California o Arizona, sus respectivos gobernadores ya han recurrido a la venta de activos para hacer caja y salvar sus deficitarias arcas.

Cataluña Andalucía