PIDE TRES CRÉDITOS A TRAVÉS DE TRES SOCIEDADES DISTINTAS

ACS tira de ingeniería financiera para llegar al 20,2% de Iberdrola

ACS consiguió a cierre de 2010 alcanzar el 20% de Iberdrola, tal y como pretendía desde hacía tres años. La constructora adquirió un 8,7% de la

Foto: ACS tira de ingeniería financiera para llegar al 20,2% de Iberdrola
ACS tira de ingeniería financiera para llegar al 20,2% de Iberdrola

ACS consiguió a cierre de 2010 alcanzar el 20% de Iberdrola, tal y como pretendía desde hacía tres años. La constructora adquirió un 8,7% de la eléctrica por 2.753 millones de euros, una inversión que volvió a financiar con recursos ajenos y con una nueva demostración de ingeniería contable. El holding pidió tres créditos por 1.528 millones de euros a través de tres sociedades distintas.

 

La primera de ellas fue Roperfeli SL, que el 21 de diciembre de 2010 recibió un crédito por importe de 300 millones de euros, con vencimiento el 21 de junio de 2012. El coste de ese préstamo es el euribor más un margen que no se detalle y la garantía son las propias acciones de Iberdrola adquiridas con ese dinero. Entre las principales características de este contrato de financiación destaca la existencia de un ratio de cobertura sobre el valor de mercado de los títulos de la eléctrica, de tal forma que, de no mantenerse, podría ser motivo de ejecución de la prenda constituida.

 

En el caso de no cumplirse el ratio de cobertura mencionado y querer mantenerse la financiación, ACS estaría obligada a aportar fondos hasta un límite de 42 millones de euros en forma de crédito subordinado. Una condición similar a la impuesta a Corporate Funding SL, la otra sociedad creada por el holding presidido por Florentino Pérez para reforzar su inversión en el grupo energético. Esta filial pidió un crédito de 600 millones de euros, con vencimiento el 30 de diciembre de 2013. La garantía también son las acciones  En ambos casos, tanto a 31 de diciembre de 2010 como a la fecha de formulación de los estados financieros resumidos, presentados ayer, dicho ratio de cobertura se cumple.

 

Por último, ACS, de forma directa, pidió otros 628,11 millones para adquirir más títulos de Iberdrola a través de un préstamo con vencimiento el 27 de junio de 2012.  En paralelo a esta financiación, se firmó un contrato de venta a futuro (“prepaid forward share”) con cancelaciones únicamente en efectivo, pudiendo la compañía realizar su cancelación anticipada o total en cualquier momento.

 

En resumen, un ejercicio más de ingeniería financiera por parte del holding participado por los March y los Albertos, que sin apenas poner dinero en efectivo se ha convertido en el primer accionista individual de la primera eléctrica española. Hay que recordar que en julio de 2010 entraron en vigor la ampliación del plazo y el importe del crédito sindicado firmado el 30 de julio de 2009, por un importe total de 1.594 millones con vencimiento en julio de 2012.  Asimismo, el 30 de junio de 2010 alargó hasta marzo de 2012 el contrato de derivados sobre las acciones de Iberdrola (“equity swap”) representativas del 4,68% del capital social que tiene con Natixis,

 

Para terminar de rizar el rizo, el pasado 10 de febrero Residencial Monte Carmelo S.A., íntegramente participada por ACS y titular del 6,58% de Iberdrola, refinanció parcialmente un crédito de 2.400 millones (la cifra final fue de 2.059 millones) que vencía a finales de este año y que ahora no deberá pagar hasta diciembre de 2014.

 

Pese a toda esta compleja estructura financiera, ACS asegura que durante los ejercicios 2010 y 2009 siempre ha atendido de manera satisfactoria el pago de todos los importes de su deuda financiera a su vencimiento y que nunca ha incumplido con sus obligaciones bancarias.

 

¿Sube la deuda o baja?

 

No obstante, estos nuevos préstamos han provocado un aumento considerable del endeudamiento total del grupo, ya sea con o sin recurso. Aunque ACS indicó ayer que su deuda se ha reducido en 1.000 millones, hasta los 8.000, gracias a los ingresos por la venta del 15% de Abertis, lo cierto es que la compañía ha sacado de su balance los 2.914 millones que adeuda por sus activos en energías renovables. Si se contabilizaran, el endeudamiento hubiera crecido en cerca de un 10%.

 

La compañía justifica esta decisión porque esos activos están ahora en venta, aunque la desinversión no se haya ejecutado. De hecho, los gastos financieros han crecido un 22%, hasta los 808 millones. 

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios