Hoy se decide a sobre cerrado el futuro de Auna, con la gala France Telecom como posible sorpresa de última hora
  1. Empresas

Hoy se decide a sobre cerrado el futuro de Auna, con la gala France Telecom como posible sorpresa de última hora

Hoy concluye el plazo de presentación de ofertas vinculantes por Auna, penúltimo paso de un proceso de venta que dura ya más de seis meses y

Hoy concluye el plazo de presentación de ofertas vinculantes por Auna, penúltimo paso de un proceso de venta que dura ya más de seis meses y que puede no resolverse en este mes de julio. Tanto SCH, como Endesa y Fenosa, los tres accionistas de referencia del holding de telecomunicaciones, pueden encontrarse con la desagradable sorpresa de encontrar ofertas menos sustanciosas de las esperadas en un principio.

Aunque tal vez lleguen otras más agradables. La presencia en Madrid del presidente de France Telecom, Didier Lombard, ha desatado las especulaciones. En principio, el ejecutivo viene para entrevistarse con el ministro de Industria, José Montilla, pero fuentes financieras han dejado caer la posibilidad de que también tenga un encuentro con el mismísimo Emilio Botín, presidente del SCH, para plantear una oferta que únicamente sería por Amena, la división de telefonía móvil de Auna.

Mientras, los dos consorcios de capital riesgo han repasado sus cuentas hasta este último fin de semana. Los bandos implicados, por un lado el formado por KKR, Goldman Sachs y BC Partners, y por otro el compuesto por Permira, Carlyle, Blackstone y Providence, junto con Ono, cuentan con opciones, pero también con puntos de apoyo en la parte vendedora que pueden hacer inclinar la balanza a su favor en caso de un empate técnico.

La propuesta que encabeza KKR puja por la totalidad de Auna. En un primer momento, la cantidad que estaba dispuesta a ofrecer rondaba los 12.500 millones de euros. Esta opción, que contrató los servicios de asesoramiento del ex director general financiero de Auna, Carlos López Casas, contaría con el actual consejero delegado del holding, Joan David Grimá, al frente del management de la compañía en caso de triunfo.

Del otro lado, las firmas de capital riesgo pujan por el negocio móvil (Amena), mientras que la cablera Ono lo hace por la parte del fijo de Auna. Esta opción es la preferida por una parte de la dirección del SCH, accionista que lidera la venta. Uno de sus vicepresidentes, Matías Rodríguez Inciarte, amigo de Eugenio Galdón, presidente de Ono, abandera esta alternativa, mientras que el consejero delegado del banco, Alfredo Sáenz, considera más oportuno deshacerse de todo el activo en bloque.

Detrás del proceso, buena parte del sector de banca de negocios, que ha trabajado en la sombra, se juega también su parte en la que puede ser la mayor operación de private equity de Europa. En uno de los bandos, JP Morgan asesora a Ono, mientras Deutsche Bank, Lehman Brothers y Morgan Stanley se reparten el trabajo de valoración de fijo y cable, estructura de la financiación y negociación con los accionistas. Del otro lado, Citigroup coordina el trabajo para KKR y demás fondos.

La complejidad de la operación ha generado tensiones varias a lo largo de los últimos meses. Primero fue la ruptura del triunvirato formado por Blackstone, Apax y CVC, que terminó deshaciéndose. Le sucedió el continuo goteo de incorporaciones de firmas de capital riesgo, configurando el actual puzzle de candidatos. Ya al final, la profusa documentación contractual y la exigencia de los vendedores a traducciones al castellano han obligado a turnos de 24 horas durante la última semana de trabajo.

Electricité de France (EDF)